Los Sexosos

miércoles, 17 de diciembre de 2008

CURIOSIDADES DEL SEXO


1.- El corazón puede llegar a 180 pulsaciones por minuto durante un orgasmo.

2.- Hasta que son jóvenes adultos, los hombres pueden llegar a experimentar 10 erecciones diarias. La razón es, como no, hormonal. Sus niveles de testosterona hasta que maduran suelen ser muy altos.


3.- El 48% de las consultas al médico de cabecera sobre sexualidad son sobre disfunción eréctil. La siguiente consulta más común es la eyaculación precoz.


4.- En un estudio reciente con 751 personas en el Centro de Estudios Sexuales y Maritales de Long Beach, California, en EE.UU., se estableció el récord de 134 orgasmos femeninos en el transcurso de una hora, mientras que el más potente de los varones no pasó de los 16 orgasmos.


5.- Un 10% de la población no siente ningún tipo de atracción por ningún género, ni masculino, ni femenino. Vamos, que no se excitan con el contacto con otros seres humanos sean del sexo que sean. Son totalmente asexuales.


6.- Durante el beso, unas 40 mil bacterias pasan de una boca a otra, pero la mayoría son inofensivas, y además nuestra saliva contiene sustancias desinfectantes. La ciencia dice que besarse sí es saludable, pues además de ejercitar unos 30 músculos faciales, besar a tu pareja con constancia activa tu circulación sanguínea y mejora su autoestima. Estadísticamente las personas que lo hacen viven más años y sufren menos enfermedades. Posiblemente esto se deba a que el beso moviliza secreciones hormonales que funcionan como analgésicos y fortalecen las defensas del organismo.


7.- Después del orgasmo obtenido en la relación sexual o en la masturbación, se concilia el sueño con más facilidad. Los estudios creen que la actividad sexual favorece el sueño, en parte debido a la acción de las hormonas y las sustancias cerebrales.


8.- Cuando un hombre tiene una erección, sus testículos pueden aumentar en un 50%.


9.- Cada testículo produce unos 150 millones de espermatozoides cada día.


10.- El orgasmo masculino dura entre 3 y 8 segundos. En casos excepcionales puede llegar a 10 segundos.


11.- Un hombre eyacula aproximadamente 7,200 veces en su vida, de estas 7,200, 2,000 serán por masturbación


12.- Durante la eyaculación el semen alcanza una velocidad de 45 kilómetros por hora.


13.- El hombre tiene un promedio de 11 erecciones durante el día, y durante la noche, unas 9.


14.- Las primeras erecciones del hombre se dan en el último trimestre del embarazo, cuando aun

son fetos.


15.- Los espermatozoides necesarios para duplicar la población mundial actual entrarían en la circunferencia de una aspirina. Los óvulos necesarios para duplicar la población mundial entrarían en el huevo de una gallina.


16.- Aproximadamente el 90% de las mujeres ha fingido alguna vez un orgasmo, la mayoría de ellas para complacer a su pareja.


17.- Durante el juego erótico, los pechos pueden aumentar de tamaño en hasta un 25%


18.- El tejido que rodea el pene es más resistente que el que rodea el cerebro.


19.-En Indonesia, masturbarse está penado con la horca, así que hay que ser muy discreto y
cuidadoso en el momento de los autoplaceres.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

UNA TARDE DE PELICULAS

Llego este relato, y me piden anonimato, lo respeto.
Pero sin duda, es uno de los relatos más lindos que han llegado a este blogcito. Gracias.


-¿Qué padre esperaría que su hijo de 20 años sea virgen?- Dije a voz burlona una tarde de películas.
Éramos amigos, de esos que se la pasan juntos, que se sonríen escondiendo un sentimiento y se rozan los dedos esperando que alguien reaccione.
Ciertamente, hace poco que volvía a mi vida o yo a la suya; un antiguo amor que resurgió de las cenizas estaba haciendo un incendio en los interiores de mi corazón.
Había perdido la fe en el amor, podría producirles risa ¿A los 20 años uno qué sabe?, pero realmente estaba en mi papel de convencida.
Él tenía el corazón roto, creo que yo también, pero al paso del tiempo algo empolvado estaba golpeándome el pecho.
Entre juegos, comentarios atinados, luces tenues, noches de luna llena y playa… no sé cuándo pasó pero una noche en medio de la oscuridad, en la sala de mi casa, tenía sus labios tan cerca de los míos, ¿Cómo resistirme, como apartarme sí latía tan fuerte y lo escuchaba latir? Me aturdía, me estremecía.
Sus labios en mi cuerpo, primero el rostro, después la boca, en algún momento mi cuello. Y las manos jugaron, y el cuerpo se hizo partidario; esa danza de encuentro, frenesí de un sentimiento en llamas.
Reaccionaria subí mi pierna sus muslos, él me sujeto y levantó mi cuerpo, estaba sobre sus piernas con medio pecho desnudo y los ojos cerrados.
Sujetos a un beso, el mismo que inicio la escena, sujetos de los dedos, los pies, y hasta el cabello.
Resurge de la oscuridad esa sensación de entrega.
No era mi primer encuentro sexual, pero sí el más intenso, no sabía si era un juego, pero ya era tarde; me había enamorado, tenía mi corazón, mi piel y mi vida en sus manos, sobre sus piernas. Comenzaba la historia y yo con el pecho desnudo y los ojos cerrados había entregado mi cuerpo a un amigo de tardes de películas y noches de playa y luna llena.
Para entonces abrí los ojos y lo vi, temblaba, tenía los ojos nerviosos y la piel cálida, sujeto a mis manos, enlazado a mi cuerpo.
Había encontrado el amor, en un viejo amor, había vuelto al punto de partida.
Cuantas veces gire buscándolo.
Lo tenía bajo mis piernas, tocando mi espalda, descubriéndome.
Lo tengo ahora, leyendo mi ser, escribiendo mi futuro, lo tengo en cada huella de pasión en la piel, en cada gemido de entrega y cada promesa de latidos profundos.
No era mi primer encuentro sexual, pero sí el más importante.

sábado, 6 de diciembre de 2008

ESTABAS DESCUIDADA


Estabas descuidada y te tome de la cadera,

deslize mis manos con avidez, fuera pantalón.


Te quedaste en tus pequeñas bragas frente a mi,

te mire y no repare en echarme sobre ti,

corriste y te sentaste en la cama, luego…


Abriste las piernas, me ofreciste tu cuerpo,

me dabas de beber de fuente de vida,

me acerque, te acaricie, te bese los senos,

tus pezones se irguieron con mi lengua.


Y ahí estabas, tendida, indefensa, pulcra,

bella, no tuve mas deseo que estar dentro,

te tome de la cintura, te bese el cuello,

después, no recuerdo, todo es borroso,

todo se fue en jadeos y mucho movimiento.

jueves, 4 de diciembre de 2008

MIEDOS


El otro día leía en tu blog, en Las 50 Cosas que la mujer no debe hacer con un hombre:


13.-Los complejos: el “me siento fea” no les deja concentrarse.


Si se acuesta contigo es porque le gustas.

Probablemente para algunas mujeres esto no represente un problema, pero habemos muchas mortales, que hemos vivido toda nuestra vida con ese complejo. Mientras duró mi relación con E. siempre desconfíe de sus motivos para estar conmigo, al principio pensé que quería ganar una apuesta por acostarse conmigo.

Pasaron meses y yo seguía con esa creencia.

A pesar de que los 2 disfrutabamos bastante el sexo, siempre había algo que me reprimía, que me hacía querer esconderme de él.

Creo que cuando las mujeres no somos esbeltas, bonitas o de plano no estamos buenotas, si no tenemos la suficiente seguridad en nosotras mismas, tenemos la tendencia a creer que alguien que se acuesta con nosotras lo hace con cualquier fin, menos pasarse un rato agradable con nosotras.

Hasta mucho después me di cuenta de que el adoraba el sexo conmigo por que era su amante complaciente, lo que era el sexo normal para mi, para su experiencia era, algo vedado o lo que no se debe hacer.


Otro de mis traumas era:


8.-Decirle que apague la luz: hacerlo con la luz encendida no es pornográfico.


Alguna vez con E. apagué las luces de la habitación, no quería que viera mis lonjitas, la celulitis de mis piernas o la cicatriz que me quedó después de que me extirparon la vesícula.

Él la prendió y apreció con detenimiento cada una de mis curvas, por exagerada que fuera.

La verdad que un hombre puede hacerte sentir que se acuesta con Marylin Monroe, con sólo dirigirte una mirada apreciativa y sensual.

A mí me ayudo a sentirme más segura y a creer esa frase, si se acuesta contigo es por que le gustas, y remato la frase bromeando, "aunque sus gustos son muy raros"


Esta semana tuve un encuentro con mi ex amante, y todo fue igual que ayer, y quizás como siempre lo será.

En un arranque de coraje, me acosté con otro hombre y la experiencia no fue digna de relatarse, más que por mencionar la ternura de aquel hombre.

En cuanto hubo oportunidad, se lo dije, y obtuvé la reacción que buscaba. Mientras hacíamos el amor como locos, me preguntaba una y otra vez, ¿quién es? dime quien es....

Mientras me penetraba apasionado, me preguntaba, ¿te hizo esto? ¿te hizo sentir asi?

Y besaba con fervor mis pechos y mordisqueba mis pezones y me decía que solo eran suyos, que no podía dárselos a nadie más.

Ahí me di cuenta de que le gusto, a pesar de lo vivido y lo pasado, le sigo gustando, a pesar de mis lonjitas, mis miedos y mis prejuicios.

