Los Sexosos

viernes, 27 de noviembre de 2009

El Perfume


Esta no es ninguna novedad, pues ya tiene algunos añitos que salió al mercado la original fragancia, Vulva, así como lo leen, y como su nombre bien claro lo dice, el olor de esta exótica fragancia, es similar al de una vulva, claro, humana, y quiero pensar que una limpia y sana, creo que ni al mismisimo Jean-Baptiste Grenouille , se le hubiera ocurrió semejante idea, y eso que él era un psicópata en potencia, no sé a quien y por qué se le ocurriría hacerla, y mucho menos sé a quien se le ocurre usarla, pero de que causa morbo y curiosidad eso que ni que, es un producto que se vende solo por Internet, cuesta 24.90 euros, llega en un paquete discreto y con un instructivo.
Habrá que oler, aunque dudo mucho que algún día una señorita demostradora ofrezca atomizarmela en el Palacio de Hierro.

martes, 24 de noviembre de 2009

No me es suficiente, quiero otro tantito.


Hace unos días, vi en las noticias que Michelle Thompson, por fin había conseguido un novio que la complacia, esta noticia, no tendría ninguna relevancia, ni nada de interés, de no ser porque resulta que Michelle, es una mujer que padece un raro trastorno llamado Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Este síndrome, afecta solo al género femenino y su consecuencia es una excitación genital espontánea y persistente, con o sin orgasmo o congestión sanguínea genital. Fue documentado por primera vez por la doctora Sandra Leiblum en 2001, y no está relacionado con la hipersexualidad (conocida también como ninfomanía). Además de ser un trastorno muy inusual, se sabe que aquellas mujeres que lo padecen prefieren frecuentemente no informar de ello, ya que lo consideran vergonzante o embarazoso. Al contrario de lo que suele creerse, no está relacionado con ningún tipo de sensación de deseo sexual.

Pablo Wizenberg, médico psiquiatra especialista en trastornos de ansiedad y calidad de vida, explica que "no hay que confundirlo con alguien que vive excitado y busca la manera de complacerse y que lo logra. En este tipo de patologías por más que tenga relaciones nada es suficiente, enseguida necesita otra y no pasa por satisfacer. Por más que te masturbes o mantengas relaciones, nada alcanza y es una situación angustiosa. El límite es ese, la angustia permanente con la que se vive el tema". La excitación física provocada por este síndrome puede ser muy intensa, y persistir durante extensos períodos de tiempo, algunas veces días o incluso semanas. En ocasiones, el orgasmo puede calmar temporalmente los síntomas, pero estos retornan en cuestión de horas.

El doctor Juan Carlos Kusnetzoff, sexólogo especialista, afirma que la persona que sufre de este síndrome "de pronto tiene excitación sexual pero de ninguna manera tiene que ver con tomar algún afrodisíaco sino que tiene que ver con un cuadro maníaco, donde la persona no busca tener relaciones para satisfacerse y nada mas." Él aclara que "la obtención del orgasmo es apenas una cuestión pequeña en relación a todos los otros problemas que trae este tipo de cuadro". El doctor Wizenberg aclara que "Este síndrome que necesita la satisfacción permanente. Produce mucha angustia y deja a la persona en una situación no armónica y descolocada porque no es fácil estar agotando esa excitación. Pertenece a la psiquiatría porque son personas que viven con un monto de angustia muy importante. Es algo casi compulsivo, con frustraciones y perturbaciones psicológicas".

Todavía no se conoce lo suficiente acerca de este síndrome como para saber sus causas en profundidad. Se cree que es consecuencia de una irregularidad en los nervios sensoriales y que afecta más a mujeres atravesando la post-menopausia (de 40/50 años) o aquellas que siguen tratamientos hormonales. El Dr Kusnetzoff destaca el hecho de que "es un cuadro donde se disparan los neurotransmisores y no tiene ningún sentido sexual. El tratamiento es psiquiátrico, se trata con psicofármacos sedantes y durante mucho tiempo, no hay otra opción". Aunque no tiene cura, puede ser bien llevado mediante un tratamiento psicológico que ayuda a tratar y mejorar los síntomas. Wizenberg afirma que lo ideal es una "consulta con un psiquiatra para hacer una evaluación y en muchos casos una terapia conductiva con medicación".


