Los Sexosos

viernes, 13 de marzo de 2009

LOS 9 PASOS

Cómo mantener buena forma corporal si no se practica ejercicio con regularidad? Este enfoque puede aplicarse también a la sexualidad, pues para tener vida erótica plena es necesario ejercitar la pasión y ser constante. Al igual que en la actividad física, no toda la gente dedica tiempo y energía a su vida sexual, ya sea por cansancio, desconocimiento, prejuicios o insatisfacción con su aspecto físico.“Se estima que entre 33 y 40% de la población femenina sufre anorgasmia o ausencia de orgasmo; no obstante, el grupo de mujeres que sí alcanzan el clímax (42.7%) también puede lograr orgasmos múltiples”, señala el sexólogo Iván Arango de Montis, terapeuta y psiquiatra en la División de Servicios Clínicos de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC), y agrega que para lograrlo son fundamentales tres factores: autoconocimiento del cuerpo, permisividad para recibir estímulos eróticos y capacidad para solicitar placer.No está de más recordar que el orgasmo es breve episodio de liberación física donde confluyen aumento de tensión muscular, congestión sanguínea pélvica y sensación corporal de excitación. Se evidencia mediante contracciones rítmicas en la zona genital capaces de extenderse a todo el cuerpo, lo que resulta sumamente placentero.Radiografía del orgasmo femeninoDurante el encuentro erótico, besos, caricias y juegos sexuales incrementan el grado de excitación, la temperatura corporal y el deseo por alcanzar la cumbre del placer.“Las areolas se dilatan, aumenta el tamaño de los senos, los músculos vaginales se tornan elásticos y se abren para recibir al pene. Al mismo tiempo, los labios menores crecen hasta sobresalir entre los mayores mientras la pasión aumenta. Un instante antes del orgasmo, el clítoris endurecido se retrae, la vagina se estrecha y pulsa alrededor del órgano sexual masculino, en tanto el ano se contrae espasmódicamente”, detalla Alicia Gallotti, reconocida escritora y autora del libro Kamasutra para la mujer, entre otras obras.Al mismo tiempo, el aumento de temperatura de la piel ocasiona la aparición de rubor en rostro, pecho, cuello y espalda; por otra parte, la respiración se agita y los latidos del corazón se aceleran por la presión de la sangre. Es entonces cuando todo el cuerpo se estremece en vibrante orgasmo.Ese punto de máximo placer es como un estallido que genera intensas contracciones pélvicas incontroladas, que en algunas mujeres poseen tanta fuerza que les hacen perder la conciencia por momentos. “A mayor número de espasmos, más intenso y prolongado es el placer que se origina desde el clítoris e irradia agradable sensación a vulva y vagina, en ardiente oleada de calor que comienza en la zona pélvica y puede extenderse a todo el cuerpo”, señala Alicia Gallotti.Cabe destacar que la frecuencia de las contracciones es aproximadamente una por segundo, en tanto que la duración total del orgasmo se sitúa entre 3 y 12 segundos. Además, puede presentarse de las siguientes formas: * Resolutorio. Clímax intenso que se libera tras la fase de deseo y excitación. * De meseta o cresta de ola. Es menos fuerte que el anterior, pero se prolonga por más tiempo en oleadas sucesivas de placer. * Secuencial o múltiple. Son varios orgasmos sucesivos.Es importante mencionar que aproximadamente 70% de las mujeres necesitan estimulación directa del clítoris para alcanzar la cumbre del placer. Mantak Chia, maestro de tao (filosofía china que señala que la única constante del universo es el cambio y que percibe a la sexualidad como parte integral del ser humano), indica que esto “quizá se deba a que el nervio pudendo, relacionado con el clítoris, tiene más terminaciones nerviosas que el nervio pélvico, relacionado con la vagina. En la mayoría de las posturas sexuales el hombre estimula directamente la parte más sensible de su pene, el glande, mientras que la mujer sólo estimula indirectamente la parte más sensible de su anatomía sexual”.Placer múltipleDebido a sus condiciones hormonales y fisiológicas, cuando a la mujer se le sigue estimulando una vez que ha tenido su primer orgasmo, puede experimentar otros más. Ello significa que la capacidad orgásmica femenina no tiene límites, salvo cuando su energía se agota y el cuerpo le demanda descanso.¿Quiénes pueden lograrlo? Alicia Gallotti y el maestro Mantak Chia coinciden en que cualquier fémina capaz de: * Practicar el autoplacer. Las multiorgásmicas suelen recurrir a la masturbación, actividad que les permite conocer sus sensaciones y tener orgasmos desde edad temprana. A ello se suma el haber crecido en entorno más abierto a la exploración sexual. * Conocen sus puntos placenteros. Significa que han explorado su paisaje sexual (o han permitido a su compañero hacerlo), por lo que tienen bien identificados los lugares que les hacen vibrar. * Piden lo que desean. Son capaces de tener abierta comunicación con su pareja, a quien le expresan de manera verbal y no verbal lo que les gusta.Alcáncelo en 9 pasosSi bien para algunas mujeres es más fácil alcanzar el orgasmo múltiple, ello no significa que las demás no puedan hacerlo. Sólo hay que tener en mente que “el orgasmo es de quien lo trabaja”, así que una buena guía pueden ser los pasos sugeridos por el maestro Mantak Chia y la Dra. Rachel Carlton Abrams, en su obra La pareja multiorgásmica:
1. Debe creer. Muchas mujeres que se consideran incapaces de alcanzar el multiorgasmo descubren que no es así cuando, accidentalmente, consiguen un segundo clímax. Por tanto, crea que puede alcanzar el máximo placer más de una vez y trabaje conscientemente para conseguirlo.