No hay futuro para esta relación, es más, yo tomé esta última vez, como la despedida que no nos dimos antes.

Aunque me duele perder al mejor amante que he tenido.

Muchos saludos, desde el laberinto de mis pensamientos...

miércoles, 3 de diciembre de 2008

HOMBRES AL BORDE DE LA ENCUESTA


El portal askmen.com ha realizado una encuesta entre sus lectores en la que han participado mas de 75.000 hombres con un promedio de edad de 30 años: 2008 Great Male Survey. Algunos datos de interés son:
-El 70% cree que el matrimonio es una institución necesaria; el 4% piensa que es una institución muerta.
-El 29% cambiaría de su pareja, si pudiera, el apetito sexual; un 22% no cambiaría nada de ella.
-El 59% no ha pagado por tener sexo con una prostituta ni lo haría jamas; el 19% lo ha hecho en al menos una ocasión.
-El 43% prefiere a las chicas sin vello púbico; el 41% prefiere a las chicas que llevan el vello púbico recortado.
-El 35% no ha dejado jamas que una chica le estimule analmente ni dejaría que lo hiciera; el 29% dice disfrutar de
la estimulacion anal.
-El 69% nunca engañaría a su pareja.
-El 57% cocina en su casa y disfruta haciéndolo.
-El 42% se sentiría incomodo si una doctora tuviera que examinar sus genitales.
-El 55% cree que lo que mas aprecia una mujer del cuerpo masculino son los abdominales.
-El 42% no se molestaría en formar una relación con una mujer que no tuviera madera de esposa.
-El 84% cree que en los procesos de divorcio los hombres acaban “jodidos” por los tribunales.
-El 34% no dejaría a su chica si esta se volviera gorda; un 59% si lo haría (alegando motivos varios).
-El 48% afirma usar el sentido del humor como principal arma para conquistar a una chica; el 20% dice usar la inteligencia.
-El 44% cree que el hombre debe pagar los gastos de la mayor parte de las citas (cenas y demás) hasta que se forme una relación estable; el 17% cree que debe pagar lo mismo que ella.
-El 54% cree que una chica le estaría traicionando si besara a otro hombre.
-El 51% afirma no tener miedo a los compromisos; el 25% teme comprometerse con la persona equivocada.
-El 42% no tendría reparos por quedar con una chica que tuviera muchos amigos, pero se preocuparía por la relación de ella con estos; un 22% no quedaría con una chica que tuviera muchos amigos.
-El 60% cree que una pareja debe convivir bajo el mismo techo antes de llegar al matrimonio, considerándolo como una buena prueba prematrimonial; el 9% cree que esto no es moralmente aceptable.
-El 45% vería con malos ojos que su pareja siguiera en contacto con sus ex; el 42% no le daría importancia si solo fueran contactos ocasionales.
-El 82% no tendría reparos en tener una pareja con ingresos mas elevados que los suyos; el 7% si tendría reparos.
-El 79% no tendría reparos en tener una pareja con mayor inteligencia que la suya; el 9% si tendría reparos.
-El 68% cree que una pareja sexualmente sana ha de practicar sexo múltiples veces por semana; el 17% cree que basta con una vez a la semana.
-El 39% emplea entre 15 y 30 minutos en hacer el amor; el 24% emplea entre 30 y 60 minutos.
-El 59% cree que el sexo es de crucial importancia en una relación, y cree que esta no sobreviviría sin sexo regular y de calidad.
-El 60% jamas ha engañado a una mujer diciéndole que la amaba para acostarse con ella, ni lo haría jamas.
-El 50% comparte sus fantasías sexuales con su pareja; el otro 50% no lo hace por diversas razones.
-El 73% ha fantaseado sexualmente con las novias o esposas de sus amigos.
-El 51% no tendría reparos en tomar píldoras anticonceptivas para hombres.
-El 59% piensa que seria capaz de saber si una chica esta fingiendo un orgasmo, pero no esta convencido de si seria capaz de decírselo a ella; el 29% afirma que se daría cuenta y se lo diría a ella.
-El 88% se sentiría ofendido si una chica fingiera un orgasmo en la cama.
-El 65% nunca ha fingido un orgasmo en la cama; el 23% lo ha hecho en mas de una ocasión.
-El 51% se alargaría el pene si pudiera hacerlo; el 49% afirma ser feliz con
el tamaño de su pene.
-El 61% nunca ha formado un trío en la cama pero le gustaría hacerlo.
-El 63% se masturba con
material pornográfico; el 28% usa la imaginación.
-El 44% se sentiría incomodo con su pareja si esta hubiera tenido mas de 5 relaciones formales previas; el 25% pone el limite en 10 parejas previas.
-El 85% elegiría la penetración vaginal si tuviera que escoger una única practica sexual para el resto de su vida; el 10% elegiría recibir sexo oral.
Ante la pregunta “¿Alguna vez has derramado lagrimas por una mujer?” se obtuvieron los siguientes resultados:
-El 36% lo hizo a solas y en secreto.
-El 32% lo hizo frente a ella (tonto).
-El 23% NO lo hizo nunca.
-El 5% lo hizo frente a un amigo.
-El 4% lo hizo frente a un familiar.
——————–
Pregunta: ¿Has llorado alguna vez por amor o desamor?

miércoles, 26 de noviembre de 2008

EL POST # 100

Pues hemos llegado al post #100, y yo sigo con un pequeño problema de inspiración, y con la impotencia de contemplar días y días una hoja en blanco, por suerte, es la única impotencia que hay ante mi.

Así que decidí abrir mi archivito de recuerdos, cuando todavía escriba con pluma y papel, y me encontré este poemita que escribí, a la tierna edad de 15 años.

Datos curiosos ¡todavía era señorita! ¡era muy seria! ¡y era timida! pero ya pintaba para sexosa.

Aunque aún no le había dado gusto al cuerpo, tenía un muso, que me inspiraba poemitas por el estilo, ese muso nunca me hizo caso.


Que húmedo está mi cuerpo
Provocado por tus besos
Dormida está mi mente
Ante tus palabras que me estremecen

Perdida está mi vida
Ante tus caricias
Y mis sentidos gritan
Que te pertenecen

Yo, solo puedo despertar entre tus brazos
No existe otro ser
Que me de la vida que me estás dando.

No hay hombre, que no seas tú,
Sobre la tierra
Que al besarme
Haga que me someta
Y que pierda la razón entera

Yo no se si es vida, o es muerte
Lo que me entregas

Yo no se si eres un ángel
O un demonio que me excita

Ya no se nada, vida entre la vida,
Porque otra vez me besas
Y con un beso me dominas.

lunes, 24 de noviembre de 2008

DULCE NOVIEMBRE

Y no hablo de la película protagonizada por Keaunu Reeves y Charlize Theron.
Este es un artículo que nos comparte nuestra querida Gabilicious, aunque la foto y el titulo de la pelí, le quedo como anillo al dedo.



Heme aquí sentada, chutandome una revista de ciencia alemana. Estoy tomando un tecito para calentarme de estas nidrigas temperaturas de invierno Europeo.

Lo que mando es una traducción de un artículo, que en lo personal se me hizo muy interesante.


Cielo gris, y días festivos que nos recuerdan a los muertos.

El mes de Noviembre tiene tendencia a ser catalogado como uno de los meses mas deprimentes; aunque las estadísticas nos hablan en un idioma completamente diferente: es el mes del “deleite” y del “amor”, pues casualmente en Europa, específicamente en Alemania, nueve meses después se registra el mayor índice de nacimientos, mas de 60,000 niños nacen entre los meses de Julio y Agosto.
Durante el acto sexual, que se cuenta hasta la obtención del Orgasmo se utilizan un total de 20 minutos en los preliminares y 18 minutos en la penetración y durante el climas se contraen ritmicamente 500 músculos.

Al año los alemanes tienen un promedio de 104 veces relaciones sexuales, osea 2 veces por semana, tal y como lo dijo Martin Luther. Internacionalmente hablando, los Griegos se colocan como ganadores al tener 164 veces relaciones sexuales.

Los asiáticos terminan en ultimo lugar con un total de 48 veces al año!!!!!!!
En el acto sexual se queman 300 kilocalorias, el equivalente a lo que se quema durante una hora de natación.

Entre los 15 y los 60 años, un hombre tiene entre 8000 y 14000 eyaculaciones.

Cada una de entre 3 y 5 milímetros y que tiene una quema de 5 kilocalorias lo que equivale a un puño de papas sabritas.

En conjunto el hombre eyacula de 30 a 50 litros de liquido en su vida. Por año, los alemanes arrojan mas de 20 millones de esperma. Con las mujeres pasa algo similar, pierden la misma cantidad de flujo vaginal. Con un largo de 14.5 cm de erección, la mujer puede tener a lo largo de su vida el equivalente a 20 kilómetros de pene.
Intente buscar el equivalente de estos datos para la población Mexicana, pero falle en mi búsqueda.

Aun así considero que es muy interesante dicho articulo ¿no creen?

viernes, 21 de noviembre de 2008

Y BESARTE QUISIERA

Esta es una colaboración de nuestro amigo Azael, me encanta cuando los hombres envían material. Gracias Azael.

Y Besarte quisiera, despojarte de tus ropas y de tu mundo,

extraviarte con ese beso en el infinito mundo del placer,

en la sincronización de mi alma cada que articula

un "te quiero" mediante el movimiento rítmico de nuestros labios,

mediante el roce de mi piel con la tuya.


Llenarte de besos suena a eufemismo,

es efímero, es vano que te lo diga así,

cuando en realidad lo que quiero es... comerte a besos,

morderte suavemente tu costilla izquierda,

viajar hacia el norte y luego hacia el sur,

toparme con tu pezón erguido y quizá... saborearlo un poco,

jugarlo con mi lengua, para después dar un pequeño mordisco...