No tengo la menor idea de como sería vivir con una condición como esa, pero creo, que el sexo, como todo lo bueno de la vida, se debe de disfrutar con moderación, para no perderle el gusto, claro que en un caso como este, no está en las manos de los pacientes controlar sus deseos, y tampoco tengo idea, si ese deseo constante la ha hecho perder la dimensión de lo placentero que es gozar de una relación sexual, pero que bueno que Michelle se encontró por fin con la horma de su zapato, a quien debe de cantarle esa canción del buen Juanga "No vale la pena, no me es suficiente, quiero otro tantito, son muy pocos orgasmos, para una enamorada"

FUENTE

viernes, 20 de noviembre de 2009

Mi amada obsesión II

Nuestro amigo Oscar nos regala la segunda entrega de su sensual relato Mi amada obsesión, y nos promete la tercera parte, esto se pone bueno para calentar el fin de semana. Gracias Oscar, por compartirnos tan intima experiencia.



Como ya comente anteriormente, este es un relato 100% real, que soy de México, que no soy musculoso, ni atlético, ni un adonis, que soy un hombre normal, pero eso sí, ni chaparro, flacucho o barrigón, una vez hechas estas aclaraciones comienzo con mi nuevo relato.

La siguiente ocasión en que me aventuré a ir a verla -porque ella es de otro estado del que soy originario- fue dos semanas después de nuestro primer encuentro, habíamos seguido platicando por el programa de chat y moríamos por vernos, pero como el trabajo no me permitía ir a verla con la frecuencia que deseara, nos conformamos con continuar con nuestras candentes citas virtuales, siempre dejándonos con el deseo de poder estar nuevamente juntos, abrazados, y sentir el cálido toque de nuestros cuerpos, yo deseaba poder sentir su respiración en mi pecho mientras la abrazara.

Pasadas dos semanas, se presentó una oportunidad de poder deslindarme de mis responsabilidades en el trabajo, por lo que avisándole un día antes, me aventuré a ir a verla, lo que la emocionó tanto como a mí, comentándome que no tardara.

En ésta ocasión nos quedamos de ver cerca de la terminal de camiones en la que llegaría, yo ardía en deseos de poder verla, por lo que el viaje me fue un suplicio que solo cedió en el instante en que, una vez descender del camión, y salir a la calle, pude verla venir hacia mí.

Más tardé en subir a su carro que en estarla besando apasionadamente, saciando mis deseos de tenerla junto a mí. Llegamos rápidamente al acuerdo -por sugerencia de ella- de ir a un lugar que le dicen "el bosque", que de bosque no tenía mucho pero que para nuestros fines estaba perfecto, ya era una explanada rodeada de árboles, lo que lograba a uno ocultarlo de la vista de la gente que se acercara.

Una vez que llegamos, salimos del carro y, tomándola por fin en mis brazos, la comencé a besar, disfrutando y perdiéndome en sus ardientes y sensuales labios. Nos besamos por no sé cuánto tiempo, esto debido a que al tenerla en mis brazos todo desapareció para mí solo existiendo ella para mi, solo me interesaba el sentirla en mis brazos, sentir sus labios sobre los míos, saborear sus besos y tratar de saciar mi sed de ella.

Cuando por fin tomamos conciencia de nuestro derredor fue cuando escuchamos que otro automóvil se acercaba, por lo que ella tiernamente me dijo: "quiero estar contigo, que seas solo mío", por lo que salimos raudos a buscar un lugar donde estar solos, el cual encontramos en un acogedor motel al cual ingresamos tranquilamente.

En ésta ocasión, una vez cerrada la puerta nos acercamos tranquilamente el uno al otro, solo atinaba yo a ver su hermoso rostro y su seductora sonrisa, mitad pícara, mitad inocente. Una vez tenerla a mi alcance, la tome entre mis brazos besándola nuevamente, ella juguetonamente se soltó de mí y corrió a la cama, donde sentándose, extendió los brazos invitándome a ir por ella.

