Los Sexosos

sábado, 27 de junio de 2009

Swingerclub


Resulta que estos dias, me ha faltado la inspiración para escribir. He leido y platicado con muchos buenos amig@s sobre sexo pero la verdad no sé, algo me faltaba para animarme a escribir. Hoy precisamente, me tope con una noticia muy curiosa a mi parecer, pues decía que en México, las relaciones swinger calificadas como altamente liberales, es una practica muy común entre matrimonios mexicanos. Revela que estas familias son conservadoras, y es que segun esto, el “chiste” es que las parejas swinger conforman parejas estables, viven en comunidad, practican la fidelidad (nada hacen a escondidas del otro) y experimentan un alto nivel de complicidad.
El informe del Imesex, tiene como base una encuesta plicada a 157 personas que llevan una vida swinger, lo cual, ademas de construir en si misma una información valiosa sobre esta comunidad, sienta un precedente para futuros estudios sobre el tema. Se reveló que el 70% de los encuestados lleva al menos siete años de vivir juntos (ya sea casados o en union libre). 122 personas son casadas y 35 solteras. Casi la mitad (52.9%) sólo han tenido un matrimonio; 24.2%, dos matrimonios, y 22%, tres o más matrimonios. Otro dato es que 12% tiene un hijo; 46%, dos o tres hijos; 33% no tienen hijos y el resto más de tres. Y curiosamente el mayor numero de Club’s se encuentran en Puebla, uno de los Estados más conservadores.
Lo único que sé de las fiestas Swinger es: que estas reuniones se caracterizan por la presencia de “parejas estables” que intercambian acompañantes con otras para satisfacerse de manera mutua. Generalmente se permite la bisexualidad femenina y los tríos, más no, el sexo entre hombres. Las hay en extremo vulgares o también superexclusivas y no siempre es obligatorio tener sexo esa noche. Una nueva versión es el “soft-swin” sin coito ni sexo oral pero si muchas caricias.
Hace unos 10 años, un ex sentía una extraña fascinación por el mundo swinger, pero como no tenía pareja estable pos no se animaba a ir. Cierto día, sin pensarlo y sin decir agua va, me planteó la posibilidad de ir a un Club de estos. La verdad es que aunque soy muy open mind, rechacé rotunda y absolutamente dicha invitación. El simple hecho de pensar en un intercambio de pareja me dio escalofrio. Claro, todo es cuestión de enfoques, y de respeto hacía las personas que lo practican. Lo que no sé bien después de leer ese artículo es, que si el Mexicano es gustozo de practicarlo, como será en el resto del mundo??
CORTESÍA DE GABILICIOUS

viernes, 26 de junio de 2009

El Ángel que volvió al cielo


Hay mujeres que nacieron para ser símbolos sexuales, Farrah Fawcett fue una de ellas, en la década de los 70's Farrah impactó al mundo con su belleza, millones de hombres y adolescentes la desearon, el poster con su imagen ha sido el más vendido, millones de mujeres deseaban verse como ella, su corte de cabello fue uno de los más solicitados en aquellos tiempos, era el equivalente a lo que fue Jennifer Aniston en los 90's.

Hay una película muy buena, que se llama Extremities, en donde interpreta a una mujer que se venga de su sucuestrador, excelente actuación.

Ayer, el eterno y más famoso Ángel de Charly, decidió dejar la tierra y volver al cielo, quedando inconclusa su historia de amor con Ryan O´Neal, quien el pasado lunes le había propuesto matrimonio, después de 25 años de vivir juntos, ya no pudo ser.

Descanse en paz, la única mujer que nació para ser el Sex Simbol del los 70´S.

miércoles, 24 de junio de 2009

Amor Libre

¿Alguno de ustedes ha hecho el amor al aire libre?
O mejor dicho ¿En un auto?
Más de uno de nuestros lectores respondera con un sí, pero es que estos se pasaron!
CORTESÍA DE GABILICIOUS

lunes, 22 de junio de 2009

¿Quién es un bueno en el sexo?