Ahora lentamente te beso el área de tu ombligo,

tal cual un mendigo se aferra a su única comida del día,

quizá de la semana, así te beso, te necesito, te quiero...


Recorro tu silueta con mi boca y de pronto,

me detienes te vas, te marchas, en ese momento te beso la espalda,

recorro tu columna con mi lengua y... me detengo, quizás no te vas,

te recuesto sobre la cama, mi cara está en tu muslo izquierdo,

de pronto un fuego se apodera de mi garganta,

te beso, te muerdo, escucho tu gemido y me detengo...


Ahora subo lentamente con mi lengua,

tus piernas abiertas, tu pubis mi mejor visión, tus labios dilatados,

algo emana de esa cueva del milagro,

es el elixir de la vida que me dispongo a beber...

de pronto... me olvido de todo y te beso...

CORTESÍA DE AZAEL

jueves, 20 de noviembre de 2008

LA SEXXXOSA ESTÁ DE LUTO


Hoy desperté con una triste noticia, la Dra. Anabel Ochoa, ha muerto.
Una perdida lamentable e irreparable, diría que como todas las perdidas, pero no es verdad.
Su partida sí deja un hueco muy hondo en el mundo, porque ella es una mujer que realmente aporto algo, y dejó el mundo un poquito mejor de como lo encontró.
Con su carisma, inteligencia y conocimiento, supo acercarse a una generación de jóvenes, y les abrió los ojos a una sexualidad menos prejuiciosa.
En mi caso, le debo mucho a esta valiosa mujer,muchas noches, incontables noches, la escuche embelesada, sin conocer su rostro, solo su voz, su voz picara y sensual.
Y aprendí tantas y tantas cosas, que si ahora puedo hablar sin ninguna pena y con naturalidad, sobre sexo, se lo debo a ella.
Ella, sin saberlo, me enseño, que la sexualidad es algo inmanente al ser humano, es parte de nosotros, y no hay nada malo ni vergonzoso en gozar del sexo.
No tengo más palabras.
Que en paz descanse.
Que descanse como si hubiera tenido un gran y agotador orgasmo.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

LOS MONÓLOS DE LA VAGINA


¿De cuántas maneras se le puede llamar a la vagina?

Pues en Los monólogos de la Vagina, le llaman de más de 30 maneras

Pussy cat, Minino, Pucha, Torta, Polvera, Pusa, Pepa, La pipi, La papaya, La panocha,
El poso, Trinchera, Chimuela, Nicho, Dignidad, La caverna del oso, Cosita, Labiosa, La funda del puñal, Pan, Mico, La jaula del gallo, La saca mocos, El mondongo, La come bananas, La pijama, El agujero, El bombón, La golosa, La me prestas, El tamal, Tortita, Concha, El mono, Mamey, La me la echas.

Yo le agrego, Bizcochito, Changuito y Tarántula.

Aquí les dejo, la versión para la t.v de esta obra tan interesante, escrita por Eve Ensler en 1996, después de entrevistar a más de 200 mujeres.

La obra de teatro se ha traducido a 45 idiomas y se ha presentado en escenarios de más de 120 países.
De lo gracioso a lo desgarrador, esta obra hará que vean a la vagina desde otra perspectiva.

Espero que tengan el tiempo de verla, en verdad, vale la pena.


viernes, 7 de noviembre de 2008

LA PETITE MORT

Una muy, muy querida amiga me hizo llegar este interesante relato narrado. Se llama La petitie Mort.Alguna vez leí que la exesposa de Julio Iglesias, Isabel Presley, "sufría" de estos sublimes ataques, a mi con toda franqueza, me gustaría sentir uno así.

CORTESÍA DE LA CHICA MALA, MUY MALA.

martes, 28 de octubre de 2008

LAS 21 VERDADES MAS INCREIBLES DEL SEXO

1. De acuerdo con el Instituto Kinsey, la erección de pene más larga de la que se tenga registro midió 39 centímetros. La más corta, en cambio, fue registrada en tan solo 4.5 centímetros.
2. La fantasía sexual más común es el sexo oral.
3. Un 8 por ciento de las personas practica regularmente el sexo anal.
4. Un 60% de los hombres y 54% de las mujeres han tenido sexo ocasional de sólo una noche.
5. Las mujeres compran 4 de cada 10 condones vendidos.
6. En 1609, un doctor llamado Wecker encontró un cadáver con dos penes. Desde entonces, se han documentado 80 casos similares.
7. Los hombres dicen que el promedio de una erección mide 25 centímetros. Las mujeres afirman que es 10 centímetros.
8. Un orgasmo femenino es un poderoso analgésico debido a la liberación de endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son un mal pretexto para no tener sexo.
9. 56% de los hombres han tenido sexo en el trabajo.
10. Entre el pueblo Mangaiano de Polinesia, las parejas de 18 años tienen relaciones sexuales en promedio tres veces por la noche, todas las noches, hasta que cumplen 30 años, cuando su promedio cae a sólo 14 veces por semana.
11. Una de cada tres personas ha tenido una aventura extramarital.
12. Un 62 % de las personas piensa que no hay nada malo con las relaciones extramaritales.
13. La velocidad máxima a la que viajan las sensaciones eróticas a través de la piel hacia el cerebro es de 230 kilómetros por hora.
14. Una pareja lunamielera demandó a la cadena hotelera Holliday Inn por 10 mil dólares, acusándola de haber causado traumas sexuales en su vida debido a que un empleado entró a su habitación sin avisar durante su noche de bodas.
15. Al menos 500 personas mueren en Estados Unidos de asfixia al intentar de reducir el flujo de oxígeno al cerebro para inducir un orgasmo más poderoso.
16. El Rey Eduardo VII de Inglaterra, que era extraordinariamente alto, mandó construir una tabla para poder tener relaciones sexuales cómodamente.
17. Un 29 por ciento de las mujeres llega virgen al matrimonio.
18. El promedio de las relaciones sexuales dura 39 minutos.
19. Un 58% de las personas acostumbra decir groserías durante el sexo.
20- El 22 % de las personas ha rentado una película pornográfica al menos una vez.
21. Con la frecuencia promedio de relaciones sexuales, a un mexicano le tomaría cuatro años para probar cada una de las 529 posiciones descritas en el Kama Sutra.

viernes, 24 de octubre de 2008

50 cosas que una mujer no debe hacer con un hombre, (según ellos):




Hace algunas semanas un blogger tradujo el articulo
Fifty Mistakes Men Make When Having Sex. El documento contiene algunas generalizaciones groseras: olvida que a muchas mujeres les excita el olor corporal masculino, que tambien muchas prefieren al hombre sin afeitar de varios dias por aquello del aspecto rudo y porque les encanta el roce de la barba cuando les besan en el cuello…y en otros sitios. Realmente, la mayoria de los puntos llevan implicito un unico error general, que consiste en no hablar con la mujer para acordar las practicas permitidas y para conocer sus preferencias.
Y sin embargo en la lista se presupone directamente que ciertas practicas no le gustara al comun de las feminas… eso si es un error de bulto. El caso es que la version en español, 51 errores que cometen los hombres durante el sexo, ha dado algunas vueltas por internet y al final los lectores del periodico 20Minutos, como respuesta, han elaborado la siguiente lista, que copio y pego tal cual:
1.-Hacerse de rogar: el sexo “no es un favor” para ellos.
2.-Tumbarse y esperar que el hombre lo haga todo: algunos lo llaman “ponerse en modo pasivo” o “síndrome del examinador de autoescuela”. Esto es cosa de dos.
3.-La falta de iniciativa: es lo que más les molesta.
4.-Hacerse una coleta ante de practicarle sexo oral: puedes cortarle el rollo.
5.-Hacer daño con los dientes durante una felación: quizá no quiera volver a practicarlo.
6.-No utilizar las manos durante la felación: le gusta sentir que juegas con ’su cosita’.
7.-Planificar cuándo y cómo hacerlo: darle fecha y hora le agobia. Déjate llevar y que surja el momento. No hay que tenerlo todo bajo control.
8.-Decirle que apague la luz: hacerlo con la luz encendida no es pornográfico.
9.-Fingir los orgasmos: las exageraciones se notan.
10.-Meterle el dedo en el ano mientras eyacula: ¡Ni se te ocurra hacerlo sin preguntar! Seguramente no sepa interpretarlo, para él es terreno vedado.
11.-Poner pegas con el sexo oral: él nunca lo haría.
12.-No innovar: si no te abres a probar cosas nuevas se acabará cansando.
13.-Los complejos: el “me siento fea” no les deja concentrarse. Si se acuesta contigo es porque le gustas.
14.-Hacer comentarios que no vienen a cuento durante el coito: estar atenta a otras cosas como echar el pestillo de la puerta “denota falta de interés”.
15.-El pudor: él no sabe lo que es eso. Suéltate un poco más.
16.-Pensar que ciertas cosas sólo las hacen las prostitutas: no te reprimas. Si te apetece, todo vale.
17.-Querer que te abrace demasiado: con un poco de cariño postcoital es suficiente.
18.-Negarse, por decreto, a practicar el sexo anal: están hartos de que sea un mito y se les considere “enfermos” por proponerlo.
19.-Calentarle para, al final, no hacer nada: si no te apetece es mejor que no empieces. No le dejes con la miel en los labios.
20.-Preguntar si ‘está dentro’: sin comentarios. Su autoestima dejará de existir.
21.-Agarrarle con fuerza la cabeza mientras te hace sexo oral: a ti tampoco te gusta. Le ahogas.
22.-No tocarle: a él también le gustan las caricias.
23.-Coger su pene con demasiada energía: no es una zambomba.
24.-El ‘hoy me duele la cabeza’: un clásico. Cambia de excusa.
25.-“Jugar’ con sus testículos sin delicadeza: no son de goma.
26.-Quedarse dormida antes o durante el acto: la primera puede molestarle, pero con la segunda se va de casa.
27.-No hacer “un esfuerzo” si terminas antes: tú lo tienes más fácil que él.
28.-Ponerse a recoger todo nada más acabar: podéis hacerlo después.
29.-Poner una toalla en el sofá para no manchar: si lo haces se sentirá cohibido.
30.-No meterle mano: le gusta ver tu cara más atrevida. Lánzate.
31.-No decirle cosas bonitas: dicen que “los piropos no se inventaron sólo para las mujeres” y que ellos también tienen “su corazoncito”.
32.-Creer y decir que todos los hombres son iguales: evita las generalizaciones. No le puedes decir a tu pareja que es como los demás.
33.-Pensar que siempre tiene ganas: él no es una máquina sexual. A veces no le apetece.
34.-No quitarse los calcetines: vale que el invierno es frío, pero es poco sexy.
35.-Los ‘pedos’ vaginales: eso es inevitable.
36.-Castigar sin sexo: no lo utilices como arma arrojadiza o moneda de cambio en la pareja.
37.-Comparar el tamaño de su pene con el de tus antiguas parejas: no lo hagas, aunque te lo pregunte.
38.-No estar depilada: no quiere que te rasures para él, pero sí la marca del bikini como mínimo.
39.-Irse un momento a hacer pis en mitad del acto: esto es como cuando te vas de viaje, hay que hacerlo antes.
40.-Quitarse el maquillaje “durante un buen rato” antes de hacerlo: conseguirás que pierda el interés o que se duerma.
41.-Tener cosquillas por todas partes: al principio tiene gracia, pero luego desespera.
42.-No usar lencería nueva: sobretodo si te la regala él. Un conjunto explosivo le dejará sin palabras. Olvídate de las bragas de dibujos animados.
43.-No ponerle nunca el preservativo: ya se siente perjudicado respecto a ti por tener que ponérselo. Que no se sienta sólo en eso.
44.-No comprar preservativos: él se los pone, pero os sirven a los dos.
45.-Dar por supuesto que los pezones del hombre no sirven para nada: que no llamen la atención no quiere decir que sean de adorno.
46.-No dejarle que te mire: él se excita viendo cómo disfrutas.
47.-No decir lo que te gusta en la cama: pídele lo que te apetezca, no seas vergonzosa. Pónselo más fácil y saldrás ganando.
48.-Poner mala cara o quedarse en silencio cuando eyacula demasiado rápido: peor se siente él. Ten paciencia, la emoción a veces juega malas pasadas.
49.-Querer hablar por hablar después: si no es importante, déjalo.
50.-Preguntarle qué ha sentido: ya lo sabes

