Los Sexosos

martes, 10 de febrero de 2009

RECUERDOS

Este es un pequeño relato que nos regala Priscila, muchas gracias, l@s invito a que manden sus relatos, chistes, notas, artículos, y demás material cachondo, erótico, sexy, sensual y anexas, por causas de fuerza mayor no puedo postear todo lo que me gustaría.
Gracias a tod@s, los que a pesar de todo siguen visitando este blogcito, que como siempre he dicho es de todos.
Él estaba dormido, o al menos eso aparentaba.
Yo, despierta, cansada de ver televisión,
con ganas de más, siempre más.
Recuerdo que estando en la cama, recargué
mi espalda contra la pared, así que quede de
tal forma que tenía enfrente de mis manos
a su riquísimo pene.
Yo no quería perturbar su sueño, no mientras
me pudiera aguantar y decirle que lo quería
dentro de mi en ese preciso instante.
Levanté mis piernas y las puse arriba de su cadera,
ya que él estaba acostado de lado, pero frente a mi.
Pasaban los minutos y él no despertaba!!!!!!
Tomé su pene (ya dije que me encantaba?) y
empecé a tocarlo, verlo, desearlo,
entonces vi que se está poniendo duro,
que su tamaño aumentaba y a mi se me hacía agua
la boca y algo más, pero él no se movía, dormía,
yo no pude esperar más tiempo y ese rico pene
lo metí a mi vagina, así como pude lo hice,
una, dos, seis, diez veces, y más mojada me sentía,
mis gemidos aumentaban, mis deseos porque me
penetrara fuertemente ya estaban en el cielo,
entonces el despertó y me dijo:
¿Quieres más verdad cabrona?
¿Quieres que te meta mi pito?
A esas alturas yo ya no podía ni hablar,
ya no estaba en este mundo.
Tiempo después, él me confesó que nunca estuvo
dormido, sólo tenía los ojos cerrados,
pero que le gustó mucho verme así,
desesperada, deseosa, con ganas de él,
hasta que ya no aguantó más y
me hizo el amor.

CORTESÍA DE PRISCILA