Hay que decirlo sin rodeos: son muy pocos los hombres que salen bien librados de la cama, y no porque lo tengan grande, pequeño o mediano, un punto que tanto suele preocuparles. O porque sean eficientes maquinitas que siempre están dispuestas, listas, en su punto. No!!! Hay sutilezas vitales que poco o nada tienen que ver con el buen desempeño físico y que son claves a la hora de juzgar que tan buenos son para el sexo. Estas son:


1.Todo entra por los ojos:


Las mujeres, como los hombres, entran por los ojos. Y en ese primer juicio la vanidad masculina es fundamental... Un hombre gordo, que no se cuide, que tenga los zapatos sucios (no se imaginan cuanto se fijan las mujeres en los zapatos!), que use tanga narigona de colores... Qué horror! El que huela bien, se afeite, se vista con gusto, use bóxers (se admiten calzoncillos Jockey blancos), ande con las uñas limpias y cuidadas, empieza la seducción con el pie derecho.


2.Besos, más besos:


Por favor hombres, demorénse todo lo que quieran besándo a las mujeres. Ellas extrañan (¡de verdad!) esos besos de adolescencia frente a la puerta de la casa. Extrañan los vidrios empañados por tanto besar. Extrañan el mirarse a los ojos mientras les besan en el cuello, la boca, las orejas (bueno! con algunas excepciones!). El que sabe besar y sabe bailar (sin que besar sea sinónimo de tocar por todas partes) llegará rápido a su meta.


3.Mas de 15 minutos por favor:


Los hombres máquina, tipo taladro, frenéticos y animalescos, que demoran los quince minutos que puede tomarles llegar a un orgasmo (hemos cronometrado, si señores), suelen ser catalogados de sosos, egoístas, aburridos y discolos. Háganlas desear. No lo den todo tan rápido! Que ellas vean estrellas antes del taladro, por favor!


4.Variedad:


La posición del misionero no esta mal, pero para ellas suele ser interesante (por eso de los estímulos entre los pliegues femeninos) estar encima o agarradas a ustedes como si fueran el tronco de un árbol. Variedad señores!!! Déjenlas de tanto en tanto tomar la iniciativa en posiciones más interesantes.


5.Pocas preguntas:


Celos añejos? Vaya uno a saber... Pero el hombre que en pleno acto pregunta: ¿donde aprendiste? ¿Quien te enseñó? ¿Por que tan enteradita? ¿Cuantos componen tu lista?... ¡Mata todo! El pasado es pasado. Nada de indagar sobre el como se aprendió.

CONTINUARA...

viernes, 19 de junio de 2009

La doble moral de NY

Ahora resulta que los ciudadanos de la ciudad más cosmopolita del orbe, están escandalizados por este anuncio que amaneció hace un par de días en una barda del barrio de Soho en Manhattan.
Escuche a una mujer decir que :
"Estoy preocupada por mis hijos, no quiero que los niños lo vean y que crean que eso es normal"
Ese comentario me espanto mucho, pero mucho más que si el anuncio hubiera sido de pornografía explicita.
¿Sera que para muchos padres es más normal, permitir que los niños vean caricaturas cargadas de sangre y violencia, que sean expertos en vídeo juegos en el que gana, es el que más monitos mata, sera más normal que los estudiantes acosen y golpeen a sus compañeros de colegio, que prueben drogas, que tengan sexo sin protección?
En lo personal, hay imagenes que me parecen mucho más morbosas, y que me espantan más que un anuncio de CK.
A mí me horrorizan imagenes como la de la cantante Rihanna golpeada por su novio de 20 años, la de los bebes que murieron en el incendio de Hermosillo, las fotos que circulan del vuelo de Air France segundos antes de caer al mar.
Esas imagenes a mí me escandalizan,me horrorizan, creo que no son normales y además, me lastiman el alma.
Pero creo que el ver a un grupo de adolescentes fajando, es una de las cosas más naturales que puede haber, sera que no soy madre de familia, pero preferiría que en el mundo que vivieran mis hijos, abundaran las imagenes como esta, y no la violencia, la corrupción, el abuso y la miseria que abundan en cada esquina de las grandes y pequeñas ciudades.

AQUÍ LA NOTA

miércoles, 17 de junio de 2009

EL SEXO ADELGAZA Y REJUVENECE


A veces las cosas pueden ser más simples y placenteras de lo que parecen; no todo lo bueno engorda: el sexo resulta altamente beneficioso para nuestra salud y nuestro organismo, y nos ayuda ha adelgazar y rejuvenecer.

