Los Sexosos

martes, 24 de noviembre de 2009

No me es suficiente, quiero otro tantito.


Hace unos días, vi en las noticias que Michelle Thompson, por fin había conseguido un novio que la complacia, esta noticia, no tendría ninguna relevancia, ni nada de interés, de no ser porque resulta que Michelle, es una mujer que padece un raro trastorno llamado Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Este síndrome, afecta solo al género femenino y su consecuencia es una excitación genital espontánea y persistente, con o sin orgasmo o congestión sanguínea genital. Fue documentado por primera vez por la doctora Sandra Leiblum en 2001, y no está relacionado con la hipersexualidad (conocida también como ninfomanía). Además de ser un trastorno muy inusual, se sabe que aquellas mujeres que lo padecen prefieren frecuentemente no informar de ello, ya que lo consideran vergonzante o embarazoso. Al contrario de lo que suele creerse, no está relacionado con ningún tipo de sensación de deseo sexual.

Pablo Wizenberg, médico psiquiatra especialista en trastornos de ansiedad y calidad de vida, explica que "no hay que confundirlo con alguien que vive excitado y busca la manera de complacerse y que lo logra. En este tipo de patologías por más que tenga relaciones nada es suficiente, enseguida necesita otra y no pasa por satisfacer. Por más que te masturbes o mantengas relaciones, nada alcanza y es una situación angustiosa. El límite es ese, la angustia permanente con la que se vive el tema". La excitación física provocada por este síndrome puede ser muy intensa, y persistir durante extensos períodos de tiempo, algunas veces días o incluso semanas. En ocasiones, el orgasmo puede calmar temporalmente los síntomas, pero estos retornan en cuestión de horas.

El doctor Juan Carlos Kusnetzoff, sexólogo especialista, afirma que la persona que sufre de este síndrome "de pronto tiene excitación sexual pero de ninguna manera tiene que ver con tomar algún afrodisíaco sino que tiene que ver con un cuadro maníaco, donde la persona no busca tener relaciones para satisfacerse y nada mas." Él aclara que "la obtención del orgasmo es apenas una cuestión pequeña en relación a todos los otros problemas que trae este tipo de cuadro". El doctor Wizenberg aclara que "Este síndrome que necesita la satisfacción permanente. Produce mucha angustia y deja a la persona en una situación no armónica y descolocada porque no es fácil estar agotando esa excitación. Pertenece a la psiquiatría porque son personas que viven con un monto de angustia muy importante. Es algo casi compulsivo, con frustraciones y perturbaciones psicológicas".

Todavía no se conoce lo suficiente acerca de este síndrome como para saber sus causas en profundidad. Se cree que es consecuencia de una irregularidad en los nervios sensoriales y que afecta más a mujeres atravesando la post-menopausia (de 40/50 años) o aquellas que siguen tratamientos hormonales. El Dr Kusnetzoff destaca el hecho de que "es un cuadro donde se disparan los neurotransmisores y no tiene ningún sentido sexual. El tratamiento es psiquiátrico, se trata con psicofármacos sedantes y durante mucho tiempo, no hay otra opción". Aunque no tiene cura, puede ser bien llevado mediante un tratamiento psicológico que ayuda a tratar y mejorar los síntomas. Wizenberg afirma que lo ideal es una "consulta con un psiquiatra para hacer una evaluación y en muchos casos una terapia conductiva con medicación".


No tengo la menor idea de como sería vivir con una condición como esa, pero creo, que el sexo, como todo lo bueno de la vida, se debe de disfrutar con moderación, para no perderle el gusto, claro que en un caso como este, no está en las manos de los pacientes controlar sus deseos, y tampoco tengo idea, si ese deseo constante la ha hecho perder la dimensión de lo placentero que es gozar de una relación sexual, pero que bueno que Michelle se encontró por fin con la horma de su zapato, a quien debe de cantarle esa canción del buen Juanga "No vale la pena, no me es suficiente, quiero otro tantito, son muy pocos orgasmos, para una enamorada"

FUENTE

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues la neta que Puta Envidia me da esa Pinche vieja, ya que yo Nunca he sentido esa sensacion del ORGASMO, y tengo mi novio el cual lo amo como anada en el mundo pero nada mas no puedo!!! INTENTO E INTENTO Y NO MAS NO!!!!!!

Ya mi sexologo me comento que me masturbara pero como que en eso estoy y no me exito ademas me dijo que comprar un vibrador de eso que estimulan el punto G y el clitoris pero saben cuanto cuestan???? El que me gusto cuesta $2000!!!!!!!!!!

QUIERO SENTIR UN ORGASMO Y NO PUEDO!!! ESO ME TIENE FRUSTRADA!!! Y TRISTE :(

Creo que

Ross dijo...

hola doña Susan!
hola a todos y todas

interesante artículo
pero como bien lo dice
es para "disfrutarlo"
que es un plaser
excepcional, sin embargo
considero que no ha
de ser muy agradable
sentir todo momento
esa sensación y lo peor
es no siempre encontrar
la satisfacción que
su cuerpo..(ojo no ella)
le grita desesperado.

que bueno que ha encontrado
la "horma de su zapato" =)

irving salas dijo...

Io t puedo ayudar, sólo si si o no!!!

irving salas dijo...

Io t puedo ayudar, sólo si si o no!!!