Los Sexosos

viernes, 26 de octubre de 2012

Zoom



¿Habrá algún hombre al que no le guste el porno? Lo dudo mucho.

Entonces, porqué no ponernos creativas y regalarle un peli, o una sesión de fotos, protagonizada por nosotras. 


Puede que la idea suene escabrosa si aún tenemos esas telarañas que no nos dejan liberarnos y gozar a plenitud de lo fascinante que es la sexualidad y nuestro cuerpo.


Claro que, desde mi punto de vista, la primera regla para hacer un “macro porno intenso” es tenerle una confianza ciega a nuestra pareja, tampoco se trata de llegar tan lejos para complacer a un fulano que no tiene un compromiso serio con nosotras.


Una vez que sabemos a ciencia cierta que tenemos a ese hombre excepcional que merece el privilegio de tenernos inmortalizadas como Dios nos trajo al mundo, procedamos a hacer uso de las maravillas de la tecnología, que ahora nos permiten sacar fotos y vídeos de una excelente calidad, aún con un celular.


Dejemos que la imaginación se nos desborde, podemos usar disfraces, representar un personaje, o hasta hacer una travesura escondiendo la cámara, sin que él lo note, y filmar un momento de pasión y lujuria.

No se pueden imaginar la cara que hará el susodicho cuando le propongan ver un vídeo porno, donde resulte que la estrella eres tú, y se deleite la pupila con ese zoom anatómico”

En verdad que será algo inolvidable que te agradecerá con creces.
Ahora que si estás soltera, también se vale vivir la experiencia. Te sorprenderás a ti misma con lo sexy que puedes ser.

Muy importante, tengan mucho cuidado al guardar el archivo, no sea la de muy de malas que vaya a parar a las manos (y los ojos) equivocadas, porque nuestra reputación puede acabar hecha pedazos, aunque también puede que, en el mejor de los casos, sea el inicio de una gran carrera como porno Star.

Así que fuera complejos y a practicar nuestro mejor ángulo, nada de pensar que es vulgar o de mal gusto, recuerden que "lo que seduce nunca suele estar donde se piensa"  porque a la hora del sexo todo se vale, las sutilezas déjenlas para las novelas rosas.

Y venga ¡Luz, cámara y acción!

domingo, 14 de octubre de 2012

Sexo, pudor y lágrimas


Hace algunos años que vi por primera vez esta película, la volví a ver hace un par de días, y como me ha pasado en muchas ocasiones, y con muchas películas, la vi con otros ojos.
Tal vez sea que a veces las historias tienen que llegar en el momento adecuado para que podamos verlas desde otra perspectiva, eso me paso con Sexo, Pudor y Lágrimas (1999)

Ahora la vi con los ojos de una mujer que no padece de conflictos de pareja, ni sufre por amor, la vi con los ojos de una mujer serena que cree que las relaciones deben de hacernos crecer, alimentarnos el espíritu y darle armonía a nuestra vida.

Ya no creo en los amores tormentosos, en las pasiones arrebatadas que nos hacen cometer locuras, ni que los celos tengan que carcomernos por dentro para creer que es amor. Ya no concibo pasar noches en vela con la incertidumbre de no saber que es de ese fulano que no devuelve las llamadas.
Ahora sé que un hombre que te ama con un buen amor, no te hace sufrir.

Hoy creo en la paz del alma y en encontrar antes que nada, la serenidad de mi vida, que el mundo afuera se esté cayéndose a pedazos no es razón para permitir que nuestro interior también se desplome por un mal amor.

Si algo está mal dentro de nosotros, lo seguirá estando si estamos casados, solteros o arrejuntados, en un congal de Tailandia o en monasterio del Tíbet, no es en dónde, ni con quién estemos lo que nos dará la felicidad, es dentro de nuestro corazón y alma en donde la vamos a hallar.

Tener a nuestro lado a una pareja amorosa y comprensiva, es un regalo maravilloso, pero si no estamos preparados para recibirlo, de nada sirve que no lo entreguen en bandeja de plata.