Desde que empezamos a besar, empezamos a adelgazar y a favorecer nuestro aspecto.Con cada beso ejercitamos nuestros músculos faciales y así nuestra cara recupera elasticidad y se tonifica, manteniendo el rostro fresco y joven.
Al llegar al orgasmo, se estimula la hormona del crecimiento, y aumentan los niveles de estrógeno y otras hormonas que afectan directamente al brillo y la tersura de la epidermis, así como a la salud de nuestro cabello; provocando un efecto reparador y rejuvenecedor de nuestra piel, y en general de nuestro aspecto físico externo.
El sexo es sin dudad una forma de ejercicio físico, y por ello nos ayuda a quemar calorías y a estar en forma. Según un estudio publicado en la revista británica “New Scientist”, practicar sexo matutino ayuda a quemar hasta 3,000 calorías por hora.

Al ser una actividad de carácter tanto aeróbico como anaeróbico, no solo nos permite quemar grasas mientras disfrutamos de nuestras relaciones sexuales, sino que resulta muy beneficiosa para el organismo en general. Fernando Reeve, licenciado por la Sports Science Association, destaca que al tratarse de un ejercicio cardiovascular, la actividad sexual fortalece el corazón.

Son muchos los estudios que lo corroboran, como el publicado por el Journal of Epidemiology and Community Health, que constata que los hombres que mantienen relaciones sexuales un mínimo de dos veces a la semana reducen en un 50% el riesgo de padecer un ataque cardíaco; o el realizado por la Universidad Queen’s de Belfast, en Londres, donde se llegaron a las conclusiones de que el sexo en general favorece el funcionamiento de los órganos vitales, reforzando las defensas inmunológicas, mejorando la circulación y fortaleciendo los músculos y huesos, evitando así en gran medida, dolencias como la artritis o las migrañas.
No hay que olvidar tampoco los grandes beneficios que aporta el sexo a nivel psicológico y emocional, reduciendo la ansiedad, los problemas de autoestima, y el estrés, que provocan el deterioro de nuestra salud y perjudican nuestro aspecto físico. Investigadores escoceses, cuyo estudio se publicó en la revista Biological Psychology, demostraron tras analizar valores químicos en la sangre de múltiples parejas, que la actividad sexual ayuda a mantener la presión arterial baja y reduce los efectos negativos del estrés en la vida cotidiana.
Así que, sin duda, el sexo, no es solo un placer, sino un necesario ejercicio para mantenernos sanos, fuertes y jóvenes.

Para más detalles, podéis consultar un curioso libro del autor Richard Smith “Como adelgazar follando”, que ofrece buenos trucos para poner en práctica.


viernes, 12 de junio de 2009

TE TENGO SIN TENERTE


Me gusta tener la mente alerta en ese instante que se pasa de la conciencia al sueño profundo. Porque es cuando apareces.
En ese momento de sublime letargo te cuelas en mis más íntimos sueños, y yo te abro las puertas, porque te deseo.
Sé que no puedo tenerte, pero eso ya no importa, ya no importa, porque sé, que sin tenerte, te tengo.
Porque sé, que en algún extraño universo, en un callejón obscuro, tú juegas con mi cabello, y te enredas en mi cuerpo.
Me gusta hacer el amor contigo, me gusta sentir tus caricias, sin sentirlas, porque son tan vivas y reales como mi propia respiración, que se agita provocada por tus besos, que dejan de ser dulces y suaves para volverse perversos.
Me gusta mirarte a los ojos cuando estás dentro, me gusta que veas mi cara cuando estallo en un orgasmo magnifico que tú haz incitado, y me gusta ver tu rostro, tan soñado y tan extraño.
Así te disfruto en mis noches, en silencio, consiente de tu ausencia y tu lejanía, pero feliz de saber que en algún lugar, también tú, haz cerrado los ojos para pensar en mí… pero ese… es nuestro secreto.

miércoles, 10 de junio de 2009

FUE CULPA DE ESTRADIOL


Ahora resulta que ser una coqueta, sexy y fácilita, es culpa de una hormona llamada Estradiol, un nuevo estudio de la Universidad de Texas sugiere que las mujeres con un alto nivel de esta hormona son percibidas como más atractivas físicamente y tienen más propensión a coquetear y engañar a sus parejas.

El estradiol también está asociado a los pechos grandes, cinturas estrechas, caras bonitas y comportamientos coquetos. La mujercitas, victimas del estradiol,tienen una inclinación natural a atraer y verse atraída por los hombres, lo que suele resultar en infidelidad.