Yo no tarde en seguirla, por lo que rodando en la cama comenzamos a besarnos y quitarnos mutuamente la ropa, lo que a mí no me costó trabajo ya que llevaba un ligero vestido azul, con lo que al dejarlo a un lado, pude deleitarme de sus hermosos pechos, solo cubiertos por un sostén de media copa y sus invitadoras caderas, las cuales portaban una coqueta tanga -quiero hace notar que mi amada obsesión no llevaba en esta ocasión medias por lo que el cuadro era eróticamente alucinante, una hermosa mujer solo cubierta por una pequeña tanga y un coqueto sostén-.

Más tardamos en desvestirnos que en estar entrelazados en la cama, besándolos cada milímetro de piel. En ésta ocasión mi primer y principal deseo era el de hacer que esta hermosa mujer disfrutara el mayor tiempo posible del placer, por lo que me propuse proporcionarle un agradable sexo oral, dándole una especial atención a su delicioso clítoris, logrando con esto que llegara a su primer orgasmo.

Una vez repuesta de su orgasmo, se lanzo sobre mí, y recostándome de espaldas, se introdujo mi miembro en su palpitante todavía vagina, comenzando a "cabalgarme" -debo comentar que verla hacerlo es algo extasiante, como disfruta el sentirse poseída, como movía sus caderas, en ocasiones de arriba hacia abajo, y en otras en círculos-.

Yo solo atinaba a verla disfrutar del sexo, estar como en éxtasis, disfrutar el sentirnos acoplados, sentir como entraba y salía yo de ella, podía ver su rostro como gozaba en cada embate mío dentro de ella.

Con toda esta actividad no tardo en llegar a un nuevo orgasmo y por consiguiente, al ver su rostro y escuchar sus gemidos, al sentir las contracciones de su orgasmo, llegue por fin yo al mío, sintiendo como me vertía en ella, como la llenaba de mi, y yo, como ella, disfrutaba nuestra unión.

Una vez terminado su orgasmo cayó en mis brazos extenuada, por lo que, recostándola a mi lado, la besé por unos momentos para también por mi parte caer recostado en la cama.

No habían pasado 5 minutos cuando me pidió su podríamos entra en el jacuzzi, por lo que lo llenamos y entramos en él. Estuvimos un rato abrazados y besándonos, sintiendo como la tibia agua nos relajaba, por lo que comenzamos a jugar lanzándonos mutuamente agua e intentando ver quién podía abrazar más fuerte al otro, acariciándonos en el proceso, hasta que, reaccionando mi cuerpo a la cercanía de ella, estuve listo para una nueva batalla, por lo que cargándola, salimos de ahí, y la deposité en la cama nuevamente, la deposité tiernamente sobre las sábanas, recostándome sobre ella mientras la besaba, a lo que rápidamente me pidió que me introdujera en ella, a lo que accedí gustoso, fue lago alucinante el sentir como entraba yo en su cálido interior.

No acababa yo de estar completamente dentro de ella, cuando me pidió que se lo hiciera fuerte y rápidamente, que me quería sentir completamente en ella, por lo que, accediendo, comencé a apresurar mi ritmo, solo atinaba a escuchar sus gritos de "más, más, así, así, más, mas", y ver en su rostro como disfrutaba del momento. Por ser tan candente el momento, por lo erótico de escucharla gemir, y el desenfrenado ritmo, no tardamos en llegar al orgasmo, por lo que con unas fuertes contracciones por parte de su vagina, me llevó a tener un gran y extasiante orgasmo, llenando nuevamente su candente interior de mi, quedando tendidos en la cama, llenos de sudor en todo nuestro cuerpo.

Como ya estaba por terminar el tiempo y deberíamos de entregar la habitación, nos metimos a bañar juntos, por lo que una vez templada el agua de la regadera, entramos los dos, con el fin de lavarnos uno al otro, lo que fue un grave error ya que más tardamos en comenzar a bañarnos que, debido a tenerla junto a mí, y a poder sentir el toque de su piel, comenzamos a besarnos y, sin pensarlo dos veces, la cargue y me introduje dentro de ella, gimiendo ella por su parte en cada embate de mi parte. En ésta ocasión no duré mucho tiempo antes de terminar dentro de ella, para ahora sí, y entre risas nerviosas, terminar de bañarnos y salir del motel, con una sonrisa de felicidad de oreja a oreja y teniendo una mirada de complicidad mutua.

Esta no fue la última vez que estuvimos juntos pero si la que más disfrutamos.

