Los Sexosos

lunes, 10 de septiembre de 2012

Te escapas de mí.



Te escapas de mí, de mis recuerdos. Te marchas dejando nublada la lucidez. Eras una presencia constante. Rutinaria. Asfixiante. Necesaria.

Eras el despertar,  la rutina, la alborada, el llanto, la risa. Eras nada.
La cascada de placeres obscenos. El nombre que musitaban mis labios evocando un recuerdo.

Hoy tan solo hay un pantano, en donde antes fluyó el manantial de tu presencia.
Tú, tan mío, tan dueño de mí. Y yo era tu esclava, callada, sumida, entregada.
En espera de una palabra, como un perro fiel que solo obedece la voz del amo.

Ya no más. Hoy te difuminas como un trazo efímero en la nostalgia. Te pierdo. Y esta vez te dejo ir, dejo que te marches como la ola que se aleja de la playa.


Dejando en mí la duda constante de suponer que tal vez volverás, como una ráfaga fulminante, que destruirá el remedo de vida que intento tejer con los hilos de tu ausencia.

2 comentarios:

Vanessa Alberoni dijo...

Saludos,
Quiero decirle que me encanta su blog y todo lo que publica, tengo una cuenta en Taringa.net y he puesto su enlace y algo de su publicacion para compartirlo con mis seguidores.
Felicitaciones es muy talentosa
Vanessa Alberoni
Experta en Contenido Web

Susanita dijo...

Muchas gracias Vanessa, me súper halaga tu comentario.
Puedes compartir todo lo que gustes, por mí encantada! :D