Los Sexosos

martes, 20 de enero de 2009

SON LAS 2 DE LA TARDE

Pues con relatos como este, seguro que me vuelve lo sexxxosa pronto. Gracias Gabilicious, si pudieras escuchar, ¡escucharías mis aplausos!
Entré a mi cuarto a dormir la siesta. Bajé bien la persiana y me aseguré de que la puerta tuviera doble llave, faltaba una vuelta, tiré por las dudas y descubrí la rendija de la cerradura. Tomé un corpiño y lo colgué tapando el agujerito. Encendí el equipo de música y puse música bajita. Miré a mi alrededor, necesitaba algo, algo que me diera ganas...
Busqué por los estantes de la cocina que sostienen libros, busqué aquí y allá en silencio, volví al baño, salí. No había desodorantes, ni juguetes, ni adminículos susceptibles de ser usados para lo que yo quería. La música seguía sonando. Ví las velas...algunas pequeñas y redondas, otra casi entera...ésta tal vez. La observé y me resultó muy fina, tal vez con ésta....fui al otro mueble y tomé un preservativo. Lo abrí. Coloqué la primer vela y luego la otra más corta y noté que quedaba el globito vacío en el fondo, así que tomé una pequeña sin usar; su punta de cohete calzó perfectamente en el espacio ése. Anudé el forro y coloqué otro por seguridad. Fui al baño, tomé una crema rica hidratante y caminé. Llegué al borde de mi cama. Está situada frente a la puerta, sobre el suelo, es de una plaza, rodeada de tres inmensos almohadones...está deshecha desde hoy por la mañana. La estiro un poco así nomás para estar cómoda. Me saco las botas y me siento boca arriba mirando hacia la puerta. Me levanto la falda y la enrollo en mi cintura dejándome todo al aire. Me estiro y tomo los almohadones, los apoyo a mis espaldas para permanecer sentada y así verme la vulva mientras me masturbo. Mis pies descalzos, casi se tocan y mi sexo, totalmente abierto y desnudo, iluminado por la luz de la tarde se cuela a través del vidrio opaco justo frente a la puerta.
Mi vagina...comienzo a tocarla con mi diestra. Me mojo los dedos con saliva y la acaricio, mi respiración agitándose, puedo oírme y el placer comienza a llegar a cada cuadradito de mi piel desde el clítoris...pienso cómo me gustaría sentir el ritmo de tus pelotas sobre mi clítoris, mientras estoy en cuatro y tu agarrado de mis nalgas y me cojés y me cojés...el acolchado de tus huevos cuando se ponen tiesos y te descontrolás conmigo calzada. Dame tu verga para tragármela, quiero verte saltar desde el pito los chorros calientes de leche, dámelos en la garganta, haz que me atragante por el inesperado lechazo. Quiero oírte los gritos del placer, lo visceral de tu voz cuando el orgasmo te toca los talones... que pedazo de carne caliente, tengo sed, dámela estoy sedienta...
Respiro fuerte intentando no gemir, el placer me invade, doy pequeños golpecitos a mi clítoris, ya está duro. Me toco los labios con los dedos ensalivados, los observo un poco más oscuros en ambos bordes, gruesos, rosados, hinchados por la excitación. Juego con la entrada a mi cuerpo que se ofrece como una madreselva carnívora, y aunque no quiero, no puedo evitar que el dedo mayor se me escape a penetrarme un poquito...mi respirar fuerte se convierte entonces en palabras cortadas de goce, de placer privado y la sangre entera siente un golpe de energía y comienzo inevitablemente a gemir....despacito, quería que fuera de apoco y durara mucho más... Estoy muy excitada. Me detuve. Inmediatamente mis dedos siguieron sin pedirme permiso y sucedió de vuelta: el mayor se metía y salía todo, se metía y salía ...cada vez más adentro, hasta llegar a tocarme el interior completo....
Respiraba dificultosa y tenía los pezones erectos y el flujo calentito y la carne se me había incendiado...No podía detenerme y así como estaba, masajeándome, tomé el tarro de crema con parte de esa mano y con la otra destapé el pote. Solo por un segundo me solté la vagina para poner el dedo en la crema, abrí mi sexo y deliberadamente encremé la entrada de carne caliente, por los bordes vulvares y hacia adentro. Mi diestra volvió al clítoris y la otra tomó el instrumento.
Muy, muy lentamente y en éxtasis, me empecé a penetrar...no sábes lo divino que me sentí al hacerlo entrar....fue con ritmo entrecortado, no armónico, con la velocidad lenta que nos dice el placer. Te imaginé sentado en esa silla frente a mí, totalmente desnudo y descalzo, los pies apoyados en el piso, tu pene en la mano totalmente dura y gimiendo por la calentura que te produce estar viéndome frente a ti, así en este vicio privado y fuera de control, pajeándome con algo adentro que me hace estremecer de goce.
Por un instante suelto el instrumento y las paredes internas de mi cuerpo lo aprisionan porque estoy muy caliente, a punto de acabar, el orgasmo está dándome el primer aviso...solté totalmente lo que tenía dentro mío y la presión de las paredes lo expulsaron para afuera cómo si estuviera evacuando, se me salía, lo empujé otra vez para adentro y un gritito se me escapó porque me gusta mucho la sensación, otra vez suelto, casi se sale devuelta de mi cuerpo expulsado por los músculos de mi vagina. Entonces lo tomo firmemente y lo hago entrar y salir de mí, mientras mi diestra sobre el clítoris ensaya circulitos concéntricos, mi aparato sigue entrándome y saliéndome con la otra mano. Sensaciones deliciosas para mi cuerpo.
De pronto: me detengo, quiero gozar un poco más. Me siento el clítoris y lo veo latir. Lo observo latir como si fuera un animal que se está tragando con sus labios de vulva a ése consolador que me elaboré. En cuanto vuelvo a tocarme es ya para no parar y entonces descubro que si golpeteo sobre mi clítoris color rojo fuerte, que ha comenzado a latir desmesuradamente, mi concha devora desesperada a ese aparato y se abre para tragarlo entero, presiono hacia el fondo y grito de goce, ya no lo deja ir y el golpeteo, que delicia, con el índice y el mayor, como tocando un piano de una única tecla con dos dedos, uno por vez. Ya acabo, veo las tres velas que brillan debajo del látex y me lo meto hasta el fondo. Tengo un orgasmo padre, lleno de contracciones que estiran mi cabeza como a un látigo desde mi vagina, subiendo por mis nervios y sacudiéndolos...estallo de placer y no paro de gozar hasta el último temblor...hasta el último, ya imperceptible, delicioso...
Los labios agarrados al látex. Lo aprisionan un rato, la mano exhausta sobre el pubis...de a poco intento liberarme del objeto de placer. Lo observo brillar de fluido, huelo a sexo, a leche y a saciedad. Escucho la música aún sonando.