miércoles, 22 de octubre de 2008

LA ULTIMA Y NOS FUIMOS, A LA FREGADA


Lo que a continuación te voy a contar es la culminación de todas las aventuras que viví con Esteban, el mejor amante que he conocido en mi vida. Es un sinverguenza y mentiroso, pero le guardé un cariño sincero, que me llevo a complacerlo más allá del límite... Todo esto sucedió una desvelada mañana de Septiembre: Habíamos trabajado en el tercer turno, yo entre alas 10 de la noche y el a las 11. Casi no nos vimos, ya que nuestros trabajos rara vez se cruzan, detalle que agradezco bastante el día de hoy. Yo estaba de ganas, me lo imaginaba, acariciándome, besándome y haciéndome todo lo que me encantaba. Le llame ya casi para irme, lo invité a mi casa, tratando de aprovechar la ausencia de mi madre. Ya la semana habíamos hecho locuras en un sillón de la sala, en presencia de un gato muy curioso, con cara de susto, pero no se fue nunca el desgraciado gato, por más que lo corrí. Le pareció buena la idea, cuando nos encontramos afuera de la planta, me dijo, "hoy quiero que hagas realidad mi fantasía" puse cara de susto, por que mucho había hablado de un trío, se ponía muy caliente cuando me susurraba al oido que quería cogerme con otro hombre. Tragué saliva y asentí. Dije, bueno, un recuerdo extremo más para el 2008. En eso me dice, "va a ser otra mujer, eh", ya no supe que pensar, es más, tengo serias sospechas de que ya no pensé más esa mañana. Nos fuimos rumbo al departamento de su contacto, yo iba pensativa, no niego que más de una vez, me pregunte que se sentiría besar a otra mujer, pero siempre me dije que podría vivir sin saberlo.El notaba mi desconcierto, pero no decía nada, me distraía hablando del trabajo, llegamos a la ciudad y nos dirigimos a buscar a su contacto, pasaban mil cosas por mi cabeza, principalmente, me preguntaba ¿Quién era esa persona que estaba igual de dispuesta que yo a cumplirle su fantasía? ¿Acaso sería lesbiana y me iba a hacer de todo? ¿Y si no me gustaba, y si me daban celos, y si la acción era entre ella y yo nada más? Llegamos rápido, entramos a una pequeña casa de interés social, muy linda y muy limpia, nos presentó y nos comportamos como si nada, él entró al baño y hablamos un poco entre nosotras, generalidades, no era una persona extraordinaria, no medía mas de 1.60 m, media llenita, de cabello rizado, pintado, ojos pequeños y usaba frenos, yo no debo haberle parecido la octava maravilla tampoco.Esteban salio del baño y aproveche para entrar yo, me asaltaron las dudas mientras veía mi cara en el espejo, estuve a punto de salir y tomar mi bolsa y largarme, pero.... Cuando salí, no los ví, él me llamo de una habitación al fondo, estaban sentados en la cama platicando, muy tranquilos, él me pidió que me sentara a su lado y tomó mi mano, ella comentó que iba a tomar un baño, que nos pusiéramos cómodos, nos quedamos sentados en la cama, creo que ni él sabía como actuar, nos estuvimos besando, atentos al sonido del agua en el baño, los besos nos llevaron al faje, y en cuestión de minutos estabamos desnudos, el recostado en su espalda, yo boca abajo, dándole sexo oral, todavía sin creer lo que estaba pasando, lo sentía nervioso, a la expectativa de la llegada de su amiga, quiso penetrarme, me pidió que me quedará como estaba, me jalo hacia la orilla de la cama y me penetró de perrito, yo estaba enloquecida, gimiendo su nombre, apretando la colcha, en ese momento se escucho abrirse la puerta del baño, él dejo de penetrarme y fue al encuentro de su amiga, se recostó en la orilla de la cama, ella llegó envuelta en una toalla enorme, Esteban me jaló a mi hacia su cuerpo, me hizo montarlo y me penetró, a ella la acercó a la cama, y levantando una de sus piernas comenzó a darle sexo oral, estas posiciones, inevitablemente nos acercaron, mi cara quedó en su hombro, y la de ella, cerca de mi cuello, él es un maestro hablando de sexo oral y escuchaba sus gemidos, su aliento llegaba hasta mi cuello, poco a poco, nos fuimos recargando una en la otra, estaba tan fría su piel... soltó su toalla y dejo al descubierto su sexo depilado, él se daba un festín con sus jugos y sus jadeos. Ella tomó una de mis manos y la llevo hasta sus pechos, un rato antes, le había preguntado yo a Esteban, que esperaba ella de mi, su respuesta fue TODO. En ese momento recordé ese comentario y comencé a acariciarle sus pechos, los tomaba y los apretaba, bajé mi cabeza y tomé uno de sus pezones entre mis labios, sinceramente diré que no le encontré nada placentero chuparle sus tetas, pero a cada acometida mía sobre sus senos, sentía el placer de Esteban y los gemidos de ella, en ese momento era más que suficiente para continuar. Así estuvimos buen rato, yo estaba casi acalambrada y se los comenté, cambiamos de posición, esta vez, ella se recostó en la cama, el intentó penetrarla y ella se negó, desconozco la razón, pero lo agradecí, nos acomodamos de tal forma que Esteban podía penetrarme de perrito y al mismo tiempo darle sexo oral a ella, yo quedé sobre sus pechos, me levantó un poco y mientras Esteban me cogía con mas ganas que nunca, ella mordisqueaba mis pechos, los apretaba, los juntaba y jugaba con mis pezones, en cierto momento llevé mi boca a su cuello y empecé a besarlo, le lamí las orejas y gimío diciendo mi nombre, eso y la reacción de Esteban fueron suficientes para seguir el camino natural hacia su boca, mordisquee sus labios suavemente, ella reacciono metiendo su lengua entre los mios, buscando mi lengua con ansiedad, abrí mi boca y le permití juguetear con mi lengua y mis labios, puso sus manos en mi nuca y ya no me dejo ir en un buen rato, nos besamos con cierta desesperación, yo deseando que fueran los labios de Esteban y ella, no sé...En determinado momento, senti sus dedos jugar con mi clítoris, fue una sensación algo rara. Esteban se separo de nosotras y disfruto nuestro jugueteo un rato, me tomó de la mano y me ordeno, chupásela, me quede con cara de desconcierto, vi su sexo rasurado, sus labios abiertos, su vagina rosada, y le dije a él, no sé que hacer, me jaló suavemente, y me dijo, bésala como si fuera mi verga, me hinqué entre sus piernas y lentamente descendí a ese valle desconocido para mí, el aprovechó la posición para cogerme nuevamente, yo perdida en territorio desconocido, atiné solamente a recorrer con mi lengua sus labios, señoras, no es un mito, el clítoris no es fácil de encontrar, identificar y manipular, mi amante estaba en el cielo, al verme perdida entre sus piernas, se separó de pronto y levanto mi cabeza, me dijo, "tu leche mi amor" yo abrí mi boca, aun sobre el vientre de su amiga y recibí parte de su semen en mi boca, la otra parte la dejo caer en su vientre y me pidió que me lo comiera, lentamente comence a lamerlo con mi lengua, sentí como se estremeció ella y como se sintió él al observarme. Nos quedamos recostados un rato, ella se levantó primero y sugirió un baño multitudinario, yo decliné la invitación, por la cruda moral que empezaba a sentir, nos quedamos otra vez solos en la habitación, nos vestimos en silencio, notó mi estado y cerró la puerta, casi le creí cuando preocupado me pregunto como me sentía, abrí la puerta y de salida le dije que bien, cuando ella salió de bañarse y se vistió, nos quedamos solas un rato, me enteré de que no era yo la amante de Esteban, sólo una aventura, su amante de siempre era ella, me dijo que siempre estaban en contacto telefónico y recordé como sufría yo para recibir una llamada de su parte, me hablò de los años que tenían juntos y como habían planeado esa mañana conmigo. Me confesó que esa mañana había sido una experiencia única y que no veía la hora de repetirla y de que tuviéramos más tiempo solas. Me invadió una tristeza aún más grande, cuando regresó sonriente y satisfecho, disimulé un poco. Antes de 2 semanas, ya habíamos terminado para siempre, esta fue y quizás será mi primera y última experiencia lésbica, aún no decido si algún día repetiré esta experiencia tan abrumadora, lo que si sé, es que esa mañana, si que me costó conciliar el sueño.