Espero sus comentarios para saber si desean que escriba la tercera y última vez que estuvimos juntos -desgraciadamente-, comenzando desde su oficina y terminando estacionados en su auto, disfrutando de lo que sería nuestro último encuentro.

Mi corre es: camlost68@yahoo.com.mx

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Los poliamorosos no callan.


Ayer estaba viendo un programa en donde hablaban del Poliamor, el cual sus seguidores definen como:
“tener más de una relación íntima, amorosa, sexual (no necesariamente) y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso
En esas relaciones, no hay engaños, una mujer puede amar a dos, o más hombres y convivir con ellos civilizadamente, (como en la peli, Tres Formas de Amar) o un hombre puede estar viviendo con dos mujeres a la vez, (como en la peli, Vicky Cristina Barcelona) lo cual me parece más un acto de heroicidad que de poliamor, porque si ya de por sí, tolerar a una mujer es mucho, tolerar y amar a dos juntas, es toda una hazaña, en fin que los poliamorosos dicen no ser promiscuos ni infieles, pues las cosas se hablan claro, y el asunto va más allá de solo practicar un vulgar y prosaico ménage á trois, no señor, el asunto del poliamor, es cuestion de afecto, compromiso y complicidad.

Aunque creo que este tipo de relaciones, no tiene nada de nuevo, ni de extraño, pues desde que se escribe la historia de la humanidad, existen individuos que tienen más de dos parejas, ha habido millones de hombres que mantiene dos hogares y millones de mujeres que tiene amantes, claro que para una mujer sería casi imposible tener casa chica y casa grande, por ser ella la que tiene a los hijos, y ni como esconderle al marido, los hijos del amante, en otra casa, así que eso de poliamor pues no es un concepto nuevo, solo que ahora hay quienes lo viven sin panchos y sin sanchos, y contrario a lo que dijo Sabines, aquello de "Los amorosos callan" los poliamorosos, no se quedan callados.
Habra quien lo considere un descaro, o quien lo vea como un acto supremo de honestidad, en lo personal, respeto las preferencias e inclinaciones de todo ser vivo, pero tengo mis reservas y dudo mucho que un poliamor pueda sobrevivir hasta la senectud de sus integrantes.
Pero yo sí le entraba a una triareja, siempre y cuando esta tenga como miembros del clan a Javier Bardem, Scarlett Johansson y Penélope Cruz, claro, si se trata de fantasear, pido que la Penélope no esté tan loca como su personaje.
Les recomiendo dos películas que tratan el tema, y que ya mencioné antes: Vicky Cristina Barcelona (2008)
Tres Formas de Amar (1994)
Y les dejo un video de una entrevista a unos poliamorosos a la mexicana.



martes, 17 de noviembre de 2009

Con esa voca comen

Espero que el fin de semana largo les haya recargado las pilas, y no les dé más flojera como a mí, que ya estoy deseando que llegue el sábado, en tanto, les quiero compartir un vídeo, que no tiene nada de sexoso, pero como sabrán, he expandido mis horizontes posteros y en esta ocasión he decidido apoyar el talento (en vista de que nadie apoya el mio) de este sui generis grupo, que viéndolos bien, si tienen algo de sexoso, pues se me figuran unos condones gigantes con carita, o ¿Será que soy muy morbosa? aunque hace algunos meses, un camarada bloguero les vio cara de espermas, para que vean que no soy la única ideática.
Espero que aprecien el extraordinario talento y las maravillosas voces de The Voca People, en lo personal, la Bohemian Rhapsody ¡me fascino!

viernes, 13 de noviembre de 2009

Don Juan

En un blog, al cual le tengo mucho cariño, acostumbran postear chistes los viernes, plagiando esa tradición, en esta ocasión, Cintia, nos hace el favor de compartirnos uno para empezar el largo puente con una gran sonrisa.

A los 95 años de edad, Don Juan se casó con Ana, de 25 años. Debido a que su marido es tan viejo, Ana decide que después de su boda, ella y Don Juan deben tener dormitorios separados. Después de las festividades de la boda, Ana se prepara para la cama y de pronto se escuchan golpes en la puerta y al abrir está don Juan, con sus 95 años... ¡listo para la acción!

Concluido el acto Don Juan le da un beso de buenas noches y vuelve a su dormitorio.

