Los Sexosos

jueves, 30 de diciembre de 2010

Lo mejor está por venir :)



Nunca había deseado tanto que llegara un año nuevo, esta vez espero al 2011 con toda la alegría de mi corazón, estoy ansiosa por recibir a los próximos 12 meses, que sé que serán el inicio de algo maravilloso, me resulta imposible no estar positiva y feliz por lo que presiento se avecina para mí.

Espero que para todos los que han hecho el favor de seguir este blogxxxito, también sea un año lleno de paz, prosperidad y bendiciones, un abrazo especialmente a los 129 seguidores que nos honran con su preferencia, trataré seguir haciendo lo posible porque cada que nos visiten, encuentren una lectura amena.

Les prometo que para el 2011 les tengo una excelente sorpresa, que ya sabrán en su momento, y sé que compartiran parte de mi alegría.

Feliz año a todos, que se cumplan sus deseos, y sí no se cumplen el año que viene, seguro se cumplirán el otro, pero no desistan de sus sueños, que ahora estoy plenamente convenciada de que lo que se anhela con toda el alma y el corazón, tarde o temprano, se nos concede.

Que las horas que se quedan en el pasado también se lleven lo negativo.

Mi cariño para todos, y nos leemos el próximo año.




martes, 21 de diciembre de 2010

Los hijos más pequeños de Dios




No puedo creer en una religión que se imponga a base de terror, que quite vidas, que coarte la libertad de quien osa contradecirles, que no considere a una mujer digna de dar los sacramentos, que atesora riquezas, que produce más culpas que consuelos y encubre a criminales, todo en nombre de un dios cruel y vengativo que ellos inventaron.

No, no puedo creer en una religión, pero eso no significa que no sea una mujer de fe, creo que existe un Ser Supremo, que es el origen y el fin de todo, creo en la buena voluntad que aún existe en el corazón de las personas, creo que en verdad nació no un salvador, sino un hombre revolucionario, que tenía una mente más desarrollada que nadie y cuya alma era perfecta.

Si nació o no el 24 de diciembre de hace 2010 años, eso no lo sé, lo que en verdad trasciende ahora, no es lo que una religión nos quiera hacer creer, lo que prevalece, es la fe y esperanza que un ícono le da a miles de almas que buscan un consuelo, a todos aquellos que nos aferramos a creer que existe la posibilidad de poder ser mejores siguiendo sus magnificas enseñanzas de humildad, sí, creo en Jesús, pero no veo en él a un ser etéreo, perfecto, e impoluto, yo veo a un hombre que vino a dar el ejemplo de que podemos ser libres de mente, espíritu y cuerpo y que eso, nos hará también dignos hijos de su padre, de ÉL, a quien algunos llaman Dios.

Porque creo que todos somos producto de La Energía del Universo y de La Madre Tierra, y el simple hecho de ser parte del TODO nos hace divinos, únicos e irremplazables.

Qué más da la religión que cada quien decida profesar, lo que yo creo que en verdad nos acercará al Creador, cuando llegue la hora, serán nuestras buenas acciones y la tranquilidad de nuestras conciencias, si llegamos o no a los brazos de un Ser Superior, eso nadie lo puede saber, pero sí creo que al final de nuestro andar por esta vida, cuando demos el último suspiro y cerremos para siempre los ojos, lo que le dará la paz eterna a nuestra alma, será la certeza que de que el seguir nuestras convicciones, no le causó daño a nadie, y la tranquilidad de saber que mientras vivimos, hicimos lo correcto.

Crean lo que crean, les deseo que haya paz en sus corazones y prosperidad en sus vidas, y que sientan en su alma la grandeza que da saber que somos los pequeños hijos de Dios.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Jugar con fuego



¿Quién no ha jugado con fuego? Claro que no hablo de encender un cerillo, encendedores, fogatas, o la estufa, hablo de inmiscuirnos en una relación que no es lícita, pero que nos parece tentadora e irresistible, jugar con el fuego de una pasión a escondidas, puede ocasionar quemaduras de tercer grado en le corazón de cualquiera de los involucrados.

Creo que las mujeres, somos tan infieles como los hombres, y la vanidad es un factor muy importante a la hora de dejarnos arrastrar por un deseo, ya sea que seamos casados, o solteros, siempre habrá tentaciones a la vista, y basta que otra persona nos mire de una manera nueva o diferente, que nos haga sentir ese deseo que le estamos despertando, para olvidar el compromiso que tenemos con otra persona y caer en tentación.

Claro que otro factor muy importante para buscar el calor de otros brazos, es que en casa no sentimos que se nos valore como creemos que lo merecemos

Pero dejarnos llevar así, sin razonamientos, tan solo permitiendo que los instintos lo muevan a uno, no siempre acaba bien, al menos yo no sé de ningún caso que los amantes clandestinos hayan llegado a feliz término, y es que lo que mal empieza, mal acaba, y creo que si nos llegamos a involucrar con alguien a quien conocimos cuando no éramos libres, o no lo era la otra persona, tarde o temprano llegarán los reproches, la duda, la desconfianza, siempre existirá el temor de que si se lo hizo al otro, o a la otra tal vez me lo haga a mí.

Por más excitante que nos pueda parecer lo prohibido, hay que razonar que invariablemente, la vida pasa la factura de TODO lo que hacemos, y suele pasar , que lo que creímos un gran secreto, puede caer por su propio peso.

No sé porque nos cuesta tanto ser honestos, porque no decir claro las cosas a la pareja, por difícil que sea, si es que ya no se siente amor, deseo, o si es que anda por ahí alguien que nos hace tilín, y nos anda tentando, tal vez muchos crean que esos deslices vale más mantenerlos en silencio, para no herir a la otra persona, pero si se llega a enterar, el golpe será aún más doloroso que si se hubiera mejor finiquitado la relación en buenos términos.

Creo que siempre será mejor ser íntegro que desleal, no solo por no herir a la otra parte, sobre todo, por no dañarnos a nosotros mismos, porque eso de vivir una doble vida, conlleva el doble de calamidades.

Tal vez hasta resulte que si somos derechos, y le decimos a la pareja que se nos antoja otr@, nos llevemos la sorpresa de que quiere lo mismo, y aquello hasta podría acabar en un juego SW, en donde nada se hizo a escondidas y todos salieron ganando, uno nunca sabe las sorpresas a las que nos puede conducir la honestidad, pero hay que aceptar las consecuencias también de esto y ser realistas, porque ambos tendrán el mismo derecho para hacer realidad las fantasías. Y cuando hay amor y confianza real, no hay nada que no se supere.

Porque a fin de cuentas, es un hecho lógico, el que juega con fuego, más temprano que tarde, se quema, o quema a alguien más.