Hoy lo sé. Después del sexo, del pudor y de muchas lágrimas, al fin valoré el regalo que la vida me dio y entendí lo que significa comprometerse con una pareja.
Sólo espero que no sea tarde para comenzar a disfrutarlo.


sábado, 15 de septiembre de 2012

El ocaso de la Patria.



¿En qué estarían pensando hace 200 años aquel curita loco, el militar subversivo, la esposa del Corregidor y la bola de revoltosos que les hicieron segunda? ¡Que tontos! Y hoy los llaman héroes.

Tan fácil que hubiera sido la vida siendo una colonia de la Nueva España, tan fácil que hubiera sido que los pobres se quedaran analfabetas, para que la gente bien nacida viviera en paz, que la chusma mantuviera su distancia de las clases acomodadas, entonces sí que la plebe sabía cuál era su lugar. Ahora tendríamos Virrey, Títulos, Nobleza, seríamos un país tan chic.
Pero tenían que llegar los Insurgente con las promesa de un mejor futuro, ¡bah! ¡Qué ridículos! Bien hicieron las autoridades en colgar sus cabezotas huecas en la alhóndiga de Granaditas.
¿Para qué sirvió su vida, para qué derramaron sangre?

¿Por qué celebramos el 15 de Septiembre? ¿Celebrar que hubo guerra y muerte en nombre de la libertad?
Indios pretensiosos, cómo osaban soñar con una vida mejor, que no merecían…

Si te indignan, aunque sea un poco estas palabras, felicidades, tal vez aún por tus venas corra la sangre de un buen mexicano.
La Patria agoniza avergonzada ante los actos de sus hijos, aquellos que juraron defenderla con la vida, hoy esquivan la responsabilidad que la nación demanda. Ya no hay civismo, no hay caudillos, ni idealistas.
No hay más de aquellos seres que arriesgaban la vida por la libertad de sus hermanos, ni hermanos que se unan a la causa.

Cada vez son más escasos los indignados por la injusticia. Es fácil olvidar las afrentas mientras no falte cerveza y TV.

Patria, Patria, tus hijos te juran…” No…ya tus hijos no te juran nada.

Las voces inconformes se van apagando ante la imposición. ¿Para qué seguir una lucha sin futuro?
Estamos mejor así, es preferible pagar cinco pesos por un huevo que ver correr la sangre que causaría una insurrección.
La Patria sucumbe por la afrenta de ver a sus hijos que perdieron la dignidad.
Pobre de mí México, tan cerca de la resignación, tan lejos de la conciencia y tan lleno de mexicanos de tercera.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Te escapas de mí.



Te escapas de mí, de mis recuerdos. Te marchas dejando nublada la lucidez. Eras una presencia constante. Rutinaria. Asfixiante. Necesaria.

Eras el despertar,  la rutina, la alborada, el llanto, la risa. Eras nada.
La cascada de placeres obscenos. El nombre que musitaban mis labios evocando un recuerdo.

Hoy tan solo hay un pantano, en donde antes fluyó el manantial de tu presencia.
Tú, tan mío, tan dueño de mí. Y yo era tu esclava, callada, sumida, entregada.
En espera de una palabra, como un perro fiel que solo obedece la voz del amo.

Ya no más. Hoy te difuminas como un trazo efímero en la nostalgia. Te pierdo. Y esta vez te dejo ir, dejo que te marches como la ola que se aleja de la playa.


Dejando en mí la duda constante de suponer que tal vez volverás, como una ráfaga fulminante, que destruirá el remedo de vida que intento tejer con los hilos de tu ausencia.

jueves, 9 de agosto de 2012

Son recuerdo




La luz emana desde tu beso y entre besos surges vestida de hielo. 

Tus pechos redondos y blancos, fríos y suaves acarician con su roce bendito a mi pecho vibrante que se contagia de pecas y de sonrisas de tu boca. 

Nunca mis manos vieron pezones tan de roca ni tan felices, nunca mis ojos vieron  pezones tan claros y tersos, nunca mi lengua vio pezones tan coloridos y dulces, nunca mi vida contuvo pezones que besan. 

