Los Sexosos

martes, 31 de agosto de 2010

Adicción



Me confieso adicta a tu mirada lasciva y a tus labios de fuego, no puedo negar que tu lejanía me hace padecer la abstinencia de tus besos, soy dependiente de tus palabras obscenas, de tus dedos traviesos, estoy enferma de tu recuerdo, de añorar esos instantes en que tuve tu cuerpo, y es tan angustiante no poder hallar el momento de volver a perderme en tus brazos y en dormir en tu pecho.

Soy adicta a ti, a tus manos, a tu sabor, a tu alucinógeno olor que llevo tatuado en mis sueños, tan solo un instante necesito contigo, tan solo una bocanada de tu aliento, tan solo un roce para sacudirme esta ansiedad que me está consumiendo.

Inhalarte hasta que estés dentro de mí, hasta que corras en mi sangre, hasta morirme de una sobredosis de tus besos.

Eres un narcótico letal, un estupefaciente perverso, un fármaco inmoral, eres mi perdición y mi único consuelo.



3 comentarios:

Rorth'Ann Krhaeos dijo...

una adiccion muy poetica y deleitante, comparto vuestra perniciosa vision chica sexual

Angelo dijo...

"Me confieso adicta a tu mirada lasciva y a tus labios de fuego",

Wow! nunca leí algo tan intenso.

Susanita dijo...

Gracias por sus agradables comentarios :)