Los investigadores Kristina Durante y Norman Li examinaron los niveles hormonales de mujeres entre 17 y 30 años que no estaban tomando píldoras anticonceptivas a través de exámenes de saliva durante dos etapas diferentes de su ciclo menstrual. Cada mujer debía también clasificar su propio atractivo para los hombres “en comparación con otras mujeres;” aquellas mujeres con altos niveles de estradiol se consideraron a sí mismas más atractivas, y fueron también percibidas como tales por hombres y otras mujeres.

Las mujeres con altos niveles de estradiol tenían también una mayor tendencia a tener aventuras amorosas y cambiar de pareja regularmente, aun cuando los investigadores bautizaron esta inclinación como “monogamia serial oportunista” ya que estas mujeres suelen a formar relaciones en vez de temer aventuras pasajeras.

Los investigadores concluyeron que estas mujeres estaban constantemente cambiando de relaciones amorosas en busca de parejas superiores, en términos de atractivo sexual, buenos genes y recursos materiales.

Si yo siempre lo he dicho, las hormonas son unas perras del mal, y nos obligan a tener altas y bajas morales muy criticas, y ahora hasta son las responsables de la infidelidad.

Y yo que pensaba que eso de ser fiel, era cuestión de moral, principios y compromiso.

Pues echemosle la culpa al estradiol.