Tus pechos rubios son una ráfaga de cielo, son agua de mar y rayo de luz, tus pechos son arena y aromas de ti. 
Tus pechos son recuerdo.


miércoles, 8 de agosto de 2012

Toshio Saeki.







Toshio Taeki (佐伯俊男) nacido en 1945, es uno de los artistas eróticos más reconocidos de Japón. Aunque el gobierno casi nunca está de acuerdo con las exposiciones que monta, nunca le han llegado a censurar, pero si llamar la atención. Igualmente, él sigue a lo suyo con sus dibujos e ilustraciones que mezclan cadáveres, animales, demonios, violencia y bastante erotismo. 
Les dejo este link en donde pueden ver parte de su extravagante, perversa y erótica obra.

domingo, 22 de julio de 2012

RESPÉTAME

Ya sé que tengo muy abandonado este pobre blogxxxito, trataré de ponerme las pilas y desempolvar una vez más este proyecto al que tanto cariño le tengo.
Les dejo una colaboración que recibí con mucho gusto, por venir de parte de un amigo muy querido, espero que les agrade tanto como a mí. Gracias Sergio, es un placer leerte.





RESPÉTAME
-¡No manches (me dijo con su voz siempre sonriente), que me regaña mi mamá porque agarré su bolso!
-¿Y eso qué? pregunté extrañado.
-Pues es que no saqué el anillo vibrador que usamos ayer.
-¡Jajaja! ¿en serio? y ¿qué te dijo?
-Pues nada, que no chingue, que sea más prudente.
-Ajá ¿y luego?
-Pues nada, sólo que ha de ser raro.
-Si, para los padres no ha de ser chido que sepan que se andan cogiendo a su hija, ¿no?
-¡Ay que feo lo dices!, se escuchó bien naco.
-¡Cálmate, pedigri!, bueno, corrijo: cuando se enteren que su hija ha estado probando las mieles del cíclope, ¡jaja!
-¡Pendejo! Ya ves cómo no me valoras? ¡wey, no estás con tus cuates!
-Ay ya cálmate. ¡Era una broma!
-¡Pues síguele, pendejo y a ver quién chingados te va a hacer el favor!
-¡Uy!, no sabía que me hacías el favor. De haberlo sabido no te invitaba al cine ni pagaba las chelas.
-¡Hijodelachingada, de verdad te pasas!
-¡Wey! cómo quieres que te respete si tú misma no te respetas? Sabes que te adoro como nunca lo había hecho y que eres muy importante para mi. ¡Ya, tranquis!
-Bueno, pero no seas ojete conmigo, ¿vale?
-¡Vale!
Cortesía de Sergio Angel Guillén

martes, 15 de mayo de 2012

La oportunidad perfecta



Un vez más perdón por tener tan olvidado éste blogxxxito. Muchas gracias por la paciencia de quienes nos siguen visitando. Esta es una colaboración que les comparto con mucho gusto.


Este relato es producto de una fantasía que tuve con una compañera de trabajo, espero les agrade.


Resulta que en la oficina se presentó la oportunidad de poder salir todo el departamento a tomar unos tragos juntos, con el pretexto de convivir y unirnos más como compañeros de trabajo.

Todo comenzó muy bien, la cerveza corría como río haciendo que todos nos relajaramos y entráramos en confianza bromeando todo el tiempo y contando momentos chistosos que pasamos en el trabajo.

A mi lado me tocó que se sentara una compañera con la que habia entablado amistad recién entrara a trabajar en la empresa, pero debido a que se habia hecho novia de un amigo, yo me había retirado un poco para no estorbar en su relación, la cuál había terminado hace poco al salir mi amigo de la empresa.

Yo me sentía algo cohibido por ésto ya que llegamos a ser muy cercanos antes de su relación pero que durante ésta sentí que se había enfriado. Para mi sorpresa, lo primero que hizo al sentarse junto a mi fue el de sonreirme y darme un beso en la mejilla, que para mi sorpresa fue muy cerca de la comisura de los labios, a lo que no le di importancia debido a que ya todos estábamos algo "entonados".

