Los Sexosos

martes, 10 de noviembre de 2009

Mi amada obsesión

Aquí les dejo un relato que amablemente nos comparte un compañero, para calentar un poco el ambiente, que buena falta hace, espero que les agrade y lo disfruten. Gracias por tan valiosa colaboración.

Antes que nada quiero comentar que este es un relato 100% real, no es tan fogoso como los otros que se pueden encontrar aquí, pero es verídico.
Para comenzar quiero comentarles que soy de México, no soy musculoso, no atlético, ni un adonis como en otros relatos que se pueden leer aquí, soy un hombre normal, pero eso si, ni chaparro ni barrigón, una vez hechas estas aclaraciones comienzo con mi relato.

Soy un hombre casado ya por varios años aunque no feliz ya que siempre he tenido discusiones con mi esposa por niñerías, por lo que la relación estaba en un punto muy bajo y solo me mantenía junto a ella por los niños los cuales son los únicos que me conservaban cuerdo fuera de la depresión. Yo deseaba siempre inconscientemente encontrar a mi media mitad que me complementara, por lo que al presentárseme la ocasión no dudé en tomarla.
Todo comenzó hace como un año, por motivos propios de la empresa a la que le trabajábamos (soy programador) cerraron los puertos para el mensajero que utilizábamos para comunicarnos los que ahí programábamos, por lo que el grupo de programadores de la consultoría para la que trabajo tuvimos que buscar una forma de poder comunicarnos entre sí para consultarnos la forma de programar una u otra cosa que se nos atorara, esto debido a que estábamos repartidos en dos pisos del edificio y era algo molesto tener que levantarse de nuestro lugar para ir a consultar al compañero. Por tal motivo instalamos un programa de telefonía y chat por internet, con el fin de suplir la deficiencia que contábamos para nuestra comunicación.
Uno de esos días, después de regresar de comer, me encontré que me habían mandado un mensaje en el chat con un nick de mujer, y como ya me había pasado con el otro mensajero, pensé que me habían confundido, por lo que me contacté con la persona del nick exponiéndole que podría estar en un error y no ser yo a quien deseaba buscar y cual fue mi sorpresa cuando me dijo que era conmigo con quien deseaba platicar, que me había contactado para comenzar una amistad si yo lo deseaba. Al platicar con ella se fue dando la química por lo que comenzamos a hacerlo cotidianamente.