viernes, 5 de junio de 2009

ELLA

Aquí les dejo este sensual relato que me llegó de manera anónima, para que este fín de semana pongan en práctica uno de los consejos que dió La Linda Gabilicious, leanlo en pareja, y disfruten el momento.A mí realmente me fascinó.
Gracias caballero, porque lo que sí supe, es que lo escribió un hombre ¿Verdad que se antoja ser la protagonista?
Tres veces la había visto en la esquina donde terminaba el tianguis de los martes, llena de bolsas y caminando con dificultad, esta vez un poco desaliñada, vestía un “pants” gris y una blusa negra, su vestimenta no lograba disimular su conservada figura, a cada paso su “pants” se pegaba a su cuerpo permitiendo ver la redondez de sus glúteos, en el compás rítmico del vaivén que produce el andar, dudé, no mucho, y me acerqué, le ofrecí mi ayuda, con una sonrisa me rechazó, insistí y nerviosa aceptó, al tomar sus bolsa rocé su mano derecha, sentí ese escalofrío nervioso que da como si hubiera acariciado algo intimo, el camino fue lento y algo tedioso, la platica no fue amena, tampoco seca, yo le contaba una que otra chanza. Me gustaba verla sonreír, se lo dije, la despedí en la puerta de su casa, quedando a sus órdenes, y me lo agradeció con un beso en la mejilla que me volvió a electrizar.
El siguiente martes no pude ir al tianguis, pero al siguiente estaba puntual y nervioso curioseaba por los puestos cercanos al final del tianguis. La vi en un pantalón de mezclilla azul marino y una blusa blanca, su cabello negrísimo y lacio contrastaba con su piel morena clara, Ella fumaba mientras esperaba algo en el puesto de la verdura. Intenté disimular que la veía por si volteaba a donde yo estaba. La perdí de vista, se esfumo. Camine rumbo a casa y la divisé a lo lejos, la alcancé y le ofrecí mi ayuda nuevamente, bromeo diciéndome que sentía que la acosaba, yo nervioso sonreí y ella lo notó.
-¿Por qué te sonrojas?-preguntó.
- Por lo que me dice –respondí.
-Háblame de tu, que me haces sentir vieja- me dijo.
Le pregunté que por que no tomaba el taxi y me dijo que le gustaba hacer ejercicio, hice un comentario acerca de lo bien que lucia su figura y me lo agradeció, me declaré abiertamente su admirador y volví a quedar a sus ordenes.
La tercera vez que le ayudé con su mandado me invitó un vaso de agua, yo me las arreglé para darle un doble sentido al vaso de agua y Ella me siguió el juego. En acto suicida puse mi mano abierta sobre su espalda como para despedirme y percibí un “shssshh” muy quedo, acompañado de unos ojos cerrados, el beso en la mejilla lo esquivé y besé sus labios, yo estaba impulsado por una excitación inusual que de seguro se me notaba, Ella abrió unos ojos enormes sorprendida, y jugamos un rato a que ¿Por qué lo hiciste? Y esas razones que uno da en esos casos. Volví a besarla y respondió con reserva, interponiendo sus manos entre nosotros y diciendo que no, pero entregándome sus labios, la tomé con mis dos manos por la cintura y la repegué a mi cuerpo, sentí sus senos suaves sobre mi pecho y mi excitación era ya al máximo, la seguí besando, para no darle tiempo a pensar, mis manos acariciaban lentamente su espalda, no me atrevía a tocar sus glúteos, besé su cuello, lo llené de suaves mordiscos y apretones con los labios, llegué a sus oídos y supe que eran sus puntos débiles. De repente me separó de si.
-Mejor vete –dijo con la dificultad de la respiración entrecortada.
Se dio la vuelta para abrirme la puerta, la alcancé y la rodeé con mis brazos, besé y mordisqué su nuca, su cuello y nuevamente sus oídos, a la vez que repegaba mi pelvis sobre sus glúteos, los que suaves respondían al contoneo que yo marcaba, sintió mi dureza y Ella se repegó más a mí, seguí besando, y acariciando sus senos, sintiendo sus pezones erectos que respondían a mis suaves pellizcos y apretones, pasé mi mano bajo su blusa, Ella tuvo algunas reticencias, pero las vencí, mis manos acariciaban ya sus senos al aire, sentí la tibieza de su piel, su respiración entre cortada y sus jadeos me excitaban tanto como su cuerpo, nadie había reaccionado así a mis caricias, al menos nadie gemía como Ella, y yo estaba dispuesto a seguir haciéndola gozar, la recargué en el sillón y terminamos difícilmente acostados, nos arrastramos a su recámara, sin despegar nuestros labios, dejando las prendas en el camino, no por temor a no saber el regreso, si no por lo innecesario de ellas ante las circunstancias, recostada sobre su cama me ofrecía una vista espectacular, su cabello corto y negro, desaliñado por mí, sus ojos entre cerrados y su boca mordiéndose el labio inferior, sus senos fuera de sus sostén, con sus pezones erectos esperando mi boca, su pubis escondido tras su diminuta ropa.
Me recosté sobre ella, mordí-besé su cuello y llegué a su seno izquierdo, mientras con mi mano izquierda aplicaba un suave masaje y delicados apretones a su seno derecho, mi boca se auxiliaba de mi mano derecha para morder-besar-apretujar su seno izquierdo, mi mano derecha recorría también su espalda, apretaba sus glúteos y sus muslos.
Entre mordidas a sus senos y mis caricias, mi mano llegó a su pubis, medio jugué con sus vellos, bajé mi mano, lento, despacio, la humedad se hizo más presente, toqué sus labios y su gemido se hizo más rico, respondiendo a mi caricia, levantando su pelvis, ofreciéndose a mi mano, acaricié sus labios, sus bordes y finalmente, lento en forma circular introduje un dedo, seguí acariciando así disfrutando de la visión, de sus gemidos, de su placer, mi boca soltó su senos, no mi mano izquierda, y besé su vientre, seguí con sus muslos, llegué a donde había estado mi mano derecha y la releve con mi boca, otro gemido-grito y jadeo de -¿Qué haces?”-pregunto.
-¿No te gusta?-respondí con una pregunta.
-Sí, mucho, estás lleno de sorpresas agradables-dijo
Mi lengua exploraba su interior, en forma circular, lento, luego rápido, mis labios succionaban los de ella, y Ella me agradecía con sus gemidos y sus manos sobre mis cabellos, sus pies buscaban mi dureza y jugueteaban con ella. Disfruto.
Me recosté sobre ella, listo para penetrarla, ensalivó su mano y tomó mi pene, lo acercó a su interior, no lo introdujo, jugueteó, lo acercó a su clítoris, la penetraba pero no toda, lento, después rápido, ahora los dos gemíamos, yo mordía su senos más violentamente, la penetré completamente, más gemidos, más placer, estuve a punto de terminar, unos gotas de semen salieron de mí, tuve un medio orgasmo, se subió a mí, nuevamente tomó mi pene y repitió la dosis de placer, otra vez se dejó penetrar y Ella era la que se movía, la que se acariciaba los senos, mientras yo apretaba sus glúteos y levantaba la pelvis para penetrarla más, Ella se mordía los labios, gemía-gritaba, no pude más, llegué la éxtasis y conocí lo que era un verdadero orgasmo.