martes, 21 de octubre de 2008

Los 51 errores de los hombres en la cama

El famoso consultor sexual Rod Phillips de la página Sex and Relationships recopiló los 51 errores mas comunes que cometen los hombres en la cama. El blog Mimetis se ha encargado de traducirlo. Que cada uno juzgue y vea si se siente identificado con ellos, tanto si eres hombre y los cometes o si eres mujer y los padeces. Algunos errores son tópicos, otros no tanto. Ahí van:

1- Ir directamente al tema. Error bastante típico, lanzarse directamente al tema no es una buena idea. Acuerdate del dicho “las cosas de palacio van despacio”.
2- No saber cómo besarla. Existen muchos tipos de besos, puedes besar suave, apasionadamente, con lengua, sin lengua... La clave esta en saber elegir el beso en cada momento. Así que ya sabes, aprende a distinguir momentos.
3- Ser demasiado brusco/rudo cuando tocas sus zonas erógenas. Los hombres siempre se han caracterizado por ser un poco brutos (un tópico que no tiene porque ser verdad, habrá de todo digo yo). En cualquier caso, las mujeres no tienen porque ser así, por lo que trata con delicadeza las zonas erógenas de tu pareja.
4- No acariciarla. Esto es básico, acaricia a tu pareja. La piel es una zona muy sensible, y puede resultar muy erótico. Nunca falles en este aspecto.
5- Engancharse a sus pezones como un recién nacido. Hay maneras de hacerlo y hacerlo...Los pechos de la mujer son una zona de alto erotismo. Y los hombres por lo general tienden mucho a ella. Hazlo con delicadeza, y recuerda que no solo existe el pezón.
6- Morderle el lóbulo de la oreja porque crees que es sexy. Puede que le guste, y puede que no le guste. De todas formas hazlo con cuidado y delicadeza.
7- Hacerle un chupetón en el cuello No es algo muy recomendable. Es más de adolescentes.
8- No afeitarse antes del sexo. Esta claro, la barba pincha, sobre todo la de dos o tres días. Así que ya sabes, afeitado mucho mejor.
9- No lavarte (en general y antes del sexo). Esto no es solo para el sexo. La higiene es algo básico y necesario.
10- Olvidar que su cuerpo está esperando a ser tocado. No hace falta llegar a la cama para comenzar las caricias… de hecho cualquier momento es un buen momento para tocarla sutilmente (o no tan sutilmente). A veces un roce de manos mientras camináis puede excitarla mucho más que las caricias premeditadas y evidentes.
11- Intentar meter tus dedos bajo su ropa interior antes de que esté preparada. No hay que ser ansioso, las cosas a su tiempo, y poco a poco.
12- Tirar el condón al suelo. Ensucia, y más si esta sin atar. Así que ya sabes, envuelvelo con algo y a la papelera. Nunca por la taza.
13- Ir directamente al clítoris durante el sexo oral o la masturbación. Como ya comentamos en el artículo de las zonas erógenas femeninas, el cuerpo de la mujer va mucho mas allá de los pechos, clítoris... Por ejemplo, dedica algo de tiempo a la parte interior de los muslos, antes de llegar al clítoris. Esta es una zona muy sensible y seguro que le gustará.
14- Parar justo cuando ella no quiere que pares cueste lo que cueste. A veces puede ocurrir que ella esté disfrutando tanto de la relación que se olvide por un momento de participar de forma activa… eso significa que lo estás haciendo bien, no que esté pensando en qué habrá para cenar. 15- Ser torpe al desnudarla. Siempre hay zonas complicadas si no tienes mucha práctica, tú sigue excitándola que cuando llegue el momento preciso, ella te ayudará a quitarlo o se quitará la ropa ella misma.
16- Quitarte la ropa de forma ridícula. Delante de ti hay una persona que estas intentando excitar, no rompas el momento.
17- Esperar que se depile su “cosita” para ti. Es algo muy costoso, doloroso y además pica. Puedes comentárselo y explicar las razones, pero si ella dice no, tendrás que aceptar su decisión. 18- Meterle un dedo en la vagina antes de que esté preparada, listos, fuera!! Si no esta suficientemente excitada puede ser molesto e incluso doloroso. Como ya hemso comentado antes, las cosas de palacio van despacio.
19- Atacar sin preguntar. Recuerda que tienes que estar seguro de que ella quiera mantener relaciones contigo, no te lances así como así.
20- Intentar meterla a ciegas una y otra vez sin conseguirlo. Si no encuentras la entrada, ella puede ayudarte. 21- Esperar hacer el amor con ella dándote la espalda. Muchas mujeres pueden sentirse incomodas con esta postura. Coméntaselo antes y no intentes forzarle a ello si no quiere. 22- Empujar demasiado fuerte. Es mejor empezar suave, e ir aumentando poco a poco, pero sin pasarse.
23- Correrse demasiado pronto. Muchas veces, los hombres no somos capaces de controlarnos, a pesar de ello, hay muchas maneras de complacer a una mujer. Si terminas, no pares hasta que ella llegue al orgasmo. Recuerda que tu lengua y tus dedos pueden ser poderosas armas
24- No correrse o perder la erección al ponerse el condón. En el primero pueden influir muchas cosas, y hay que ponerle remedio. El segundo suele darse cuando cuesta demasiado ponerlo, o nos descentramos.
25- Preguntarle “¿Te ha gustado?” Estas cosas se ven, y no es necesario preguntarlo.
26- No darle sexo oral cuando lo está pidiendo a gritos. El sexo oral es muy placentero para los dos. No dudes en darle sexo oral a tu chica.
27- Fallar en darle placer si te corres demasiado rápido. Esta es repetida, y ya lo hemos comentado antes.
28- Intentar coaccionarla para que te haga sexo oral. Si ella dice NO, es NO y punto.
29- Intentar forzar su cabeza mientras te practica sexo oral. Esto puede ser muy desagradable y vegatorio. Mejor acariciale el pelo mientras lo hace
30- Sujetar su cabeza mientras te practica sexo oral. Es similar a la anterior. Muchas veces vemos estas prácticas en el cine porno americano, lo que no significa que a las mujeres les guste. 31- Correrte en su boca sin haberle preguntado si está de acuerdo. Estas cosas es mejor hablarlas antes. Nada de “sin avisar”.
32- Pensar que el porno tiene algo que ver con la vida real. En el porno trabajan actores. Por lo que como habrás averiguado están actuando. Nada tiene que ver con la realidad.
33- Poner una película porno sin preguntarle. Ver una película porno en pareja puede resultar muy excitante. Pero háblalo antes con ella.
34- Pedir perdón por el tamaño de tu pene. Esta mejor ni la comentamos.
35- Responder sinceramente cuando te pregunta “¿cómo era tu última amante?” Estos temas siempre son conflictivos en pareja. Recuerda que ella siempre es la mejor.
36- Preguntarle si quiere hacer un trío con otra chica. Yo no lo veo un error, dependiendo en contexto y la situación en la que se pregunte. Y por supuesto la manera de preguntarlo.
37- Hacer que ella haga todo el trabajo. Cambiar de posición de vez en cuando siempre es buena idea para pasarlo bien. No le digas siempre que se ponga ella encima u os estanquéis en una misma postura… imaginación!!
38- Intentar meterla por detrás “sin querer queriendo” El sexo anal puede llegar a ser una práctica muy placentera para los dos. Recuerda que esto hay que hablarlo antes y estar los dos de acuerdo. Además las primeras veces hay que tomarse su tiempo.
39- Fotografiar o filmar vuestras relaciones sexuales. Por supuesto que el hacerlo sin el consentimiento de tu pareja es algo horrible. Háblalo.
40- Caer en la misma rutina cada vez que lo hacéis. La imaginación es básica para no caer en la rutina.
41- No mantener el romance. Ser romántico (que no empalagoso) es algo fundamental en una relación. Mantén el romanticismo.
42- Abofetearle el culo sin saber si quiere jugar a ser dominada. Lo mas probable es que acabes con una patada en tus partes.
43- Intentar hacerlo tal y como lo hacen en algún libro (o película). Puede resultar divertido si lo habéis acordado, si no seguramente a ella no le gustará. Comunicación.
44- Jugar con su ano antes de que esté suficientemente excitada para que le guste. Mientras estimulas su clítoris y tienes un dedo en su vagina quizá pienses que le podría gustar algo de jugueteo anal. Podrías usar tu dedo meñique para tocar suavemente su ano mientras que tu dedo índice juega con su punto G. Esto le encantará si está muy excitada o cerca del orgasmo… pero podría cortarle el rollo en caso contrario, hay que estar muy seguro de cuándo hacerlo.
45- Dejarla sorda gritándole al oído cuando te estás corriendo. Sobran las palabras
46- Decir guarradas sin estar seguro de que a ella le gusta. un poco de lenguaje picante puede ayudar, pero consentido.
47- Tumbarte sobre ella. Intenta no dejar todo tu peso sobre ella, ayúdate de tus brazos
48- Eyacular sobre ella sin preguntarle. Volvemos a repetir que es importante preguntar antes. 49- Eyacular sin control. Esta no se exactamente a que se refiere.
50- No tenerla un ratito entre tus brazos después del sexo. Todo no se acaba después de eyacular. Abrázala, bésala, acaríciala...
51- No limpiar después del sexo. Un poco de orden y limpieza después del sexo nunca viene mal.