Después de algunos minutos, Ana oye otros golpes en la puerta del dormitorio y es don Juan.... ¡listo para la segunda vuelta! Sorprendida, Ana acepta, al final Don Juan le da un cariñoso beso de buenas noches y se va.

Más tarde, Don Juan está otra vez tocando la puerta, y tan fresco como un muchacho de 25 años... ¡¡¡listo una vez más !!!

Y asi sucede dos veces más, Don Juan regresa con Ana y después de la acción, le da un beso de buenas noches a su esposa y regresa a su cuarto.

Después de una hora, regresa don Juan por sexta vez ¡y como si nada!

Termina y le da un beso de buenas noches a Ana; en esta ocasión Ana lo detiene y le pide que se no se vaya; está sorprendida y le dice a Don Juan:

- Me impresiona que a tu edad puedas repetir esto tantas veces Juan, en verdad eres un gran amante. He estado con hombres con un tercio de tu edad y son totalmente incapaces de seguirte el paso-

Don Juan, voltea desconcertado, le pregunta a Ana:

- ¿Cómo!!!... ya había venido antes ?


Moraleja:El Alzheimer tiene sus ventajas.

CORTESÍA DE CINTIA

jueves, 12 de noviembre de 2009

La chica de rojo


El pasado 22 de octubre, la brasileña Geisy Arruda, de 20 años, fue acosada, insultada y expulsada de la Universidad Bandeirantes (Uniban) de São Bernardo do Campo en el Estado de São Paulo, aparentemente, por el simple hecho de acudir a clases con una minifalda, que en realidad, es el vestido rojo con el que aparece en la foto, (han dicho que es rosa, pero yo lo veo rojo) el hecho tuvo resonancia mundial, y ante la presión, la Universidad, se tuvo que retractar y readmitirla, 250 compañeros la apoyaron, desnudándose en protesta, ahora la popularidad de Geisy es tal, que la edición brasileña de Playboy,¡la quiere en su portada¡ aunque ella comentó no estar interesada.

Ignoro, si los motivos del repudio de sus compañeros, iban más allá de la manera de vestir de esta chica, ¿A qué hombre no le gustaría verle las piernas a su compañera de banca, y que clase de hombre se escandalizaría por ver a una chica coqueta? Incluso, creo, que si Geisy, fuera una mujer de cascos ligeros, ni así tenían derecho de insultarla por su manera de vestir, me brinca mucho el hecho, de que esto ocurriera precisamente en Brasil, país famoso por sus playas llenas de mujeres hermosas, el bikini de hilo dental, los topless, las cirugías estéticas y bailes candentes.
Como sea, creo que le hicieron un favor y le dieron sus 15 min de fama, espero que sea lo suficientemente lista como para saber aprovecharlos.
¿Alguien sería tan amable de armarme un escándalo por tener este blogxxxito lujurioso? a ver si los medios me echan un lazo, y de ahí me agarro para que ya salga mi primera novelita, que está en espera de que una editorial le dé el sí, y por verla publicada, soy capaz de pasearme desnuda en pleno invierno por el campus a mi Alma Máter.
Les dejo el vídeo de un reportaje que hicieron, está en portugués, si quieren la traducción, se la piden a la Chica de Malas.

martes, 10 de noviembre de 2009

Mi amada obsesión

Aquí les dejo un relato que amablemente nos comparte un compañero, para calentar un poco el ambiente, que buena falta hace, espero que les agrade y lo disfruten. Gracias por tan valiosa colaboración.

Antes que nada quiero comentar que este es un relato 100% real, no es tan fogoso como los otros que se pueden encontrar aquí, pero es verídico.
Para comenzar quiero comentarles que soy de México, no soy musculoso, no atlético, ni un adonis como en otros relatos que se pueden leer aquí, soy un hombre normal, pero eso si, ni chaparro ni barrigón, una vez hechas estas aclaraciones comienzo con mi relato.