miércoles, 3 de junio de 2009

LO QUE REALMENTE QUIEREN LAS MUJERES (CAPITULO DOS)

Hola mis Sexosos, aquí está la segunda parte de este interesante artículo que nos comparte la hermosa Gabilicious, la primera parte está un post más abajito...mmm, más abajito, me suena muy tentador ;)
4 Sugiere algún juego nuevo
Si estás casado, vives con tu pareja o tienes una relación de años, es común que la pasión se apague con el tiempo y la falta de novedad. Para que nunca te pase, haz todo lo posible porque no desaparezca del todo.
Habla con tu chica de iniciar un nuevo juego sexual, visitar una sex shop, comprar los objetos con los que quieran explorar, usar vídeos para excitarla o buscar nuevas alternativas como uso de dildos, vibradores o lencería sexy.
Aquí el ganador no sólo serás tú, porque a las mujeres -aunque la mayoría no lo dice- les encanta jugar. Y haz que ella lo vea como eso: un juego que no tiene por qué alterar en absoluto el estado de su relación de pareja. Ella no será una cualquiera ni tú un chulo. Se trata sólo de buscar alternativas.
Si ella no te sugiere alguno por vergüenza, sorpréndela y comienza tú. Por ejemplo, pueden ir a un bar y hacerse pasar por desconocidos, charlar largo rato, coquetear, tocarse con los pies bajo la mesa, ir al baño del antro y si se puede hacerlo ahí mismo.
Algo que también nunca falla es decirle a tu chica que imagine que es sexo por una noche con un desconocido, cámbiense nombres e inventen... Tienen toda la imaginación por delante.
5 Lee con ella algún capítulo de literatura erótica
Si las películas eróticas o porno aumentan nuestro deseo al doble, la literatura, que es toda imaginación, lo acrecienta al triple. Consigue algunas novelas clásicas muy explícitas de autores como el Marqués de Sade, Henry Miller, Almudena Grandes, Zolá, D.H. Lawrence, Vladimir Nabokov, Lautréamont, Lezama Lima o Bukowski.
Lee previamente algunos capítulos y luego escoge el más erótico y descriptivo. Luego, léelo en la cama o el sofá con tu chica, mientras los dos están desnudos. Será inevitable que ella caiga rendida ante las palabras escritas por cualquiera de estos expertos en el erotismo y el sexo. Cuando ella ya no pueda más... entonces sí, suelta el libro y que lo demás continúe...
6 Dale sexo cuando menos lo espere
Muchas veces los hombres caen en el error de pensar que son ellos los únicos que piensan en sexo todo el día y que se excitan a cada momento. Grave equivocación. Las mujeres también pensamos mucho en ello, más de lo que se imaginan.
En ocasiones, una mirada breve al trasero de nuestro compañero de trabajo puede hacernos caer en malos pensamientos. Si reúnes la adrenalina con la sorpresa, tu mujer caerá inevitablemente. Así que hacer el amor por sorpresa no le caerá nada mal.
Por ejemplo, a la hora de comida de su trabajo puedes invitarla a comer, y en lugar de eso, llévala a un hotel. Hagan el amor y luego regresen cada uno a sus actividades. Ella no dejará de pensar en ti y tal vez llegue en la noche contigo a casa con ganas de seducirte o te haga una visita sorpresa a tu departamento, pidiéndote más...
7 Sigue explorando después de terminar
Nosotras siempre queremos más. Somos insaciables. Recuerda que la relación sexual no siempre termina cuando “terminas”. Síguela tocando, bésala en los labios con mucho fuego. No hay nada que prenda más a una mujer que una juerga de sexo intenso, uno tras otro y que le provea además muchos orgasmos.
Para eso intenta nuevas formas y pon en práctica los siete puntos anteriores. Si los sigues al pie de la letra, con tu propia dosis de erotismo y sensualidad, con seguridad tendrás una noche de desvelo erótico sin parar. Que tus ojeras del día siguiente te enorgullezcan porque lo has logrado: sacaste un diez con mención honorífica en la cama.
CORTESÍA DE GABILICIOUS

martes, 2 de junio de 2009

AQUI ESTOY

Hola a todos mi queridos sexosos, antes que nada, perdón por mi larga ausencia, pero una serie de eventos me tuvo alejada de este blogcito.
Pero estoy de vuelta, esperando seguir contando con su visita, y seguir disfrutando del fino erotismo, al que estamos acostumbrados.
Manden sus aportaciones, para darle vida a este espacio que es de todos.
Besitoxxx Sexxxosos

LO QUE REALMENTE QUEREMOS LAS MUJERES (CAPITULO UNO)


Muchos de los hombres “creen” saber el como hacernos caer rendidas a sus pies, pero jamas se han atrevido a preguntarlo. Asi que, en vista de semejante hecho, he decido hacer un recuento de lo que nosotras queremos en la cama. Este es el primero de dos capitulos. Un beso a todos.

