Los Sexosos

lunes, 13 de septiembre de 2010

Ridícula Moralina


Hace mucho tiempo que decidí, por salud mental, evitar la nota roja de los noticieros y periódicos, cada que veo noticias desagradables prefiero pasar el canal, quitar el volumen o cambiar la página, creo en la libertad de expresión, pero si la libertad de expresarse de otros, me resulta incomoda, yo tengo la licencia de censurar lo que me resulte deleznable, sé, que este mundo está lleno de historias horrendas, bajezas humanas y crímenes imperdonables, pero yo prefiero pasar de largo, el hecho de estar viendo y leyendo sobre ello, no va a acabar con los males de la humanidad, y sí lacera mi alma, el caso es que la semana pasada El Noticiero estrella de Televisa presentó un “reportaje” en donde se realizó una “investigación a fondo” sobre el contenido del periódico Metro, un diario del Grupo Reforma, aparentemente la idea central de dicha nota, era sacar a la luz, los anuncios clasificados de dicho diario, que supuestamente, son un escaparate de grupos delictivos que se dedican a la trata de blancas y explotación sexual, incluso de menores de edad.
Hasta aquí, estoy de acuerdo con que se desenmascaren a criminales sin escrúpulos, pues si algo repudio en esta vida, es la prostitución obligada, pero al parecer, el que Televisa haya atacado con una reseña de más de 15 min. al rotativo Metro, no fue sino una venganza movida por otras razones, aquí pueden saber más al respecto si les interesa, pues escarbar en ese tema no es la intención de este post, lo que me llamo más que nada la atención, fue el hecho de que el ataque, más bien parecía una propaganda para el Metro, pues creo que el dar santo y seña, por demás explícito del contenido, no hizo sino provocar el morbo de quienes no conocían ese periódico.
Lo que da pie a que ahora escriba esto, es el detalle de confundir la gimnasia con la magnesia, pues la crítica no solo se hacía a el contenido de los anuncios clasificados, y a las portadas, que en su mayoría, eran de crímenes horribles, cuyas fotos suelen ser morbosas y de mal gusto, y bueno, pues allá cada quien, como digo, cada quien es libre de consumir lo que le plazca, lo que sí, a mí como una mujer que ve el sexo como algo lindo y natural, no me parece adecuado, es hacer esa fusión entre el sexo y el morbo de un delito sangriento o perverso, no es lo mismo espantarse por una imagen sexualmente explícita, que por la prostitución de un menor, yo no creo de ninguna manera, que la pornografía, o las aventuras sexuales de Poco Jones, se puedan, siquiera comparar con algo tan monstruoso como prostituir a provincianas ingenuas, creo yo que, en tanto nadie obligue a nadie a desnudarse ante una cámara, la pornografía no puede ser considerada un crimen que dañe a nadie, creo que unas nalgas paradas, son mucho menos ofensivas que un decapitado en primera plana, y más aún cuando esa nalgas, son paradas por el propio gusto de la “afectada”.
No puedo ver lo malo en la pornografía, salvo el detalle de que sea exhibida ante menores de edad, pues eso sí, creo que todo tiene su momento, jamás podré estar de acuerdo en que un relato cachondo y de mal gusto, sea el cintillo de un periódico, ya no amarillista, si no rojillo, y no rojillo por ideologías políticas, si no por la sangre que emana de su contenido, el sexo, la sexualidad, la cachonderia, incluso si es vulgar, no podrá jamás compararse con los horrores de una narco tumba o de un criminal al que se le da trato de estrella, ver y tratar el sexo al mismo nivel que se ve y trata la criminalidad no hace más que confundir aún más a los ya de por sí, confundidos y mal informados adolescentes, yo supongo que habrá adolescentes que se masturban leyendo las Entregas en Caliente de Paco Jones, porque estos tiempos no están para que un chavillo compre un Playboy, y eso no es nada extraordinario, pues aquel que este libre de masturbación que tire la primera piedra, pero decir que estos relatitos, son tan nocivos y censurables como las redes de prostitución o las historias de una ciudad violenta, es si me parece fuera de contexto.

Decir que el sexo, la violencia y el morbo, venden, es muy cierto, pero no estoy de acuerdo en que se mezclen, porque es entonces cuando algo tan natural como las relaciones sexuales se convierten algo sucio, morboso y culpable.

Y como de todas maneras, la pornografía barata está al alcance de los menores, sí considero que es mejor que vean y lean historietas cachondillas y vulgares a que vean y lean nota roja, después de todo es mejor un joven adicto a la masturbación, que un joven adicto a las drogas, es mejor un joven que fantasee con poseer a una chica tetona, que un joven que fantasee con ser cabecilla de un cartel famoso.

No sé en que vaya a parar esta guerra entre Televisa y Grupo Reforma, pero juzgar a una publicación que exhibe senos y nachas, como si fuese un delito máximo, me parece mojigato y ridículo, lo que a mí sí me escandalizo, fue ver con lujo de detalle en pantalla lo que critican del diario, incluidos los escabrosos titulares e imagenes sangrientas, eso sí que fue incongruente y una falta de respeto al publico.
Tal vez yo sea la equivocada, pero creo que entre la violencia y la obscenidad no hay comparación, nadie se ha muerto por un exceso de pornografía.

Y no le cambié de canal, porque me gano el morbo cuando escuché lo de las Entregas en caliente.

Les dejo los enlaces al reportaje de El Noticiero
Y a una entrevista que realizó Carmen Aristegui al respecto



2 comentarios:

PanteraAzul dijo...

Estoy contigo, yo no soporto el metro por sus portadas, pero de ahí a que Televisa se vaya con todo a la yugular, solo es muestra de sus malsanas intensiones.

Pero al final es bueno que se den a conocer, así sabes de quien cuidarte.

Saludos

Erich dijo...

Hola Su:

Yo se de alguien que si murio por exceso de Sexo, pero aun asiapoyo tu nocion, pero asio son las televisoras, por eso yo solo veo Discovery Kids, jejeje.

Un Beso.