9 comentarios:

Azael dijo...

Soy el primero en comentar, que bien...

Entonces le gané a todos.

Leyendo, se me ocurrio algo. Creo que te lo mandaré Suxxx..

(Como sigues?)

Azael dijo...

Se me siguen ocurriendo buenas historias... pero insisto cuanta densidad en el relato...

Espero sus ganas se hayan saciado, y las velas sean solo un instrumento que se prende con fuego, el fuego que encontro en tu cuerpo...

Que relatos Gabi, que relatos....

° gabi ° dijo...

Aza!!

Todo sea por que se levante el libido a la buena Suxxx :)

Yo tambien, como tu Aza, ando inspirada... a ver que otros relatos me salen..

jo jo jo

hortografika dijo...

Wow!

Toño dijo...

hay nanita¡¡¡
pero que ya no hay moral en este mundo¡¡¡?
cuanta calentura, muchacha eso que hiciste esta muy mal, muy mal!!
hubieras hablado!!!!!

Saludos a todos, susaniux, repongase bien pronto, que aqui sus lectores estamos ansiosos de un relato suyo.

Mata Hari dijo...

Definitivamente tengo que ir a comprarme un cirio pascual!!! ....ah no verdad jajajajajaja

buen relato Gaby!!!

Susaniuxxx, te mando un abrazo, cuidate mucho!

Hugo dijo...

Que delicioso relato, me encantan las imagenes que haces se presenten, tu abierta, gozando, sintiendo...
Voto por que a diario nos des mas probaditas de estas, es riquisimo.
besos

Alicia en el país de no pasa nada dijo...

ORALE QUE ORIGINAL!

SALUDOS

YA SEME HACIA RARO Q NO PUBLICARAN NADA

Paula Consve dijo...

rico rico