2. Active la imaginación. Es el principal instrumento del deseo, así que siempre debe usarse. Si es de su agrado, puede revisar literatura o películas eróticas y compartirlas con su pareja, pues entre más fuerte sea su imaginación, se le facilitará incrementar la excitación a voluntad.

3. Puntos de placer. Las mujeres multiorgásmicas potencian su excitación recibiendo estimulación en distintos puntos erógenos. Para ello es preciso explorar el cuerpo a fin de identificarlos, y luego compartir la información con su contraparte.

4. El arte de la lengua. Si el vibrador es la forma más simple que tiene la mujer para alcanzar orgasmos durante la masturbación, el sexo oral es, probablemente, la manera más sencilla de tenerlo durante el encuentro sexual en pareja. Se ha observado que cuando el primer clímax se obtiene mediante la práctica mencionada, el siguiente se puede alcanzar a través de la penetración o coito acompañado con estimulación manual del clítoris, y los subsiguientes sólo con variaciones en las posiciones sexuales.

5. Provóquese. Se trata de técnica sexual capaz de incrementar la probabilidad de orgasmos múltiples. Consiste en que el compañero excite a la mujer hasta punto moderado y, a continuación, retire la estimulación. Después ésta se incrementa para que el grado de deseo se eleve por encima del punto alcanzado anteriormente, y así otras dos veces más. La finalidad es incrementar la intensidad del placer y almacenar gran cantidad de energía sexual, suficiente para alcanzar más de un orgasmo.

6. Búsquelo. Muchas mujeres comentan que han encontrado su punto G (pequeña zona del interior de la vagina cuya estimulación propicia un orgasmo más vigoroso) accidentalmente, a veces después de décadas de practicar el coito con el mismo compañero. Vale la pena que se exploren distintos ángulos de penetración con los dedos, pene o juguete sexual, ya que ello facilita la detección de alguna zona sensible; así, al contar con estimulación en dos puntos (clítoris y punto G) se obtiene placer prolongado.

7. Región pubococcígea. Hay otras investigaciones que hablan de la importancia de tener un tono adecuado del músculo que va del pubis al cóccix; dicha estructura se contrae de manera rítmica en el momento del clímax, lo que mejora la experiencia sexual. Para fortalecerlo, se recomienda realizar contracción tres veces al día en rutinas de 30 repeticiones (ejercicios de Kegel). Esto se logra al imitar la acción de retener la orina y después dejarla fluir.

8. Punto exacto. Es muy importante que durante los encuentros eróticos siempre sea estimulado el clítoris, ya sea que lo haga la pareja o la mujer.

9. Pedir ayuda. Para tener múltiples orgasmos es vital que pida a su contraparte lo que quiere y necesita. Tome en cuenta que la calidad de la relación sexual dependerá, entre otros factores, de su capacidad para comunicarse abiertamente.El mejor modo de llevar a la práctica estos nueve pasos es tomándolos de acuerdo a sus gustos personales, lo que significa que puede probar la combinación de los que mejor le funcionen. Por último, no se preocupe si no alcanza múltiples orgasmos la primera vez que lo intenta; considere que se trata de proceso exploratorio que le proporcionará sensuales compensaciones a lo largo del camino.

jueves, 5 de marzo de 2009

EL RAPIDIN

Que levante la mano, el que no se ha hechado un “rapidin”. Pueden ser en el coche, en el cine, en el parque, en la sala, en la casa de tus papás, en el cuarto del hermano, en una fiesta, etc, lo importante es saciar las ganas cuando no hay oportunidad o tiempo de ir a un hotel o un lugar más íntimo.
Aunque esos momentos suelen ser sumamente excitantes, no intentamos promoverlos, pues hay que tener presente que por las "prisas" se puede olvidar la protección y, con ello, aumentar el riesgo de alguna infección de transmisión sexual o de un embarazo; sin embargo, los sexólogos recomiendan estas prácticas sexuales cuando no se tiene el tiempo para planear una relación sexual o simplemente se está contra el tiempo.
Por ejemplo, para una pareja casada en la que ambos trabajan es complicado hacer el amor a cualquier hora, casi siempre es de noche o de día, lo que puede generar rutina. Los lugares ocasionales "no existen", lo común es en la recámara y de noche cuando ya se está relajado y dispuesto. Una pareja que no tenga estos problemas vive su sexualidad de una manera distinta y es en ellos donde los "rapidines" son muy comunes, a veces estos derivan de un
"faje", lo cual también es recomendable pues ayuda a la excitación.
Los encuentros sexuales de tipo expres obedecen, muchas veces, al deseo de una vida sexual plena y sobre todo muy activa. ¿Cuánta gente puede decir que vive su sexualidad plenamente? Seguro, muchos, pero también está comprobado que una vida sexual "insuficiente" es causante de rompimientos, divorcios, discusiones, infidelidades. El sexo, por consiguiente, debe tener un espacio. Para eso se necesita un lugar y tiempo, así que hay que buscarlo.
Creo que el lugar por experiencia para echarse un rapidin es el auto.. y no me dejaran mentir, entre la manejada... la manoseada, los besos apasionados en los altos de los semaforos... ufff la cosa puede terminar con el famoso rapidin en pleno auto. Otro lugar podria ser el cine.. pero de ese lugar me reservo mi comentario.
CORTESÍA DE GABILICIOUS