1 Un masaje erótico nunca falla
Iniciar el juego sexual con un buen masaje es magnífico para nosotros, sobre todo, si hemos estado estresadas. Nuestro líbido se los agradecerá y al final los recompensaremos con una excelente noche de sexo. La maravilla de los masajes es que luego de prendernos, ustedes también se encederán acariciándonos mientras estamos desnudas. Una vez que ambos esten desnudos en la cama, coloquen a la mujer boca abajo. Tengan a la mano algunos aceites aromaticos, montense sobre nuestro cuerpo desnudo o arrodillense al lado y comiencen a tocarnos.
Si no sabes dar masaje o es la primera vez, no importa, déjate llevar por el ritmo de su respiración y toca, con la palma de tus manos, su espalda, hombros, caderas, piernas y nalgas, lentamente. Reconoce zonas en las que ella sienta más placer o sean puntos eróticos que tú no habías notado. Así, la próxima vez, irás directo a ellos.
De vez en cuando, lame su cuello o sus antebrazos. Dale pequeñas dosis de placer, pero siempre haz uso del suspenso. Evita que se convierta en rutina, vuélvete un experto y hazlo cada vez más placentero.
2 Clítoris, nuestro mejor amigo
Mucho se ha dicho del clítoris, de sus millones de terminaciones nerviosas y de su escondite. No está de más recordar su ubicación: el clítoris es la terminación pequeñita y rosada que se encuentra en la parte superior de la vulva, escondida entre los pliegues al inicio de la vagina.
Si un día quieres un poco de sexo salvaje y violento para que tu chica se prenda como nunca, jugar con tu lengua en el clítoris, nunca falla... si lo sabes hacer.
Una vez encontrado (antes que nada una felicitación) te recomiendo tratarlo con cuidado. Tócalo primero, con la yema de uno de tus dedos y rózalo apenas. Luego aparta con suavidad los pliegues que lo cubren, con tus dos dedos pulgares. Toma tu tiempo para descubrirlo y ver cómo se erecta poco a poco y pasa del tono rosado al rojo ardiente.
Cuando sientas que tu mujer te pide a gritos que la penetres... no lo hagas. Manten la calma e introduce dos dedos, ligeramente, intentando tocar el punto G (que se encuentra en la parte superior de la vulva por dentro de la vagina). Sigue tocando el clítoris y no dejes de mover tus dedos dentro de ella. Haz movimientos lentos, pero intensos.
Sé cuidadoso para no lastimarla, porque un roce excesivo del clítoris puede ser muy doloroso. Una vez que la sientas mojada, entonces penétrala. Si puedes hacer que ella tenga los ojos vendados mientras realizas esta práctica será mucho mejor, así no sabrá en qué momento la penetrarás y ¡eso le excitará como no te imaginas!

3 Rózala con los dedos por todo su cuerpo
A veces abusas de tu fuerza a la hora de tener sexo. Pero a las mujeres, y como buen preámbulo para iniciar el rito sexual, nos gusta sentirnos tocadas y estremecidas de forma delicada (claro habra alguna que otra a la que le guste que la traten duro). Y lo mejor de todo, no es difícil para ustedes y tampoco requiere mucho esfuerzo.
Cuando ambos estén desnudos, toca con la punta de tus dedos su silueta o puntos que hagan que muera de placer, como: sus pezones, la planta de sus pies, sus antebrazos, rodillas, pantorrillas, codos, cuello, columna vertebral, ombligo y nalgas. Si sigues nuestras instrucciones, la tendrás muerta.
Lo importante es tocarla como si apenas quisieras acariciarla, es decir, no totalmente, sino rozándola con las yemas de tus dedos. Eso le causará una especie de cosquilla erótica que la preparará para el juego sexual.
(continuara...)
CORTESÍA DE GABILICIOUS