El tiempo paso volando desde ese momento para mí pues desde el inicio se la paso abrazando mi brazo como si fuera un osito de peluche, haciéndome maldades, soplándome en el oido y la nuca, y tratando de morderme el lóbulo del oido. Yo como deben de imaginarse estaba encantado de que una chica linda me procurara dichas atenciones.

La noche prosiguió hasta que la mayoría sintió que ya estaban o muy mareados o tenían que llegar a casa por ser ya muy tarde, por lo que procedimos a pagar la cuenta y a abandonar el lugar. Ya afuera, para mi sorpresa, esta chica que llamaremos Lidia -para darle un nombre-, me pidió la acompañara a su casa porque se sentía algo mareada y no quería tener un problema en el camino a su casa.

El trayecto a su casa nos pareció muy corto, ya que en menos de lo que esperabamos ya estábamos frente a la puerta de su casa, me invitó a pasar pasa darme un vaso de agua por lo menos -ya que yo le decía que como ya estaba en su casa, que yo ya me retiraba-.

Una vez que entre me dijo: "pasa, siéntete cómodo", entré y caminé despacio hacia su pequeña sala, escuche como cerraba la puerta y caminaba detrás de mi, solo que la alcanzarme me abrazó por la espalda y me susurró la oido: "se te antoja, tu nada más dime", el solo toque de su manos en mi pecho al abrazarme y su suave susurro en mi oido hizo que me estremeciera y se me erizaran todos los bellos de mis brazos, que sintiera como si me recorriera una corriente eléctrica por la espalda y que tuviera una gran erección.

En ese momento pude percibir el dulce aroma de su perfume, el agradable calor de sus pechos recargados en mi espalda, su tibio y suave aliento al susurrarme al oido. Todo eso me hizo pensar en poder tenerla frente a mi y verme en sus ojos - pensamiento que deseche rápidamente para no hacerme ilusiones-, me dijo, que si no se me antojaba un chocolate, que a ella se le antojaba desde hace un buen rato, yo solo atine a responder que si, que me agradaría mucho, a lo que comenzó a destaparlo, y antes de ponerlo en sus labios me dijo: "tómalo", caminando hacia mi, ofreciéndomelo de sus labios.

No se si fue el haber tomado algo y el deseo latente en mi desde hace tiempo, pero no me resistí, y tomándola por su cintura, recibí sus dulces y candentes labios. Sentí como el chocolate se derretía con el calor de los besos que nos dábamos, pero eso no me importó, yo solo deseaba el poder disfrutar de tan deliciosos labios.

Después de un rato, -no se cuanto tiempo pasaría pues para mi, el tiempo se había detenido- me dijo que le permitiera ir a limpiarse el chocolate que estaba por todo su rostro, por lo que me pidió que me sentara en el sillón, y se encaminó hacia una habitación de la cual salió un rato después !!vistiendo un bello babydoll negro transparente!!.

No se que vería en mi, porque se me acercó y susurrándome al oido me dijo: “Veo que te gusto”. Acto seguido se sentó frente a mi en mi regazo con cada una de sus piernas a un lado de mi y comenzó a besarme nuevamente, no sin antes tomar mis manos y colocarlas en sus ricas y suaves nalguitas, las cuales aproveche para acariciar.

Entre más pasaba el tiempo, acariciaba más extensión de su cuerpo llegando al punto en que me atreví a desatar el nudo que cerraba su babydoll, dejando a mi alcance sus dos hermosos,  redondos, erguidos y grandes pechos, los cuales tenían unos invitantes y exquisitos pezones inchados, los cuales no pude resistir llevármelos a la boca para saborearlos. Ella, con los ojos cerrados y la cabeza echada hacia atrás solo respiraba rápida y fuertemente, gemía o me decía de vez en cuando: “asi papi, asi”.

Ella mientras tanto, no se quedó inactiva, comenzó a abrirme el pantalón e introduciendo su mano en su interior, buscó desesperadamente mi miembro, el cual ya la esperaba con ancias.