Soy un hombre casado ya por varios años aunque no feliz ya que siempre he tenido discusiones con mi esposa por niñerías, por lo que la relación estaba en un punto muy bajo y solo me mantenía junto a ella por los niños los cuales son los únicos que me conservaban cuerdo fuera de la depresión. Yo deseaba siempre inconscientemente encontrar a mi media mitad que me complementara, por lo que al presentárseme la ocasión no dudé en tomarla.
Todo comenzó hace como un año, por motivos propios de la empresa a la que le trabajábamos (soy programador) cerraron los puertos para el mensajero que utilizábamos para comunicarnos los que ahí programábamos, por lo que el grupo de programadores de la consultoría para la que trabajo tuvimos que buscar una forma de poder comunicarnos entre sí para consultarnos la forma de programar una u otra cosa que se nos atorara, esto debido a que estábamos repartidos en dos pisos del edificio y era algo molesto tener que levantarse de nuestro lugar para ir a consultar al compañero. Por tal motivo instalamos un programa de telefonía y chat por internet, con el fin de suplir la deficiencia que contábamos para nuestra comunicación.
Uno de esos días, después de regresar de comer, me encontré que me habían mandado un mensaje en el chat con un nick de mujer, y como ya me había pasado con el otro mensajero, pensé que me habían confundido, por lo que me contacté con la persona del nick exponiéndole que podría estar en un error y no ser yo a quien deseaba buscar y cual fue mi sorpresa cuando me dijo que era conmigo con quien deseaba platicar, que me había contactado para comenzar una amistad si yo lo deseaba. Al platicar con ella se fue dando la química por lo que comenzamos a hacerlo cotidianamente.

A través del tiempo nos fuimos haciendo cada vez más allegados por lo que nos contábamos intimidades frecuentemente nos pedíamos consejo. La relación comenzó a tomar un giro cada vez más íntimo hasta llegar a tener candentes citas virtuales donde comenzamos a explorar lo que haríamos de tener oportunidad de tener sexo. Cada vez nos hacíamos más aficionados a terminar las pláticas teniendo dichas “citas” virtuales hasta que en una ocasión le propuse ir a verla a su trabajo y ver si lográbamos sentir lo mismo que en nuestras citas estando frente a frente, por lo que aprovechando un día no laborable en la empresa me atrevía a ir a buscarla.
La espera para encontrarnos (solo nos habíamos mandado una foto de cada uno y eso al principio para conocernos) fue torturante ya que a través del tiempo me había enamorado de ella, por lo que ardía en deseos de poder estar juntos. Lo primero que hicimos fue saludarnos (algo nerviosos los dos) y siendo algo osado la besé en los labios sin previo aviso lo que la dejó más nerviosa de lo que estaba.
Una vez juntos salimos a comer para platicar un poco y romper el hielo de la primera cita lo cual aprovechamos para darnos ya sin problemas besos muy apasionados. Al salir del restaurant la situación ya era diferente de cuando se había entrado ya que habíamos constatado que lo que sentíamos el uno por el otro era real. Quizás fue una falta de mi parte, y al pasar por un hotel le dije en broma, pero con ganas de que aceptara: ¿entramos? Y ella aceptó.
Una vez cerrada la puerta del cuarto, más tardamos en entrar que en estar abrazados besándonos apasionadamente, fue un momento mágico, solo pensaba en ella y en no dejar que se me escapara de los brazos. Nos fuimos acercando a la cama poco a poco, acariciándonos y cada vez con menos prendas
cada uno, hasta que al llegar a la cama nos encontrábamos desnudos y sintiendo el contacto de nuestra piel.
Lo primero que hice al recostarla fue el prenderme de sus hermosos pechos, saborearlos, besarlos todos, acariciarlos con mis manos que tanto habían deseado tenerlos. Comencé a pasar mi lengua por sus pezones que reaccionaron irguiéndose e invitando a jugar con ellos con la lengua. En ese momento ella solo acertaba a decir: "por favor penétrame, penétrame, te quiero dentro de mí" a lo que dejando de disfrutar sus grandiosos pechos me alejé para contemplarla por un momento, que hermosa mujer estaba conmigo! solo de estar cerca de ella me embriagaba el deseo de estar con ella haciéndole el amor, por lo que sin tardanza me recosté sobre ella, pasando mi pene entre los labios de su “cosita”.
No había comenzado a estimularla cuando ella, abrazada de mí nos dio la vuelta dejándome a mi de espaldas a la cama, y tomando mi pene, se sentó lentamente en él, no puedo describir lo grandioso que es sentir como iba entrando en ella, ni lo bien que nos acoplábamos los dos, parecía que estábamos hechos el uno para el otro ya que nos acoplábamos a la perfección.
Una vez que terminó de introducirme dentro de ella comenzó a cabalgarme como posesa, era maravilloso ver como disfrutaba al hacer el amor, ella hacía que el hacer el amor fuera todo un arte por lo que deseando yo que disfrutara al máximo me apliqué hasta que logré que llegara a tener dos orgasmos seguidos sin yo llegar todavía. Una vez que llegó ella a su segundo orgasmo, ella estaba en como en un trance disfrutando cada momento, tenía la vista perdida y respiraba rápidamente por lo que la abracé y la puse ahora a ella sobre la cama, le levanté las piernas y comencé ahora yo a moverme rápidamente, sentí como iba yo a terminar por lo que se lo avisé, a lo que me respondió: "si, si, termina en mí, quiero sentirte dentro de mi cuando termines". Fue la eyaculación más placentera que haya yo tenido en mi vida.
Una vez que termine nos recostamos abrazados besándonos y quedando que la siguiente vez sería mejor.
Aguardo sus comentarios, si desean saber que pasó en nuestra segunda cita por favor háganmelo saber.
Cortesía de Anónimo

