Los Sexosos

lunes, 23 de mayo de 2011

¡Sí, sí, sí!




Tiene semanas que te digo ¡No!, llego tan agotada del transporte, del trabajo, desgastada de tratar con personas intratables, de cumplir con los deberes de la casa y apurar a los niños que parecen no entender el español, hoy no ha sido la excepción, pero al parecer está vez no aceptarás el ¡No! como última respuesta.

Salgo apresurada del baño, solo deseando tomar un vaso de leche y dormir hasta el momento en que el cruel despertador me taladre el cerebro con su diabólico sonido, me despojo de la toalla, aunque mi piel sigue húmeda, y lo siento, noto tu mirada que ha pasado de ser compasiva al saber de mi fatiga, a encenderse con ese halo de lujuria que conozco bien, sé lo que viene después de una mirada como esa, me apresuro a buscar el pijama más abrigador, pero mientras trato cubrir mi desnudez, ya haz saltado hacía mi espalda cual felino en la sabana que toma por sorpresa a su presa, así te haz abalanzado sobre mí, sin preguntarme si quiero, o si deseo, sabes que diría que ¡No!, porque siempre lo hago, porque la rutina es tanta que ya hasta el ¡No! es rutina, pero ya estás aquí, prendido de mi cuello como un vampiro hambriento, llenas mi cuello de pequeños y sutiles besos, que se vuelven más intensos al llegar a mis labios, cedo, porque es mi obligación cumplir con los deberes conyugales, y ya hemos llegado tan lejos que las negativas no serían escuchadas, me besas con esos besos franceses que sabes que me prenden, a la vez que tus manos estrujan mis nalgas y me pegas a ti, para que sienta tu firmeza, es tan esplendida que el saber que aún soy capaz de levantar tu asta me excita, tus labios ahora están prendidos de uno de mis pezones, ya estás pasando de la sutileza a devorarlos con ansiedad, como si creyeras que tal vez pasarán meses para que vuelvas a atragantarte con ellos, y yo que estaba pasiva, esperando que acabaras pronto y me dejaras en paz, comienzo a sentir como palpita y se humedece mi bizcochito, es como te gusta llamarle, ya tu mano está en el.

-No te has depilado
Lo siento como un reproche y me apresuro a dar una justificación, la misma que doy siempre
-No he tenido tiempo
Respondo apenada, y tu respuesta me deja perpleja
-Me gusta, nunca te lo había dicho

Y hundes tu cara hasta perderte, lo haces de manera tan magistral que no recuerdo que lo hubieras hecho así antes, en ese momento me pregunto a mí misma que clase de idiota posterga algo tan glorioso, que importa entonces el trabajo, los hijos, los trastes sucios, o el menú de mañana.
Estás entre mis piernas, pegado como una sanguijuela que en vez de extraerme sangre, me está dando vida, es tan indescriptible, tan intenso, tan profundo.
No resisto más, y reviento, exploto sobre tu cara, y en ese instante, he regresado del paraíso.

-¿Te gustó?
Me preguntas aún con la cara llena de mi
-¡Como nunca!

Te respondo con la voz entre cortada por la falta de aliento.

Y sabiendo que ahora te toca a ti, estoy más que dispuesta a recompensarte, busco tu erección que se mantiene en pie de guerra, pero me retiras con dulzura.

-No mi vida, sé que estás cansada.

Y te levantas diciendo que vas por mi vaso de leche.

Entonces me siento conmovida, y me juro a mí misma, nunca más decirte que ¡No!.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ESO ES AMOR!!!!!!!!!! Ese hombre ya tiene asegurado el cielo!!! me cae que si!!! Este caso es paea "Aunque usted... No lo crea de Replay" XD

reposteria, sudor y lagrimas dijo...

Wow! este se lo tendre que leer a mi maridito!

Erich dijo...

Muy buen relato Susi, si deja pensando.

Te mando un abrazo.

Toro dijo...

wowwwwwwwwww, me volaste la cabeza, que excelso, maravilloso, deslumbrante, excitante, que hermosa manera de escribir, que maravilla.
Me inclino ante ti y tu obra de arte, que delicia leerte.
Fue explosivo y delicado al mismo tiempo.

felicidades

Susanita dijo...

Anónimo, pareciera de Ripley, pero a veces la realidad supera a la ficción.

Repostería, que gusto leerte :)

Erich, te retorno el abrazo.

Toro, en verdad que es un placer leer comentarios como los tuyos, gracias, gracias :)