A través del tiempo nos fuimos haciendo cada vez más allegados por lo que nos contábamos intimidades frecuentemente nos pedíamos consejo. La relación comenzó a tomar un giro cada vez más íntimo hasta llegar a tener candentes citas virtuales donde comenzamos a explorar lo que haríamos de tener oportunidad de tener sexo. Cada vez nos hacíamos más aficionados a terminar las pláticas teniendo dichas “citas” virtuales hasta que en una ocasión le propuse ir a verla a su trabajo y ver si lográbamos sentir lo mismo que en nuestras citas estando frente a frente, por lo que aprovechando un día no laborable en la empresa me atrevía a ir a buscarla.
La espera para encontrarnos (solo nos habíamos mandado una foto de cada uno y eso al principio para conocernos) fue torturante ya que a través del tiempo me había enamorado de ella, por lo que ardía en deseos de poder estar juntos. Lo primero que hicimos fue saludarnos (algo nerviosos los dos) y siendo algo osado la besé en los labios sin previo aviso lo que la dejó más nerviosa de lo que estaba.
Una vez juntos salimos a comer para platicar un poco y romper el hielo de la primera cita lo cual aprovechamos para darnos ya sin problemas besos muy apasionados. Al salir del restaurant la situación ya era diferente de cuando se había entrado ya que habíamos constatado que lo que sentíamos el uno por el otro era real. Quizás fue una falta de mi parte, y al pasar por un hotel le dije en broma, pero con ganas de que aceptara: ¿entramos? Y ella aceptó.
Una vez cerrada la puerta del cuarto, más tardamos en entrar que en estar abrazados besándonos apasionadamente, fue un momento mágico, solo pensaba en ella y en no dejar que se me escapara de los brazos. Nos fuimos acercando a la cama poco a poco, acariciándonos y cada vez con menos prendas
cada uno, hasta que al llegar a la cama nos encontrábamos desnudos y sintiendo el contacto de nuestra piel.
Lo primero que hice al recostarla fue el prenderme de sus hermosos pechos, saborearlos, besarlos todos, acariciarlos con mis manos que tanto habían deseado tenerlos. Comencé a pasar mi lengua por sus pezones que reaccionaron irguiéndose e invitando a jugar con ellos con la lengua. En ese momento ella solo acertaba a decir: "por favor penétrame, penétrame, te quiero dentro de mí" a lo que dejando de disfrutar sus grandiosos pechos me alejé para contemplarla por un momento, que hermosa mujer estaba conmigo! solo de estar cerca de ella me embriagaba el deseo de estar con ella haciéndole el amor, por lo que sin tardanza me recosté sobre ella, pasando mi pene entre los labios de su “cosita”.
No había comenzado a estimularla cuando ella, abrazada de mí nos dio la vuelta dejándome a mi de espaldas a la cama, y tomando mi pene, se sentó lentamente en él, no puedo describir lo grandioso que es sentir como iba entrando en ella, ni lo bien que nos acoplábamos los dos, parecía que estábamos hechos el uno para el otro ya que nos acoplábamos a la perfección.
Una vez que terminó de introducirme dentro de ella comenzó a cabalgarme como posesa, era maravilloso ver como disfrutaba al hacer el amor, ella hacía que el hacer el amor fuera todo un arte por lo que deseando yo que disfrutara al máximo me apliqué hasta que logré que llegara a tener dos orgasmos seguidos sin yo llegar todavía. Una vez que llegó ella a su segundo orgasmo, ella estaba en como en un trance disfrutando cada momento, tenía la vista perdida y respiraba rápidamente por lo que la abracé y la puse ahora a ella sobre la cama, le levanté las piernas y comencé ahora yo a moverme rápidamente, sentí como iba yo a terminar por lo que se lo avisé, a lo que me respondió: "si, si, termina en mí, quiero sentirte dentro de mi cuando termines". Fue la eyaculación más placentera que haya yo tenido en mi vida.
Una vez que termine nos recostamos abrazados besándonos y quedando que la siguiente vez sería mejor.
Aguardo sus comentarios, si desean saber que pasó en nuestra segunda cita por favor háganmelo saber.
Cortesía de Anónimo

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Obvio que en lo personal me dejaste con ganas de saber masssssss!!! mucho mas!!!!

muy buen relato ;)

Lamia dijo...

Yo si quiero saber que mas paso

Saludos!

мαуяα мαтoѕ dijo...

!!!! OMG quiero saber q paso!! iluminanos!!!!

Oscar López dijo...

Susanita, espero te haya agradado el relato, ya envié el nuevo relato, espero te agrade.

Saludos

Chica de Malas dijo...

Wow!! cada vez son más casos de los cuales se entera uno que se puede hacer realidad eso de pasar de la amistad virtual al amor en vivo y en directo!!!
Para cuándo el siguiente relato??
Saludos

Azael dijo...

Echenle agua al blog!!!

Keniposa dijo...

wow.. hechenme agua jajajaj


siii io quiero saber que pasoooooo

Ross dijo...

Me imagino que fué
mucho mejor que
como lo imaginaste!

estaré ansiosa de saber más.

saludos a todos y todas!

Susanita dijo...

Gracias Oscar, yo ya sé que pasoooo!!!! pasando el puente les posteo la segunda parte ;)

Flor de Asfalto dijo...

Como que pasando el puente???!!!

Queremos la continuacion AHORA!!

Muy buen relato!!