Los Sexosos

viernes, 7 de mayo de 2010

Un sueño placentero


Nuestro amigo Oscar, nos regala otro candente relato, para prender aún más el fin de semana, esta vez es una fantasía, la cual le deseo que pronto se le haga realidad.

Espero que la disfruten y la comenten, para motivar a Oscar a seguir colaborando.



Hace poco conocí a una mujer por medio del messenger, y puedo decir que es una mujer en toda la extensión de la palabra, femenina, hermosa, de platica interesante y candente, sobre todo candente y, aunque no hemos tenido la oportunidad de conocernos en persona, no puedo dejar pasar un día sin necesitar platicar con ella.
El pasado viernes, quizas por el deseo de poder conocerla en persona tuve un sueño muy vivido que en esta ocasión será en motivo de este relato.


El viaje había sido muy largo, ir por tierra a la ciudad donde ella vive desde la Cd. de México no es un viaje corto. Al bajar del camión puede sentir el golpe de calor del aire, lo que me hizo apresurarme a entrar a la sala de llegada. Al entrar a la sala, mi único deseo era encontrar el rostro que por tantas horas habia yo estado deseando ver, y mis ancias no fueron defraudadas pues al final del pasillo central se encontraba ella, la mujer por la que había viajado se encontraba parada frente a mí.

Cuando hicimos contacto visual, comenzamos a caminar el uno hacia otro, con sendas sonrisas, ella se veía realmente hermosa, estaba vestida con una blusa de cuello redondo de color azul claro, unos jeans de mezclilla y unas zapatillas de tacon bajo. Cuando estuvimos frente a frente, no dijimos nada -por mi parte fue por estar demasiado nervioso-, solo nos dimos un ligero beso en los labios y salimos tomados de la mano a la calle a tomar un taxi para ir a instalrme en un hotel.
Una vez que entramos a la habitación -ella habia entrado primero-, yo dejé la maleta en el piso y la abrace por la cintura, a lo que reaccionó inclinando su cabeza hacia atrás para recargarla en mi hombro, haciendo a un lado su cabello, le bese el cuello a lo que respondió con un suspiro. No acababa de retirar los labios de su cuello cuando, volviéndose hacia mí, me pasó sus brazos por el cuello y me besó ahora si más intensamente, entreabriendo sus labios e introduciendo su lengua en mi boca para comenzar un juego entre su lengua y la mía.

Nuestras respiracioners comenzaron a acelerarse, nuestras manos iniciaron la exploración que tanto habíamos deseado en nuestras pláticas, yo acariciaba su espalda, mientras que ella pasaba sus dedos por mi cabello y cuello, yo ya no podia resistir el deseo de sentir sus nalguitas que tanto había acariciado en nuestras pláticas, pero que ahora, teniendola frente a mí, no me había atrevido a tocar, por lo que, armandome de valor, deslice mis manos hasta posarlas en sus firmes y tibias nalguitas. Las comence a acariciar lentamente, aunque, movido por el deseo, la levanté, y llevandola a la cama, la recosté sobre ella, quedando yo sobre ella, beasandola
desesperadamente.

Ella, al sentirse sobre la cama, me empujó para quedar ella ahora sobre mí y comenzar a abrirme la camisa, la cual no tardo en estar abierta, con lo que ella se dedicó a besarme desde el cuello hasta el inicio de mis jeans, los cuales no tardaron en ser liberados, con lo que se abocó a buscar al pobre cautivo, que en este momento estaba pugnando desesperado por salir.

Una vez que lo tuvo entre sus manos, me observó con una mirada algo pícara antes de introducirlo en su boca, no saben el placer que fue el sentir sus candentes y húmedos labios alrederor de mi miembro, el cual gozaba de los embates que le propinaba con sus suaves labios y su rica lengua.
Como no quería acabar pronto, intenté enderezarme y tomandola del rostro, la besé nuevamente en los labios. En estos momentos yo ya no contaba con tranquilidad por lo que a despojarla de su blusa, la cual desapareció rápidamente al igual que el sostén, el cual, al caer al piso, dejo al descubierto dos hermosos pechos, coronados con unos hermosos, inchados y rosados pezones, los cuales parecían rogar que los besara, por lo que, atendiendo a su llamado, me acerqué a probarlos.
El toque de estos hermosos pechos era cálido y muy terso, y el sabor de sus pezones solo se puede comparar con el poder probar del más dulce y candente nectar, una vez libres de su prisión los tomé en mis manos, notando que se amoldaban perfectamente, no habia excesos ni carencias en ellos, por lo que los acaricié, deseando poder calmar mis ancias de ellos.

Mientras yo me acupaba de atender a sus pechos, ella se despojó de sus jeans al mismo tiempo que de su ropa interior, por lo que en un santimén tenía ante mí la mas hermosa mujer, una mujer que cualquier hombre se volvería loco por ella, ya no pudiendo controlarme, la recosté de espaldas y comencé a besarla en sus "otros labios", besarlos era toda una experiencia, ya que se encontraban completamente depilado, por lo que me aboque a besarlos, lamerlos y morderlos con pequeños mordiscos, escuchando sus gemidos cada vez más intensos y continuos.

Pasado un rato, enderezándose, me recostó nuevamente a mi, y montándose, se introdujo mi ser, dentro de ella, entrando como cuchillo caliente en mantequilla. Ahora ella solo se movía para que yo entrara y saliera de ella, terminando cada introducción con un movimeinto circular y una contracción interior, con lo que me producía como descargas eléctricas, por lo que no dure mucho sin sentir que todo terminaría en poco tiempo, por lo que se lo hice saber, a lo que me respondió "si papi, damelo todo, damelo todo", por lo que, tomándola por la cadera, la jalé hacía mí para introducirme lo más dentro posible y darle a ella todo mi calor, el cual se reflejó en un largo
y placentero orgasmo, al cual llegamos los dos al mismo tiempo y en el que la llene de mí completamente.
Una vez liberados los dos de tan intenso final, nos abrazamos y besamos por un rato y procedimos a entrar al baño para asearnos y salir juntos a pasear por las calles de la ciudad.


Si quieres mandarme un comentario sobre el relato, mi correo es camlost68@yahoo.com.mx.

5 comentarios:

Oscar López dijo...

Gracias por publicar el relato, eres muy amable con este bloguero principiante.

Saludos

Susanita dijo...

Gracias a tí, por compartir en este blogxxxito tus fantasias ;)

Sexy Lissa dijo...

animo oscar.! algun dia... merecer ser llevada a cabO.*

vito dijo...

si eso es solo un sueño no me imagino como sera el relato el día que suceda

Oscar López dijo...

Muchas gracias por los comentarios, espero en futuros relatos seguir cumpliendo sus expectativas, tan solo necesitaré de algo de inspiración y de que ese alguien me inspire a más relatos. Muchas gracias Susanita por la oportunidad que me das al publicar y expresar lo que siento en estos relatos.

Saludos