viernes, 17 de octubre de 2008

COMO NO NOS CONOCIAMOS...

Como no nos conocíamos de nada, ni sabíamos quien era el otro, lo hicimos como más nos gustó. Ella me sacó el alma por ahí, de tan bien como la chupaba, y yo la taladré contra la pared, dejándola al final como a una muñeca de trapo.
Nos lo pasamos tan bien que volvimos a vernos, un día, y otro más, así hasta completar muchas semanas. Y como no nos conocíamos de nada, ni sabíamos nada del otro, lo hacíamos como más nos gustaba. Por eso que a veces ella llegaba como desesperada, asqueada del vacío de la rutina, y entonces me cogía de los pelos y ponía mi cabeza entre sus piernas, y me la empujaba tanto contra sí entre gemido y gemido que a mi se me metían sus fluidos por las narices, que no podía ni respirar, y después me sentaba en la mesa y se me subía encima, y se echaba a botar como una perra loca, los pelos sobre la cara sudada, la expresión casi de dolor, hasta que se quedaba quieta muy quieta, como muerta, y parecía que reprimiera un llantito triste.
Lo hacíamos como más nos gustaba, ya lo he dicho. Por eso que a veces yo llegaba asqueado de aguantarle de todo a todos, y entonces la cogía de los pelos y le ponía la cabeza entre mis piernas, y se la empujaba tanto contra mí entre gemido y gemido que ella se atragantaba, que no podía ni respirar, y después la colocaba a cuatro patas y la agarraba otra vez de los pelos, y la enfilaba por detrás, el mundo temblando, el ansia escapando escondida entre el sudor, hasta que me quedaba quieto muy quieto, como muerto, reprimiendo suspiros de desaliento.
Pero un día me hallé mirando el mar, cobijado tras los cristales de la ventana, y después no miraba el mar, porque se me fue la vista tras el pensamiento, y de las cosas que pensé me salió un hondo sentimiento de desamparo, como de otra persona. Entonces oí que ella me preguntaba: “¿En que piensas?”, y yo no quería responderle, porque estábamos bien así, sin conocernos de nada, pero lo hice, no se por qué, y le dije: “Me parece que la vida se está desparramando por el suelo, y hay días de los que no recuerdo nada, y mis antiguos proyectos ya no son mas que viejos sueños de juventud, y siento como si Dios no me mirara o no existiera”.
Entonces nos empezamos a conocer, cada vez más. Y ya no lo hacíamos como antes, sino con mas calma y cariño, y yo le preguntaba: “¿Te gusta así?”, y ella me preguntaba: “¿Te hago esto?”, y yo le preguntaba: “¿Te lo has pasado bien?”, y ella me preguntaba: “¿Quieres hacerlo otra vez?”, y yo le preguntaba: “¿Vemos el mar?”, y ella me preguntaba: “¿Me quieres?”, y yo la besaba en los labios fuerte muy fuerte.
Ahora estamos casados, y nos queremos mucho. Aun así, a veces lo hacemos como si no nos conociéramos de nada, porque nos gusta acordarnos de cuando nos vimos por primera vez.

PD: De la obra Cuentos, misivas irreverentes y malas hierbas, inscrita en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de Andalucia.

martes, 14 de octubre de 2008

LUGARES PARA HACER EL AMOR

Todos estarán de acuerdo en que para tener relaciones sexuales se necesita un lugar, hemos hablado de los “Cinco Letras” y del cuchiplanche en el auto, sin embargo la lista puede ser interminable!! hay quienes lo dejan en un simple sueño, pero otros lo ejecutan y gustan de tener sexo no sólo en la comodidad de la cama, incluso en los lugares más inverosímiles.
Desde el baño de un avión, la playa, el cine, la escuela, el automóvil o la vía pública son sólo algunos de los lugares más comunes y prohibidos que pueden elegir las parejas para satisfacer a la hormona; para muchos, lo excitante es el riesgo de ser descubiertos; sin embargo, hay que tener mucho cuidado, porque además de poder dañar la moral de muchos y ser acusado de enferm@, puedes hacerte acreedor a una multa por atentar contra las buenas costumbres.
Muchas parejas se han atrevido a realizar el acto sexual en lugares diferentes a los que acostumbran para reanimar el deseo perdido o simplemente para buscar nuevas fuentes de satisfacción, lo importante es atreverse a buscar alternativas nuevas para revivir la pasión, más cuando el sexo se vuelve monótono; es por esto que el sexo en lugares públicos se vuelve una experiencia agradable, no hablamos de personas con tendencias exhibicionistas, ni nada por el estilo; la
búsqueda de placer es libre, siempre y cuando no se afecte a terceros y esto no se convierta en algo habitual, de lo contrario si sería importante asistir a una terapia, cuando el sexo en público o lugares prohibidos se convierta en la única forma de llegar a un orgasmo.
Una marca de condones realizó un estudio entre 317 mil personas de 41 países que fueron cuestionadas sobre dónde hacen el amor y respondieron: 27% en la playa, mientras que 24% en un jacuzzi; en países como Hong Kong prefieren realizarlo en la oficina; los rusos tienen cierto gusto por hacerlo en los bosques y 50% de los mexicanos encuestado respondieron que gustan de hacerlo en el auto, aunque también hay cierta excitación por tener sexo en el cuarto de los padres entre los jóvenes de 16 a 20 años.
La escritora
Lola Agustine Brown realizó un artículo para la revista Playboy, donde propone los 10 sitios esenciales para tener sexo antes de morir, según ella la lista es:
1. El Coche
2. La piscina
3. El cine
4. En un taxi
5. En el tren
6. En un antro
7. En un barco
8. En el bosque
9. En un avión
10.En la playa.

A mi me faltan el punto 3 y el 9. La neta eso de coger en el cine como que no me late (aunque no lo crean tengo mi pudor). Y pues en un baño de avión, vamos! Eso es imposible son tan pequeños que casi entras y sales de reversa, son chiquicuartos, pero bien dijo el Cayman entre mas apretado mejor... Sera?

viernes, 10 de octubre de 2008

CARAS VEMOS, CALZONES NO SABEMOS...

En una relación dicen que todo se vale, cada pareja o persona decide cómo lleva su sexualidad, qué le gusta y también qué se pone, pues la ropa interior puede cobrar un sentido interesante en una relación sexual.
Todos, o la mayoría, usamos ropa interior; las mujeres son más detallistas y la variedad en prendas femeninas es mucha; los hombres demuestran menos interés en ese aspecto, lo mismo usan boxers que trusas o bikinis, a muchos les da lo mismo si son blancos, negros o rojos, aunque no generalicemos, porque hay quienes sí se fijan y convierten la prenda íntima en una parte más de la personalidad y del juego sexual.
Es importante resaltar que en una relación se incluyen los cinco sentidos y la vista es de los primeros que se pone en acción; los hombres, por naturaleza, son más visuales y una prenda de su agrado puede excitarlos fácilmente; las mujeres, a diferencia de ellos, se involucran más en el juego sexual. Cabe decir, que en una relación sexual, la ropa interior es importante, mas no primordial, porque lo mismo excita que anula la excitación.
Puede ser desde lo visual hasta la textura de la prenda lo que sea excitante. Incluso, existen los
rinófilos que se excitan al oler las prendas. Los fetichistas, personas que tienen un gusto o atracción por ciertos accesorios, conductas o prendas que los llevan a la excitación, encuentran en la ropa interior uno de los fetiches más comunes y forman parte de sus prácticas sexuales, siempre y cuando no afecte, como en los casos de eyaculación precoz, donde con sólo ver o tocar, sucede.
Es cierto que a muchas personas puede no interesarles la ropa interior, sobre todo porque muchas prendas están diseñadas para cuerpos esculturales que pueden bajar la autoestima en lugar de ayudar. Sin embargo, esto no es impedimento, pues la ropa íntima ayuda a sentirte sexy y a aceptarte tal como eres.
Puede no ser primordial, pero el gusto por la ropa interior puede ayudar al juego sexual, en gustarle un punto más a tu pareja y, como lo mencionan algunos, de complacerla, pero sobre todo a ti mismo, saberte sexy y jugar con ello.

jueves, 9 de octubre de 2008

ME OFRECES TUS PECHOS DESNUDOS

Mi querido amigo José Antonio, nos comparte este poema, con un estilo novedoso.A mi me gusto mucho, me recordó la película El Graduado, de la cual les hablare más adelante.
Gracias amigo, que te siga brotando la inspiración.

