Los Sexosos

miércoles, 3 de febrero de 2010

...Y todo a media luz



Los gustos y preferencias durante las relaciones sexuales, son tan variados y tan infinitos como el universo mismo.


Uno de los conflictos más comunes en las parejas, es ¡la intensidad de la luz! creo que a la mayoría de las mujeres, nos gusta la media luz, la penumbra, o la oscuridad total, y esto no se debe a que nos de terror ver en todo su esplendor ese apéndice que los caballeros ostentan muy orondos entre sus piernas, no es eso, es creo, más una cuestión de pudor, o de complejos, por exponer explícitamente nuestra intimidad y nuestros "defectos" claro que lo segundo, no es más que inseguridad en nosotras mismas, porque defectos los tenemos todos.


En cambio a los hombres, les gusta ver lo que se van a comer, ellos son más visuales, de ahí el éxito de las revistas para caballeros, a ellos les excita observar, y creanme, un hombre excitado, no está concentrado en la lonjita, la cicatriz, ni en la celulitis de su compañera.


Tal vez, la historia hubiera sido otra, si la hermana de Tita (protagonista de la novela Como Agua para Chocolate) en vez de poner la horrenda sabanita con solo un ahujerillo para procrear, se hubiera ofrecido sensual y voluptuosa para ser poseída.


Creo que en estos tiempos, apagar por completo la luz, es tanto como ponernos una sabana que nos cubra totalmente.


En lo personal, me da igual, si lo hago dentro de una cueva en una noche sin luna, o a medio día en el desierto bajo el rayo del sol, bueno, tal vez no lo haría bajo el rayo del sol, es solo un decir, pero comprendo lo mucho que para un hombre significa el aspecto visual, claro, que habrá hombres que sí apaguen la luz, pero son los menos. No es que este dando consejos, pero opino que cuando se tiene sexo, no hay lugar para pudores ni complejos.


Caballeros, si les gusta hacerlo con la luz encendida, hagan sentir segura a su mujer, mujeres, si ese hombre no las motiva e inspira a desinhibirse, mejor busquen otro switch para encender la luz y la llama de la pasión.




Gracias a Ella y el Sexo, de donde tomé la idea para este post.

9 comentarios:

Toño dijo...

Primisss!!!

En lo personal, no tengo una preferencia especifica, igual al amanecer, a medio dia, o al anochecer, es cuestion de que se de el momento y aprovecharlo.

Por cuestiones de trabajo, y otras cosas, cuando ha de prepararse el momento siempre es en la noche, pero con una luz, tenue, a oscuras no. me gusta demasiado mi mujer.

Ministry of Silly Walks dijo...

La luz de la tarde... mmm..
Y si es en la noche, con luz suficiente para ver nuestras sombras en la pared.

Ro dijo...

jajaja, me dio risa como mencionas el: les gusta ver lo que se van a comer. =) Me declaro, como tu bien comentas, una persona visual =) Pero tampoco estoy del todo de acuerdo con tener luz de quirofano =)

Susanita dijo...

Ese primis!!! :P

Oh sí, el claroscuro de la
tarde-noche a mí me parece ideal!!

Ro, luz de quirofano!!! jajjaja hasta me lo imagine!

LB dijo...

Al leer lo de la luz de quirófano me imaginé ahí tendida en la plancha con las 3 luces directas a mi y no se me hizo nada sexy.
Yo prefiero que haya luz, no el foco blanco prendido en mi cara; pero sí unas lámparas prendidas, me gusta que me vean y que puedan verme completa me excita mucho.

Ella y el sexo dijo...

¡Pues me encanta lo que has escrito! Yo como ya sabes pienso que en mi caso no se debe a otra cosa que a inseguridades, lo que no quita que la mayoria de veces no lo hago con la luz apagada aunque así lo preferiría, pero sin duda me quedo con el último párrafo: "caballeros, hagannos sentir seguras, mujeres, ¡busquen caballeros que las hagan sentir seguras!"
¡Un beso!

Nuel dijo...

Ps yo opino que lo mejor es una luz indirecta.. esa luz tenue.. que te hace ver siluetas.. sin ver toodo a la perfección.. esa sensación de ver sombras.. te provoca imaginar como es .. eso es muy excitante!!!!!!!

saludos!!

Erich dijo...

Hola:

Perdón, pero la inseguridad de muchas mujeres ni con chochos se quita, me ha tocado que cuando se les hacen halagos a las mujeres, ellas responden diciendo que somos mentirosos, y cuando les decimos la verdad pecamos de OGTS.

Afortunadamente nosotros los hombres nos sentimos orgullosos de nuestros pequeños o grandes defectos, o al menos en mi caso lo estoy.

Saludos.

Ross dijo...

Muy buen post, me
fascino! =P

No creo que sea
cuestión de inseguridad
es más que nada pudor
en una medida
normal es parte de
nuestra feminidad

nada como unas
velas para dar un
ambiente sensual en
esos momentos
tan especiales, claro
como bien comentas
Doña Susan si el momento
se da a oscuras, con poca
o mucha luz también
se disfruta y es una
forma de ir variando...

Me encanta que me
vea y disfrute de mi
porque el plaser
inicia por la vista

un beso!