lunes, 9 de noviembre de 2009

La insoportable levedad de las pc’s


Después de días y días, con una insoportable carencia de mi PC, me doy cuenta lo adicta que soy a los blogs, al mail, al youtube, a google, y a escribir en office, total que la otra pobre lap, tenía remedio, aunque un tanto cuanto caro, y en efectivo, por otro lado, una linda y coqueta Mini, se puso frente a mí, con un plan irresistible de meses sin interés, no lo resistí, y el día de hoy hago mi primer post en mi flamante hp mini, y aunque la que pereció, era un hp, pues les volví a dar un voto de confianza, el cual ya estaba cayendo de mi gracia, pues en la mañana, tuvo un problema con la conectividad, problema que un monito de HP pretendía resolver cambiando el equipo, hasta que yo misma descubrí el error, y ahora me siento experta en sistemas.
Pero me doy cuenta de lo vulnerables, delicadas y conflictivas que son las pc’s, son un fastidio, son más temperamentales que una mujer histérica y despechada, y nomás es cosa de que les toques un botón que no debes, para que hagan su numerito, se pongan de jeta, y hagan lo que se les venga en gana, ¿por qué las compus no son tal fáciles como las televisiones? Tan fácil como prender un botón y cambiar de canal, ¡ah no! las pc’s son más divas que la Félix, si tuvieran carita seguro que su nariz estaría estirada, como si estuviera oliendo estiércol, y si tuvieran ojos, estos verían con desprecio a los pobres mortales que les rodean, tal vez esta soberbia se deba a que las pc´s bien que saben lo indispensables que son, y que son mucho más geniales que una vulgar televisión, pero en fin, que este artilugio se ha vuelto indispensable, para la mayoría de nosotros, es como una relación con-dependiente y enferma, en lo personal, he tenido mucho más problemas con las laps, que con los hombres, pero muchos más, y estoy convencida de que yo podría vivir sin un hombre, pero nunca sin este artefacto, que vino a revolucionar la vida de millones de personas.
Aquí estoy de nuevo, circulando por el ciber espacio, conviviendo virtualmente con una comunidad que han hecho de este blog, mi vicio, aquí estaré, hasta que me aguanten, o hasta que se le dé la gana a la nueva Mini Pancracia, rogaré porque sus niveles hormonales estén tan controlados como los míos.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Murió la madre de Pancracia


Mis queridos sexosos, estoy en un ciber café, peleando con un teclado desconocido, pues hace unos días mi fiel y hermosa lap (a quien cariñosamente llamaba Pancracia) cerró su pantallita para siempre, ante tal catástrofe busqué un remedio para la pobrecilla, pero los costos para reemplazar la tarjeta madre, que dicen pereció sin remedio, son tan elevados que considero más conveniente comprar una nueva.En tanto eso ocurre, estaré ausente por unos dias, pues eso de estar haciendo post para un blogxxxito como este, desde un ciber café, es una labor muy incomoda.


Les dejo mis besitoxxx y todo mi cariño, espero volver muy pronto y seguir contando con su valiosa presencia.


Los quiero.