Me ofreces tus pechos desnudos
Tu piel no es nueva
Tiene la marca de otros besos, otros labios
Pondré la mía propia y te ofrezco primero
Mi lengua tibia y sedienta
Después un suave mordisco.
Sabes que soy yo el que muerde.


*No me gustan las mujeres mayores, al menos a mi no me atrae la famosa experiencia.


Tibia también es tu piel
Tu piel de mujer madura
Y tus besos son calientes
Húmedos me invitan
A olvidarme quien soy quien eres.


*Vaya, ¿ha que platicas hemos llegado no? ¿Y su hijo a que hora regresa? Bueno le dice que al ratito vengo a buscarlo, le dice que vamos ir al billar.


Ahora mis manos conocen más de ti
Te buscan y te hallan, fácil.
Tu suave espalda me regala una caricia entre las manos
Mientras te aprieto a mi pecho
Mis manos han llegado a palpar tus carnosas nalgas
Hundo mis yemas entre tu piel
Gimes y fundes tu lengua de fuego con la mía

*Hola, ¿cómo está?, ¿sigue pensando cosas malas?, ¿yo? Pues yo siempre. En la despedida y el beso en la mejilla se recorrió un poco sorprendiéndonos a ambos.

Te separo un poco de mi
Disfruto tu belleza y te regreso pegada a mí
Gimes, besas, tocas.


*¿Se separo de su esposo? Pues ánimo que todo salga bien. Otra vez las platicas candentes, bueno hasta luego pórtese mal, ¿no tiene con quién?, pues conmigo. Sí, estaba bromeando. Te abrazo y te beso.

Tus manos en mi torso.
Escalofrío,
todo es tibieza.
Te tomo por la cintura
Sin dejar de besarte te recuesto
Muerdo tus pechos, acaricio tus muslos.
Me olvido de quien soy, quien eres.

miércoles, 8 de octubre de 2008

CON TODAS SUS LETRAS

Hace unos días SexyBlonde nos hizo la petición de un post en dónde se hable de esas palabrotas y frases que se pueden usar en la cama, me parece un tema interesante, y espero que este post sea de su agrado, les advierto que su contenido es sonoro, jajaja.

Comenzaré por decirles algo mis niñas sexosas, que tengo la idea, tal vez anticuada, de que una mujer, debe de ser una dama en la calle, y una puta en la cama, por muchas razones, esa es mi manera de pensar y de vivir, siempre he tratado de ser congruente con mi pensar, mi actuar y mi sentir.
También tengo la idea de que para un hombre resulta más excitante una mujer que en la vida cotidiana tiene cierto recato y decoro, pero que en la cama se transforma en una perra en celo, que usa palabras que jamás usaría normalmente.
Además creo, que no hay excitación más grande para un hombre, que saber que está volviendo loca de placer a su pareja, y que ésta, se lo haga saber explícitamente.
Así, que les diré, que jamás uso palabrotas, si no estoy enojada, o excitada.
Ahora ni estoy enojada, ni excitada, solo las uso para ilustrar el post.
No puedo hablar por nadie, más que por mí y mi experiencia.
A mí antes no me gustaba mucho hablar a la hora de jaleo, pero en mi poca o mucha experiencia, según se vea, he descubierto que algunos hombres disfrutan mucho escuchar palabras y frases obscenas, que se haga una descripción del acto que se esta realizando, es decir:
-Que buena vergota me estás metiendo,
-Que rico me mamas la panocha,
-Dame toda tu verga, párteme en dos.
-Estoy escurriendo de juguitos, porque me pones bien caliente
Tal vez así en frió, suene grotesco, pero a la hora del cuchi planche, es muy excitante decir y escuchar frases por el estilo.
También creo, les agrada que no llamemos a los miembros en diminutivo, ni por nombres educados, es decir, en vez de decir senos, se dice chiches, tetas en vez de pompas, nalgas o nalgotas jamás digan ano, digan culo, hoyo, chiquito, eso de decir pene y vagina en la cama, o en donde sea que le pongan, a mí me parece muy desagradable, verga, reata, palo, pepa, panocha, bizcocho ¡Que diferencia!
En la cama se deben perder todas las buenas maneras, el pudor y la educación.
Hay muchos hombres que son mucho más auditivos que visuales, ¿Por qué creen que las hot lines son un éxito? Es claro que los hombres no son tontos, bien que saben que del otro lado de la línea, no está una mujer despampanante, pero les excita escuchar esas palabras explícitas.
Hace algunos años, viví en un Dpto. en donde todo se escuchaba, y solía escuchar a los vecinos cuando estaban poniéndole, la señora, solo hacia ¡mmm,mmm,mmm! parecía cama rechinando, y hasta a mí me resultaba tediosa, y el marido decía cosas como:
-¿Así te gusta que te coja?
-¿Te gusta mi verga?
-¡Voltéate perrita!
-¡Te voy a comer el bizcocho!
-¡Pídeme que te la meta por el culo!
Y a todo eso la señora solo respondía ¡mmm,mmm,mmm!
El señor en cuestión era un hombre educado, de mediana edad, muy serio, pero, en un par de ocasiones lo descubrí viéndome con ojos lujuriosos, supongo que él también escuchaba lo que yo decía cuando me daban mi ración, y tal vez el pobre anhelaba que su señora fuera la décima parte de lo expresiva que era yo.
Ahora que también hay hombres a los cuales hay que explicarles con peras y manzanas. Tengo una amiga, con la cual alguna vez tocamos este tema, y yo le decía, como me prendía, que mi pareja me dijera putita, o puta, cuando me estaba cogiendo, y a ella le pareció interesante jugar así con su marido, la pobre me contó con un gran desencanto, que a la hora que más prendida estaba la hoguera, le dijo en un arranque que lujuria y éxtasis a su marido:
-¡Dime groserías!
¿Saben que le dijo el marido?
-Pendeja, hija de la chingada, culera
¡Oh Dios, debió de ser algo peor que una cubetada de agua helada!
Y les juro que es una amiga a la que le paso, porque si me ha pasado a mí, en ese momento echo a ese hombre de mi cama, y de mi vida.
Y ni pensar que a un hombre se le ocurra decirme puta fuera de la cama, porque, ¡Soy capaz de hacerlo picadillo!
Porque en frío, me gustan los caballeros, pero a lo hora de encender motores, ahí sí, que como diría Paquita la del Barrio, me gusta que me pierdan el respeto.
Las sutilezas y los romanticismos los dejo para el previo, o las películas, a mí me gustan las cochinadas y las palabrotas con todas sus letras.
En conclusión, a la cama que fueres, decid lo que quieres.

lunes, 6 de octubre de 2008

LOS FIASCOS A LA HORA DEL SEXO

Se que soy guapa, que mi cuerpo me favorecio a la hora de querer tener a un hombre a mis pies, pero lo que mas les volvía locos era lo sexy que podía llegar a ser. Tuve la fortuna de tener varios hombres en mi pasado. Tantos fueron que la verdad, cuando me llegan a preguntar el número, en ocasiones llego a olvidar a uno que otro. No me causa vergüenza porque de ellos aprendí mucho. Algunos me aportaron mas intelecto que otra cosa. De todos y cada uno de ellos guardo recuerdos que se que estarán conmigo hasta el día en que muera.

Pero hay uno, el ultimo que conocí antes de dejar la soltería que como me dejo un mal sabor de boca (creo que fue la señal para decirme que ya no debía de tener mas hombres en mi haber). Este tipo aparte de que me gustaba mucho y de que fue, sino mal recuerdo el único que me ha hecho sentir una excitación cabrona sin llegar a tocarlo, me volvió loca con su 1.83 de estatura, con su cabello y ojos tan negros casi como la misma noche, de su porte tan varonil pero sobre todo, de las cochinadas que me decía.

No veía llegar la hora para cogermelo, para realizar todas las peladeces que me decía por sms, por email, por chat... quería que las fotos que el me mandaba de su pene erecto dejaran de ser eso, y que fuera solo para mi pero por una cosa u otra nomas no cuadrabamos, y cuando llegabamos a encontrarnos era tan poco el tiempo que teníamos que solo nos alcanzaba para un faje bien dado.

Hasta que llego el día, en que nomas ya no aguantabamos ni el ni yo y saliendo del trabajo nos encontramos. Siempre me gusto que en cuanto me veía, me tocara sin previo aviso, me estremecía el sentir su lengua por todo mi cuerpo. Así que pense que este a la hora del sexo seria un Dios. Pero no fue así. Con todo el dolor de mi alma ha sido la peor cogida que me han dado, y no porque no lo supiera hacer o no se pudiera mover acá chido, sino porque 5 minutos después del arranque, termino.

Todo fue tan rápido que la verdad lo único que recuerdo es a mi caminando rumbo a mi casa. De él no tuve noticias hasta dos meses después. Se “disculpo” por ese penoso accidente y me pidió una segunda oportunidad. Con gusto se la hubiera dado, de no ser porque para esas fechas ya estaba yo bien matrimoniada.

A que viene este post se preguntaran muchos, pues a que El Cayman con su post del Carmasutra me hizo recordarlo, pues nuestro encuentro sexual fue en su coche. Por suerte ha sido el único fiasco que me lleve en el sexo en mi corta pero productiva vida sexual. Y ¿ustedes?

viernes, 3 de octubre de 2008

Y TÚ, ¿CADA CUANDO LE PONES??