Una vez que lo tuvo en una de sus manos, comenzó a pasarla de arriba a abajo acariciándolo, yo, al sentir su amable tratamiento hice a un lado su tanguita, y tomando mi miembro de su tibia mano, lo introduje en ella, sentándola completamente en mi regazo, haciendo que quedara completamente penetrada por mi.

Lo que siguió fue completamente una delicia, un sueño hecho realidad hicimos el amor en varias posiciones, tanto en la sala, como en la mesa e incluso en la cocina, en la cual lo hicimos parados y ella recostada en la barra, regalándome una hermosa vista de sus nalguitas por entre las cuales me dejó internarle en ella.

Una vez que terminamos, nos duchamos y nos recostamos en su cama donde dormimos hasta ya entrada la mañana.

Antes de irme, ella me despidió con un dulce y ligero beso en los labios y me pidió que quedara lo sucedido entre nosotros, que nadie en la oficina debía enterarse. Hasta ahora he cumplido la promesa.

Si deseas escribirme para darle tu opinión del relato, puedes hacerlo a camlost68@yahoo.com.mx y con gusto contestaré tu amable correo.

martes, 14 de febrero de 2012

AFRODITA DE PORCELANA




AFRODITA DE PORCELANA

Diosa platinada.
Curvas. Piel de seda.
Exuberante figura
de secas entrañas.

Eva entre dos Adanes.
Amiga de los diamantes.
Senos turgentes
que albergan
un corazón doliente.
Cadera melodiosa.

Solo eras carne. No veían tu alma.
Bella. Frágil. Vocecita que excitaba.

Locura tu sangre alberga.
Poema y ternura anhelas.

Subyuga tu belleza.
Erotiza tu mirada.

Una noche, en silencio quedas.
Desnuda. Pálida. Saturada.

Sobrevive la leyenda y
la fresca rosa de tu lápida.


lunes, 6 de febrero de 2012

Instantes

Sí, ya sé, que he tenido éste blogxxxito muy abandonado, pero estoy de regreso para desemplovar y volver a compartir nuestros sexosismos.
Gracias Azael, con su colaboración se estrena una nueva temporada para placer de todos los lectores que, como yo, gustan de la sutileza del erotismo.
Les dejo su sensual aportación a este espacio que, como ya saben, es de todos.

Escucho tu respiración agitada, no sé si es por el cansancio, por la excitación o por esa alergia que no te deja tranquila. Imagino tu cuerpo, tendido, esperando, ofreciendo una buena vista. Cierras los ojos para que no te vea, al menos, eso es lo que me invitas hacer.

Recorro con mis dedos el contorno de tus senos, tu pezón erguido. Humedezco tu carne desnuda con mi lengua. Sabes un poco a jabón. Hueles rico, aspiro y me quedo con ello, guardo el aroma en mi memoria, en mi pulmón derecho, en mi caja de bonitos recuerdos.

Tengo la mirada fija, justo donde termina tu espalda y comienzan tus nalgas, me acerco un poco, te doy un beso, paso mi pulgar derecho por el mismo punto, luego mi mano vuelve, a tu costado derecho, justo ahí, debajo de tu pecho.

Observo tu cara y sonrió, tienes una risa nerviosa, estas cómoda, pero nerviosa. Acerco mi rostro al tuyo, te doy un beso en la mejilla, mis labios susurran algo en tu oído, te estremeces y vuelvo a reír.
Quieres levantarte y no te dejo, te empujo suavemente, invitándote a quedarte así, inmóvil, para poder contemplarte. Me recuesto a tu lado, y ahora mi mano, va desde tus piernas, un poco abajo de la rodilla hasta tu cuello, te toma por sorpresa cuando paso mis dedos por tus labios, intentas sacar tu lengua, humedeces mi dedo índice, el cual recorre desde tu boca a tu clítoris.

Quise besarte suavemente, no me dejaste, me invitaste a perderme, me incitabas a violentar aquel beso, aquellos besos.

Terminaste por arrancar mi playera, por quitar la calma, por agitar mi respiración. Me invitaste y violente en ti… unidos por instantes.

CORTESIA DE AZAEL