¿Cómo tener sexo apasionado cada noche?? ¡365 días de placer! Descubre la fórmula para hacer el amor con la misma persona cada día sin perder el encanto. Son los títulos de dos libros que asombrosamente pusieron el foco de una de las principales preocupaciones de muchas personas: La frecuencia del acto sexual.
Aunque diferentes en sus detalles, narrativa y estructura, "365 Nights" (365 Noches), de Charla and Brad Muller, y "Just Do It" (Sólo hazlo), de Annie and Douglas Brown, nacieron de la misma manera. Como el experimento de dos parejas muy distintas entre sí, que se plantearon como meta tener relaciones sexuales todos los días. Para casi cualquiera que viva en este mundo, sin duda toda una hazaña.
De hecho, las estadísticas demuestran que una pareja promedio está bastante por debajo de esa cifra. Uno de los últimos grandes estudios efectuados sobre el tema, el “American Sexual Behavior,” llevado a cabo por el National Opinion Research Center de la University of Chicago, concluyó que los matrimonios tenían sexo cerca de 66 veces al año (1 vez cada 5 ó 6 días). La excepción, de acuerdo con la investigación, son los más jóvenes (teenagers de apenas 18 años) que, aún estando casados, tienen relaciones sexuales 109 veces al año (1 vez cada 3 días).Las ventajas de tener sexo están ampliamente comprobadas. "Cuando el sexo es bueno, pleno, emocionalmente conectado, satisfactorio y confortante, es el pegamento que sostiene a cualquier relación unida". Además, tener más sexo puede ayudar a las personas en tiempos de estrés o, tener sexo es beneficioso porque aumenta la intimidad entre la pareja. Pero, ¿qué pasa cuando se debe agendar entre las tareas cotidianas como una labor más a cumplir?
No importa si el sexo es diario o semanal, lo más importante es que no se convierta en rutinario. Ser creativo, tratar nuevas cosas, ser un poco wild, leer algunos libros eróticos juntos, cumplirse fantasías mutuamente, son formas de mantener la novedad y diversión". Pero si tu idea es plantear algo similar en tu pareja, debes saber que no es para todos. Yo pienso que las parejas necesitan averiguar cuáles son sus propias metas, pero necesitan también personalizar sus esfuerzos hacia un objetivo que tenga sentido para ellos. Puede ser divertido por cierta cantidad de días, semanas o meses, pero hay muchas posibilidades de que no puedan seguir con esto por el resto de su vida.
El antiguo dilema está más vigente que nunca con la aparición de estos dos libros. ¿Las parejas deben ocuparse de tener más frecuencia sexual o mejor sexo? ¿O los dos? Algunas investigaciones han mostrado que, en promedio, los hombres piensan en algo relacionado con el sexo cada 52 segundos mientras las mujeres lo hacen una vez al día Pero más allá de esta diferencia de género que podría explicar el motivo por el que los hombres suelen preocuparse más por la cantidad y las mujeres reclamar calidad, las especialistas coinciden en que todo depende de lo que es importante para cada pareja en particular.
Para mi cada pareja necesita identificar honestamente lo que les preocupa y tratar de enfrentarlo, o buscar ayuda si la necesitan. Personalmente, la calidad le gana a la cantidad. En síntesis, honestidad para hablar de necesidades y deseos, estar dispuesto al compromiso y abierto a aprender cosas nuevas.

miércoles, 1 de octubre de 2008

¿Y SI FANTASEO?

Que post tan interesante nos regala Gabilicious, a mi se me hace que se inspiró en alguien que no digo quien soy, porque me echo de cabeza, Ah! que ricas son las fantasías.
Tener relaciones en un avión o en un parque mientras los demás observan; tener sexo con Angelina Jolie o Brad Pitt; ser objeto del deseo de tod@s o quedarse atorado en un elevador con la persona de sus sueños, son de las fantasías sexuales más recurrentes.
Según el Diccionario de la Real Academia Española, las fantasías sexuales "son aquellas ideas, pensamientos, o imágenes sexuales que alteran las sensaciones, emociones y percepciones que conllevan, casi siempre, a la excitación sexual", la gran ventaja de la fantasía sexual es que puede ser como tú la desees, pienses y quieras."
No hay una clasificación de fantasías, pues lo que para alguien puede ser muy exagerado, para otro no. Lo que si hay que decir es que las fantasías de los hombres son distintas a las de las mujeres.
Según el estudio La fantasía sexual en las mujeres católicas (¿?) de la sexóloga Ariadna Benavides, los hombres heterosexuales tienden a fantasear con más de una mujer a la vez, hacen más referencia al coito, donde hablan de pene y penetración; hacen énfasis en los besos, incluso al sometimiento de la pareja, a ser observados u observar y a estar en situaciones de peligro.
Las mujeres heterosexuales tienden a fantasear con caricias, abrazos y besos de su pareja actual o de parejas anteriores, es decir, pocas veces es con un desconocido o con quien no se tenga un vínculo afectivo; no hacen tanta referencia a la relación coital, pero sí al amor, la comunicación, la suavidad y la dulzura. Lo común para ambos es la desnudez, los besos y las caricias; los escenarios como la playa, el mar o el campo y la presencia del orgasmo.
Se ha dicho que algunas personas se reprimen a la hora de hablar de sexo, no se dejan tocar, se angustian; en el caso de las fantasías hay que dejar claro que en la mente todo se vale, ahí sí se puede todo.
El objetivo de las fantasías "no es necesariamente la excitación, lo común es que pase, pero también puede ser por mero gusto de imaginar"; hay quienes lo usan como parte de la masturbación o mientras están en la relación sexual como parte de la estimulación.
En las fantasías, las situaciones normalmente son irreales, tal vez con un toque de realidad; sin embargo, la persona debe estar consciente de que eso no pasa, de que aventarse a hacerlas puede no ser tan placentero. "Si se quiere realizar, la fantasía pierde el toque mágico, además de que les puede ir mal, pues puede no ajustarse a lo que imaginaron, aunque no deja de ser excitante, novedosa, placentera."
Por ejemplo, si alguien fantasea con hacerlo en un avión, por lo que implica la altura, lo excitante de que haya gente afuera y demás, puede verse "amargado" porque a la hora de la hora, seguro el baño es pequeño o mientras estás en lo tuyo alguien más quiere entrar. En fin, cosas que siempre pasan en la realidad, pero no en la fantasía.
Las fantasías son individuales, pero hay quien por comunicación o por darle un plus a la relación de pareja, las platica para salir un poco de la monotonía.
Uno de los mayores temores de algunos "fantaseadores" es que por hacerlo están siendo infieles: "Algunas veces, las parejas o personas creen que fantasear es síntoma de infidelidad, al saber que su pareja piensa y fantasea durante la relación sexual con otra persona; incluso hay quien cree que es una enfermedad o un tipo de perversión, esto es rotundamente falso, pues la fantasía sexual es un ingrediente más para la vida sexual".
Yo les recomiendo darle vuelo a la imaginación, darse el gusto de pensar, de poder estar en otro lugar, hacer cosas que no se harían tan fácil; eso sí, sin clavarse u obsesionarse, pues hay cosas que seguro jamás se podrán hacer, total, fantasear no cuesta nada. Aquí les dejo algunas de las fantasía mas comunes
1.- Realizar prácticas sexuales que nunca serían capaces de llevar a la realidad. Esto incluye prácticamente cualquier cosa, y confirma el carácter liberador, lúdico, que tienen las fantasías eróticas. Las mujeres tienen este tipo de fantasía en mayor medida que los hombres. Un 28% de ellas se excitan así.
2.- A esa fantasía le sigue tener sexo con un extraño. Una de cada cinco mujeres (21%) fantasean de este modo. En ocasiones se trata de alguien conocido del inmediato entorno de la soñadora. Pero la mayor parte de las veces se trata de alguien visto fortuitamente por la calle, en el trabajo, o en cualquier otro ambiente cotidiano.
3.- Un 19% de las mujeres, sobre todo las más jóvenes, fantasean con que son obligadas a tener relaciones sexuales por conocidos o desconocidos. Ojo con esta fantasía, porque algunos (y, aunque menos, algunas) encuentran que la misma explica las violaciones de muchas mujeres. Nada es menos cierto que eso. Se trata de fantasías, de excitarse mediante hechos que pueden dar morbo por la situación creada a su alrededor (estar indefensos ante el otro puede ser excitante para muchas personas muy resolutivas en la vida real), pero eso no implica un deseo, ni directo ni indirecto, de ser violadas o de provocar violaciones.
4.- La actividad sexual realizada con más de una persona del sexo opuesto ocupa la fantasía del 18% de las mujeres. forma parte de esa necesidad de imaginarse situaciones que, probablemente, no serían capaces de realizar en la vida real.
5.- Un número mayor de mujeres heterosexuales que de hombres fantasean con tener relaciones sexuales con alguien del mismo sexo: 11%. Esto sucede así porque las mujeres reciben culturalmente el mismo gusto que los hombres por la belleza femenina y son capaces de admirarla sin tapujos homófobos.
6.- Finalmente, la fantasía que ocupa el último lugar entre las mujeres es la de obligar a alguien a tener relaciones sexuales sin su consentimiento o con un asentimiento forzado. Esta fantasía ocupa al 3% de las mujeres. Aparece con menos frecuencia que en los hombres, precisamente por ese modelo general del fantasear femenino que supone verse como receptoras de la actividad sexual ejercida por otros. En ese contexto, forzar a terceras personas a hacer algo está casi fuera de lugar, pues exigiría ser más activas que receptivas
CORTESÍA DE GABILICIOUS